Video

jueves, 14 de enero de 2010

Presupuestos 2010: miseria y guerra contra el Pueblo (1)



agrandar

por Jimy Ríos/Tomado de bolivarsomostodos.org


Éste artículo tiene por objeto de análisis el presupuesto de Colombia para el año 2010, el cual es - a todas luces- un presupuesto de guerra contra el Pueblo. El texto tiene tres partes. 1. Las cifras del presupuesto nacional y sub nacional. 2. El contexto en el que será ejecutado. 3. Recursos para la guerra. Si bien es importante analizar éste instrumento de planificación en la coyuntura del presente año, lo es aún más estudiarlo en la perspectiva de los cambios estructurales hacia la Nueva Colombia.

El presupuesto de esta vigencia fiscal refleja no sólo un Estado escalando la confrontación interna y externa en favor a los intereses del imperialismo en la Región. Dicho instrumento da cuenta además de los privilegios de clase, de la injusticia social, del gasto gubernamental en mantener la clientela en el congreso y, de paso, favorecer la reelección del presidente capo de capos: de hecho estos recursos se sancionaron luego de aprobado el referendo en la Cámara; y como si fuera poco, expresa la ausencia de participación popular en las decisiones sobre su realidad.

1. Las cifras del presupuesto nacional y sub nacional

El presupuesto de Colombia para 2010 tiene un valor de 148.3 billones de pesos, una cifra cercana a los 73 mil millones de dólares. El nombre que le asignó el gobierno es "Sostenibilidad de la inversión en medio de la crisis".  La denominación no es gratuita,  y eso será objeto de la segunda parte del texto.

Según el gobierno esta cifra se distribuye de la siguiente manera: 83 billones para funcionamiento, 40 billones para el servicio de la deuda y 25.3 billones para  inversión directa, componentes que pasaremos a describir,  no sin antes sostener dos cuestiones sobre la forma de agrupar la composición del gasto y la asignación sectorial: 1. Que resulta una agrupación engañosa lo cual veremos ejemplificado especialmente en la tercera parte destinada al presupuesto para la guerra. 2. Estas formas de agrupar obedecen a los manuales del FMI no siempre seguidas con rigor por los ministerios de hacienda y planeación. Y no por un asunto de dignidad y autonomía sino por ser un Estado en guerra obligado a permanentes cambios en las asignaciones sectoriales para resolver problemas creados por la ilegitimidad, la ilegalidad y la ingobernabilidad.
Los  83 billones de pesos para gastos de funcionamiento, son aquellos que tienen por objeto "atender las necesidades de los órganos para cumplir con las funciones asignadas en la Constitución y la ley. Se incluyen dentro de gastos: I. Gastos de Personal. Corresponden a aquellos gastos que debe hacer el Estado como contraprestación de los servicios de personal que recibe.

Nota: la mayor parte de estos gastos se invierten en la guerra debido al crecimiento del ejército y la policía. II. Gastos Generales. Son los gastos relacionados con la adquisición de bienes y servicios necesarios para que el órgano cumpla con las funciones asignadas por la Constitución y la ley, así como con el pago de los impuestos y multas a que estén sometidos legalmente. III. Transferencias Corrientes. Son recursos que transfieren los órganos a entidades nacionales o internacionales - con fundamento en un mandato legal- . De igual forma, involucra las apropiaciones destinadas a la previsión y seguridad social, cuando el órgano asume directamente la atención de las mismas. IV. Gastos de Comercialización y Producción. Son los que realizan las entidades para adquirir bienes y servicios destinados directamente a la comercialización, producción de bienes o prestación de servicios".

Los 40 billones para servicio y pago de la deuda pública tienen por objeto "atender el cumplimiento de las obligaciones correspondientes al pago de capital, los intereses, las comisiones, los imprevistos y los gastos de contratación originados en operaciones de crédito público". Según el Banco de la República, la deuda externa asciende a los 49.000 millones de dólares. En agosto de 2009 el sector público debía 33.674 millones de dólares, mientras que el privado 15.328 millones de dólares. El total de la deuda equivale a 22,3% del PIB. En el mismo mes, la deuda mostró un incremento de 4,29%.  El informe del Banco muestra que mientras los empresarios han disminuido en 1.439 millones de dólares (8,58%) su deuda externa desde enero, cuando se encontraba en 16.767, el Gobierno ha aumentado la de la Nación en 3.455 millones de dólares, es decir 11,43%. Según la revista Dinero, para agosto de 2009, el saldo de la deuda pública denominada en títulos TES aumentó un 11,7% anual a 109.54 billones de pesos (54.265 millones de dólares). Y agrega que agentes previeron que el aumento en la colocación de TES podría superar la meta que anunció el Gobierno en su marco fiscal de mediano plazo, de 26,1 billones de pesos (12.928 millones de dólares).

Y el tercer componente es la inversión que suma 25.3 billones. Aquí se incluyen las "erogaciones susceptibles de causar réditos o de ser de algún modo económicamente productivas, o que se materialicen en bienes de utilización perdurable, llamados también de capital. Así mismo, se incluyen como gastos de inversión aquellos gastos destinados a crear infraestructura social. La característica fundamental de este gasto es que su asignación permite acrecentar la capacidad de producción y la productividad en el campo de la estructura física, económica y social". En la tercera parte veremos como un "aeropuerto comunitario" se convierte en "estratégico para la defensa nacional" financiado supuestamente en términos de inversión social.

Del mismo modo se publicita una asignación sectorial de 24.4 billones para programas de inversión social y 21 billones para la defensa y seguridad del Estado. Pero ni lo uno ni lo otro, pues el ministerio de protección social debe atender, por ejemplo, la crisis de la salud pagando las deudas millonarias a las EPS. Y muchos otros componentes del presupuesto asignados en principio a sectores distintos de la política de seguridad están destinados a la guerra. Con esto se constata que la asignación de recursos según la Clasificación Funcional del Gasto Público del Ministerio de Hacienda y Crédito Público y de la Dirección General de Presupuesto Público Nacional (léase el Manual del FMI) no se cumple en rigor entre otras por las razones arriba anotadas.

En último término, durante la ejecución de estos presupuestos anunciados con bombos y platillos, se evidencian las limitaciones para cubrir universalmente la población y con ello para resolver los problemas de desigualdad, pobreza y miseria enquistados en la sociedad colombiana. Con esto se evidencia además que si bien en principio se anuncian altas cifras y altos porcentajes en la integración del presupuesto para la cuestión social, a la hora de los balances reales y materiales se convierten en cifras pírricas que no logran impactar la realidad del Pueblo.

En materia de educación por ejemplo, el ministerio del sector aparece con una asignación de 20 billones por debajo del de la guerra. Sin embargo tiene sólo un billón para inversión. El resto es, en buena parte, para mantener la nómina de los docentes que se ven obligados a la permanente protesta para exigir sus salarios. De esos recursos se anunciaron sólo 160 mil millones para las universidades, sobre lo cual recordamos que en medio del debate sobre el presupuesto en el congreso, el movimiento de estudiantes debió realizar numerosas movilizaciones las cuales fueron señaladas por el gobierno fascista como "terroristas".

Por otra parte, en éste presupuesto se puede notar el modelo de desarrollo y de educación en particular, pues el SENA tiene un presupuesto de casi dos billones mientras las universidades tienen 160 mil millones de pesos. Privilegiar la formación tecnológica por encima de la ciencia dejará rezagado al Pueblo colombiano y lo hará cada vez más dependiente del conocimiento que se vende desde el imperio.  
    
Las escalas subnacionales

Para terminar esta primera parte se resume el valor de los presupuestos subnacionales, que ratifican con el desequilibrio regional una vez más la ausencia de un proyecto de justicia social en Colombia. En agosto de 2009 se presentó esta distribución preliminar por departamentos la cual varió muy poco en el debate con los congresistas pues trascendió que se distribuyó un poco más de un billón con respecto al proyecto inicial y eso estuvo en sectores diferentes a los que se regionalizan. Así se puede constatar también en la Carta de Modificaciones. Hubo conato de "rebelión" regional aunque bien sabemos cómo se controlan. Además pesa bastante la representación parlamentaria y los departamentos del sur del país no se caracterizan precisamente por su representatividad en las decisiones nacionales.

Así las cosas, Antioquia tiene una de las mayores asignaciones al superar el billón 500 mil millones de pesos convirtiéndose en el departamento más beneficiado con la distribución de los recursos. Le siguen, según Planeación Nacional, Bogotá con un billón 352 mil millones y el Valle con un billón 174 mil millones. En cambio, el departamento del Chocó, donde más se registra ma muerte de niños por desnutrición, recibirá 302 mil millones de pesos. El presupuesto más bajo, de apenas 57 mil millones, lo tendrá Guanía.

El resto del país se distribuye de esta manera: Amazonas, 68.914 millones; Caquetá, 221.682 millones; Putumayo, 210.061 millones; Boyacá, 497.986 millones; Cundinamarca, 748.940 millones; Huila, 397.459 millones; Norte de Santander, 435.470 millones; Santander, 826.438 millones; Tolima, 793.248 millones; Atlántico, 616.286 millones; Bolívar, 794.157 millones; Cesar, 343.123 millones; Córdoba, 611.345 millones; Guajira, 330.206 millones; Magdalena, 479.655 millones; San Andrés y Providencia, 183.566 millones; Sucre, 383.693 millones; Caldas, 523.388 millones; Cauca, 567.866 millones; Nariño, 627.360 millones; Quindío, 279.487 millones; Risaralda, 262.383 millones; Arauca, 147 mil 86 millones; Casanare, 150.117 millones; Guaviare, 105.711 millones; Meta, 294.742 millones; Vaupés, 76.173 millones y Vichada, 64.627 millones de pesos.

Por otra parte, el PNUD contabilizó los planes de desarrollo 2008 – 2011 de los 32  departamentos y sumó sólo 64 billones de pesos, de los cuales aproximadamente 41 billones (el 64%) están destinados a programas que tienen que ver con los objetivos del milenio. Sin embargo esta entidad concluyó que no hay avance en lucha contra la pobreza y en ese sentido dos de las metas más relevantes que se fijaron los 189 países de Naciones Unidas se ven muy lejanas para Colombia: pobreza e indigencia.

Y no puede haber avance en un Estado que trasladó responsabilidades a los entes subnacionales pero la descentralización fiscal sigue siendo una promesa incumplida. Durante la 53° versión de la cumbre de gobernadores por ejemplo, se dijo al gobierno nacional que no había recursos para la salud. Los mandatarios no tienen los recursos para cumplir la orden de la Corte Constitucional de cubrir los gastos de las enfermedades catastróficas o de alto costo que sufran personas de pocos recursos económicos y las que no están incluidas en el Plan Obligatorio de Salud. Según Eduardo Verano de la Rosa, gobernador del Atlántico y presidente de la Federación Colombiana de Departamentos, "cumplir esa orden en 2009 cuesta más de 400 mil millones de pesos sólo en Caldas, Cundinamarca, Nariño, Atlántico, Valle, Bogotá, Huila, Norte de Santander, Guajira, Antioquia y Putumayo".

Por su parte, las cuatro ciudades que superan el millón de habitantes y en las cuales habitan 29 de cada 100 personas tendrán presupuestos para el 2010 con las siguientes cifras: Bogotá 16.8 billones. Medellín 3 billones 173 mil 815 millones de pesos. Cali tendrá cerca de 1.6 billones y Barranquilla 1.4 billones. La suma de las cuatro obtiene como resultado 23 billones de pesos. La desproporción regional queda así más que en evidencia.

2. El contexto en el que será ejecutado
 
No es difícil plantear que el Estado colombiano tendrá dificultades presupuestarías durante el 2010 y para resolverla continuará con el endeudamiento y la privatización. Pese a eso no resolverá el déficit fiscal. Así lo constatan las variables que rodean la crisis del capitalismo y que afectaran necesariamente los ingresos y la ejecución del presupuesto: la recesión, la baja de la producción, de las ventas y de las exportaciones; el desempleo tanto nacional como internacional -que afecta las remesas-; la evasión de impuestos y el ocultamiento de patrimonio para mermar el aporte tributario. No es gratuito el nombre que le asignó el gobierno al presupuesto: "Sostenibilidad de la inversión en medio de la crisis".

Veamos.

1. Para el Ministro de Hacienda, en 2010 el déficit fiscal del sector público consolidado (gobierno central y sector descentralizado) se elevará a 18,3 billones de pesos, producto de los menores ingresos que recibirá la Nación, principalmente por impuestos, y los gastos que tendrá que seguir cubriendo. Esto, según él, equivale a 3,4% del PIB y supera el déficit que se presentará en 2009 de 2,4%. El cinismo del ministro le permite decir que este nivel de déficit no puede sorprender en las actuales condiciones del ciclo económico del mundo y de Colombia, pues argumenta que todos los países han aumentado sus déficits, como una medida contra-cíclica para enfrentar la crisis. El gobierno anunció que buena parte el déficit fiscal será cubierto con endeudamiento externo por tres mil 750 millones de dólares; deuda interna a través de la emisión de TES por 26 billones 100 mil millones de pesos y privatizaciones como por ejemplo de ISAGEN calculada en 3 billones.

Pero más allá de las disculpas gubernamentales, la crisis fiscal justifica el informe de algunas dependencias con dificultades para operar. Es el caso por ejemplo de la Registraduría Nacional del Estado Civil. En comunicado del 1 de julio de 2009, sostuvo que por falta de los recursos necesarios para adelantar el proceso de inscripción de cédulas de ciudadanía para las elecciones de 2010, se ve en la necesidad de aplazar indefinidamente este proceso, cuya apertura se había previsto para el 15 de julio. La Registraduría solicitó al Ministerio de Hacienda la asignación de recursos por $28.175 millones, para financiar el proceso de inscripción de cédulas de ciudadanía dentro y fuera del país. Sin embargo, hasta la fecha sólo han sido asignados alrededor de $3.000 millones. El proceso electoral tendrá un costo presupuestal en el 2010 de 420 mil millones de pesos, informó el Ministerio de Hacienda.

2. Al finalizar julio de 2009, la Contaduría General de la Nación reveló que 307 mil personas naturales y 67 mil empresas, se encuentran en mora de pagarle a diferentes entidades del Estado del orden nacional y territorial, 19 billones 200 mil millones de pesos.

3. Por otro lado, el decano de Economía de la Universidad de los Andes, Alejandro Gaviria, dice que el gobierno de manera irresponsable promovió la firma de pactos de estabilidad tributaria que exime a muchas empresas del pago de impuestos por un tiempo largo. Ahora hay empresas blindadas y el gobierno se verá limitado para hacer una reforma tributaria que le permita conseguir más recursos cuando sean necesarios. Según Juan Camilo Restrepo esas gabelas a los más ricos suman 7.3 billones de pesos. Y agrega que en lugar de nuevos impuestos hay que perfeccionar el recaudo pues la DIAN anunció que la evasión suma 8 billones de pesos.

4. El DANE informó sobre la dramática caída de las exportaciones entre enero y agosto, las cuales reportaron una disminución del 19,4% al totalizar 21 mil 57 millones de dólares. Las destinadas a Estados Unidos bajaron 22,9% y a Ecuador 19,8%. Tanto en valor como en volumen, las exportaciones de productos colombianos a Venezuela están cayendo. En agosto las ventas de bienes y servicios Venezuela se redujeron, comparativamente con el año anterior, en un 45,7% en precio y 51% en tonelaje. En un solo mes las exportaciones a la República Bolivariana se redujeron en 111 mil toneladas métricas y en valor 213 millones de dólares. El mismo informe indica que las exportaciones de petróleo se redujeron, en el año, 31%; 41% las de ferroniquel y 20% las de café.

5. El desempleo suma más de 3 millones de personas y crece la informalidad y el "cuenta propia" como alternativa.

6. Las estimaciones sobre el crecimiento de 2009 están por debajo de 0 y los pronósticos para el 2010 no son más optimistas.

7. Pese a que todo el tiempo el gobierno rechazó los recortes de agua y energía, estos ya se anunciaron como producto del fenómeno del niño.

8. A todo lo anterior se suma la corrupción que ha caracterizado los gobiernos colombianos y con mayor descaro el actual.
Todo esto caracteriza un contexto difícil para las cuentas de un Estado que libra una guerra contra el Pueblo. Ahora demos un vistazo a los recursos para continuar con el terror e intentar vencer la Resistencia popular y atrasar la segunda y real independencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario