Video

lunes, 17 de diciembre de 2012

Saludo de Fin de año del Bloque Occidental Comandante Alfonso Cano

Saludo de Fin de año del Bloque Occidental Comandante Alfonso Cano

Reciban nuestro saludo patriótico, deseosos de que terminen el año en
paz y armonía, y colmados de esperanzas en que el nuevo año 2013 se
escriba en nuestra historia como la personificación de unos acuerdos
que den término definitivo a la guerra civil que, por más de medio
siglo, ha desangrando y arruina la nación colombiana.

Camaradas guerrilleros y guerrilleras, militantes del Partido
clandestino, integrantes de movimiento Bolivariano, prisioneras y
prisioneros políticos, amigos y compatriotas todos.

Reciban nuestro saludo patriótico, deseosos de que terminen el año en
paz y armonía, y colmados de esperanzas en que el nuevo año 2013 se
escriba en nuestra historia como la personificación de unos acuerdos
que den término definitivo a la guerra civil que, por más de medio
siglo, ha desangrando y arruina la nación colombiana.

La realidad que deja a los colombianos el año que termina, es
contradictoria. Por una parte, jugosas ganancias para el sistema
financiero y las grandes empresas de la industria y la agroindustria;
para los monopolios y cadenas comerciales; para las transnacionales
que, a pasos de locomotora, se están llevando diariamente miles de
toneladas de nuestro oro, platino, petróleo, carbón y demás minerales
que extraen del suelo patrio, gracias a las humillantes condiciones
que los últimos gobiernos les han otorgado, con el propósito de seguir
garantizando en medio del conflicto armado, el "huevito" la llamada
confianza inversionista.

Como consecuencias lógicas, las clases pobres sufren el agravamiento
de sus condiciones de vida, con el aumento de impuestos, desempleo y
el sub-empleo, la reducción de la canasta familiar, decrépito y
criminal sistema de salud, la corrupción, privatización de la
educación, la carencia de tierras y la crisis en la producción
agraria, así como elevado déficit de vivienda, entre otros.

Sin que, para el inmediato futuro, se vislumbren posibilidades ciertas
de alivio dentro del marco del modelo neoliberal, como invitado por el
gobierno santista. Los más serios y notables analistas económicos,
pronostican que muy pronto la economía colombiana también será
arrastrada por la crisis del sistema capitalista mundial que se ahonda
y que, como se ha visto, han empezado a pagarla los pueblos de los
países económicamente más débiles de Europa como Grecia, España,
Italia y Portugal.

De otro lado, los países que rescatan de las multinacionales las
dolosas condiciones de explotación de la riqueza natural, y que se
propones construir sus propios proyectos nacionales, entre ellos
Libia, Irán, Siria y el pueblo Palestino, resultan sacrificados por
las potencias capitalistas, quienes, en medio de la crisis, acuden a
las guerras de saqueos imperialistas para evitar su derrumbe.

Sin el cambio del modelo económico neoliberal y de las políticas
entreguistas del patrimonio nacional, no será posible mejorar las
condiciones de vida de los colombianos, y tampoco será dable la paz.

El proceso de diálogos que el pueblo colombiano, con sus luchas y
anhelos de reconciliación, han ayudado a gestar en la búsqueda de una
solución política de una larga interna, que deberá concebir en las
disposiciones sustanciales para el cambio del modelo, como garantía de
la reconciliación y reconstrucción nacional.

No obstante, la Paz con Justicia Social no vendrá como regalo del
cielo, de las alturas del poder de la oligarquía colombiana.
Solamente la posibilitara la inclusión del movimiento social en los
diálogos, la movilización popular. Sera la decidida lucha del pueblo
en todas sus formas la que pueda cambiar la desdeñosa actitud del
gobierno nacional en la mesa de la Habana, al procurar firmar una Paz
exprés que no conlleve a cambios en la estructura socioeconómica y
política de la sociedad.

El movimiento social colombiano ha empezado a recorrer una importante
senda, y esta impelido a continuarla en el año 2013. Su organizada
presencia en carreteras y centros urbanos reclamando activamente sus
derechos, construcción de las identidades políticas que han
posibilitado luchas unitarias y exigencias al establecimiento de una
Paz con cambios sociales son más urgentes en la actual coyuntura.

Por nuestra parte mantenemos el empeño por convenir una reconciliación
digna entre los colombianos. En él está entero nuestro corazón,
nuestra inteligencia y voluntad. Pruebas que confirman este querer
hemos dado varias en los últimos años, siendo la última el cese
unilateral de acciones ofensivas y de sabotajes a la infraestructura
económica por tiempo de los dos meses, el cual estamos cumpliendo.

No obstante la contraparte de iguales, muestran voluntad de paz y
generosidad de paz con nuestro pueblo. Allí se medirá el vigor de la
clase explotada y sectores excluidos para hacer que así sea; atiende
el postulado que los pueblos en lucha cuando están unidos y
organizados, cambian la historia.

En la terminación de este año extendemos de manera especial nuestro
saludo en especial a todas las familias que les tocó sufrir el dolor
de saber muertos sus seres queridos porque entregaron su sangre por la
noble causa del pueblo; a los familiares de los que han sido víctimas
de terrores de estado por el solo hecho de rebelarse contra las
injusticias de un régimen intransigente y mezquino.

Nuestras prisioneras y prisioneros de guerra que purgan penas en
condiciones degradantes de la condición humana, a sus familiares,
nuestra solidaridad. Los llamamos a mantener la moral en alto,
fortalecer su voluntad de lucha y de hacer de la cárcel una nueva
trinchera desde donde dar nuevas batallas para hacer efectiva la Paz
con Justicia Social.

A todas las mujeres y hombres en nuestra patria les deseamos un año
nuevo con bienestar y pletórico de luchas.

¡Viva la unidad y la lucha del pueblo colombiano!

Estado Mayor del Bloque Comandante Alfonso Cano

FARC Ejército del Pueblo
10 de diciembre de 2012.

0 comentarios:

Publicar un comentario