Video

lunes, 15 de abril de 2013

El capitalismo en Europa

"El motor de la historia es la lucha de clases."

Carlos Marx

 Por: ANTONIA PAEZ


Antes del 2008 en Europa no se escuchaba hablar de la crisis económica, por el contrario, con el fortalecimiento de la Unión Europea se había consolidado la imagen de una gran potencia que podría competir sin temor contra Estados Unidos y China.  En cabeza de Alemania y Francia, se veía que los Estados de bienestar podrían sostener sus políticas públicas y hasta mejorar las condiciones de los más pobres (en este caso de la inmigración). Esta imagen era vendida efectivamente por los medios de comunicación y por las grandes élites europeas.

Pero en lo cotidiano, si nos acercamos a la realidad, Europa estaba dividida. Por un lado los países nórdicos (Finlandia, Suecia, Noruega, Dinamarca e Islandia) mantenían su capacidad de estados de bienestar sin duda alguna. Ejemplo de ello fue la gran cobertura de puestos de trabajo, educación pública con acceso para todos los interesados, sanidad pública donde se atendía a todos sin excepción, los salarios altos, espacios de recreación para todos los ciudadanos, garantías a las madres gestantes y sus padres,  es decir, una calidad de vida  muy alta. Pero no todo era color de rosa. Sus leyes de inmigración eran una de las más discriminatorias del continente, con lugares para extranjeros (parecidos a campos de concentración), donde se violaban los derechos humanos mientras eran deportados a sus países de origen y sin las mínimas garantías, que nadie conocía. Uno de ellos, es el centro Sandholm (Dinamarca) que para el 2008 contaba con 2000 solicitantes de asilo y entre ellos 500 niños. La estancia media en un centro de acogida es de 3,5 años para los adultos y 2,4 años para los niños, pero alrededor de Dinamarca son cientos de solicitantes de asilo rechazados que han estado viviendo en el refugio de hasta 10 años1.

 "Ahora hay varios estudios que demuestran claramente que las personas se enferman de permanecer en el refugio. De hecho, es peor de lo que había temido. Las personas se enferman más por el tiempo que viven allí, y los niños son los que más pierden en este gran juego ", dijo el presidente del comité de la ética de la Asociación Médica Danesa, Hans Buhl.

Existe una gran reserva por parte de la cruz roja danesa y los entes públicos, tanto que es difícil acceder a este tipo de información. Pero gracias a varios activistas y muchos inmigrantes iraquíes fue posible denunciar esta situación. Sin embargo, se cree que no ha cambiado mucho al día de hoy.

Los índices de suicidio juvenil son los más altos de Europa Occidental; en muchos de ellos reina el sin sentido y la desesperanza. Los niveles de alcoholismo son muy altos, tanto que hay restricciones de compra, venta y consumo. Sin dejar atrás, la drogadicción como la cocaína y sustancias sintéticas altamente nocivas para la salud.  2

Por otro lado, encontramos países desarrollados como Alemania y Francia que se consolidaron como potencia, y que de alguna forma después del 2008 continúan manteniéndose con sus Estados de bienestar, no al nivel que los países nórdicos, pero que económicamente son estables a nivel mundial, y se muestran a nivel político como los "jefes de la unión europea". Con ellos, Inglaterra como una histórica potencia que se mantuvo y se mantiene por fuera de los acuerdos comerciales de la zona Euro, pero que explota sin descaro los países de la periferia y siendo pionera en la implantación del Neoliberalismo en el continente. Enmarcados en este grupo, de prolongación histórica con gobiernos fuertes y capaces de sobrevivir ante la arremetida de la economía financiera, se encuentran los países bajos y Bélgica. Este, como le fortín de la diplomacia mundial y los acuerdos políticos.

Y por último, los "pobres" del continente: Portugal, España, Italia, Grecia y Europa del Este: Polonia, Hungría, Letonia, Ucrania, Rumania, Republica Checa, Moldavia son algunos de las naciones que tienen indicadores sociales que están muy por debajo del promedio de los países más relevantes de la Unión Europea. Quienes con gobiernos social- demócratas y de derecha, han sido los excluidos. No solo por su desarrollo histórico, sino a su vez por la poca fuerza que tienen a nivel continental para competir en un mercado financiero global.

COMIENZA LA CRISIS

Comenzó la crisis en uno de los países menos esperados para la Unión Europea: Islandia.  Al noroeste de Europa, con solo 331.000 habitantes, su economía se fue a pique y comenzó una de las etapas más duras de la historia económica moderna. Para el 2001 los bancos de Islandia se desregularizaron, es decir el gobierno quitó regulaciones específicas a los negocios para, en teoría, favorecer o agilizar la operación eficiente del mercado. Es así, como menos de 10 ejecutivos de empresas casi todas ficticias, solicitaban préstamos a los bancos y a través de las transacciones financieras de sus mismas entidades, ganaban dinero fácilmente, sin que ninguna autoridad los detuviera o se pronunciara.

Juego financiero que llevó a los bancos a la quiebra, sin la opción de refinanciar sus propias deudas. Para el 2008, la corona islandesa era una de las monedas más débiles de la Unión Europea (recordemos que el euro como moneda única comienza en el 2002 en 17 países de Europa), con una devaluación del 50%. Es así como la baja de salarios  aumenta, el poder adquisitivo per capitat baja, más del 13% de los islandeses no llegaban a sobrevivir con el salario mínimo, el desempleo aumentó a una tasa tan alta que jamás un país del norte se hubiese imaginado. Después de este trago amargo para los islandeses, las reformas, la intervención extranjera, los ajustes, los cierres de las entidades públicas y las medidas económicas son el pan de cada día en este viejo continente.

Esta crisis que no solo es económica; es social y cultural, se ve claramente reflejada en  Grecia, el siguiente país donde se desató una crisis económica. Para el 2010, a principios de año, cuando subió al poder el candidato socialista, se denunció que el anterior gobierno conservador había ocultado por varios años la deuda financiera que tenía su país. Una estafa más que tenía que pagar el pueblo y no los estafadores bancarios y políticos.

Grandes manifestaciones se desencadenaron luego de saber en qué nivel de pobreza se encontraba Grecia. Trabajadores, estudiantes, mujeres, inmigrantes, organizaciones sociales, partidos políticos, la sociedad en su conjunto le gritaba al mundo que la lucha de clases continuaba vigente hoy más que nunca. Que la desigualdad social había aumentado y que el marxismo seguía vivo.

Algunos estudios dicen que un tercio de los griegos vive actualmente por debajo del umbral de pobreza, pero los datos de la Oficina Nacional de Estadística, dice que  más de 3 millones (27,7 por ciento) de los 11 millones de griegos, vivía por debajo del límite de la exclusión social y la pobreza en 2010, en el inicio de la crisis. Es así, como las condiciones de vida de muchos se han agudizado considerablemente.  El desempleo masivo aumenta cada vez más, con la tasa oficial de desempleo en el 21%. Por primera vez, más del 50 por ciento de los jóvenes está sin trabajo. Más de 500.000 personas no tienen ingresos de ningún tipo en lo que era, hasta hace unos años, una nación con los niveles de vida crecientes. Tan desesperada es la situación que unas 500.000 personas han abandonado ya el país. 3

Cada día hay ataques contra los salarios y los derechos sociales, hay una capa en la sociedad griega cada vez más amplia de "los sin techo" (homeless). Gente que vive en las calles pidiendo dinero o comida, gente con hambre que ha cerrado sus locales porque no hay que comprar, ni que vender. De cada 3 tiendas o locales 2 están cerradas, la drogadicción y el robo aumentan, gente muriendo en las puertas de los hospitales porque no hay como atenderlos, filas interminables para recibir un pan. Las cifras de pobreza oficiales citadas por ELSTAT no incluyen los miles de personas sin hogar en Grecia. El instituto de estadísticas de la Unión Europea Eurostat y los organismos nacionales "basan sus cifras en un hogar típico, es decir, en aquellos que tienen un techo sobre sus cabezas. Por lo tanto, el aumento de la pobreza extrema entre las personas sin hogar no aparece en las estadísticas." Tampoco la cantidad de suicidios que se dan día a día.

Aunque el gobierno "buscaba alternativas" y el rescate económico, se han consolidado grupos neofascistas en el gobierno y en la sociedad. Aquellos que no han perdido nada, los que cada día se enriquecen a costa de la pobreza de los demás, siguen su doctrina ideológica de derecha para contrarrestar las propuestas populares y las organizaciones locales.  Uno de ellos, los más reconocidos por sus comentarios nazi son Amanecer Dorado, quienes piden minas antipersonas en las fronteras para que los inmigrantes no entren al país  con vallas electrificadas y la expulsión inmediata de los inmigrantes, etc.

Afortunadamente, paralelo a este brote Neonazi la población se organiza desde la izquierda. Miles de trabajadores, mujeres y jóvenes, plantean soluciones locales ante el hambre y la pobreza. Ollas comunitarias, jornadas de salud barrial, búsqueda de comida para repartir entre los más damnificados,  fortalecimiento de partidos de izquierda,  organizaciones locales, etc. Hacen parte de las miles de propuestas que se realizan para frenar la crisis social.

Para nosotros, lastimosamente son condiciones en las que hemos vivido desde hace más de 500 años. La explotación, el robo, la falta de garantías sociales, las violaciones de derechos, la desigualdad social y la injusticia hacen parte de ese conflicto social que nos aqueja. Así como el pueblo Griego y en general, la clase oprimida del mundo, buscamos alternativas de poder. Resistimos en medio de un capitalismo salvaje que cada vez nos hace más pobres a la  mayoría y a unas minorías más ricas con falta de ética, moral y respeto al propio ser humano.

Como Bolivarianos, Marxistas leninistas, hacemos un llamado mundial a todos los marginados, pobres, a los sectores sociales, al ciudadano de a pie, que se organice, que informe, que hable, que luche, que salga a la calle, que resista, pero también ejerza la acción directa como una herramienta de aquellos que creemos en la igualdad, en la justicia social, en la equidad, en un mundo mejor.

"Todos los pueblos del mundo que han lidiado por la libertad

 han exterminado al fin a sus tiranos."

Simón Bolívar

 

(A la memoria de una gran mujer: Mariana Páez)

 

0 comentarios:

Publicar un comentario