Video

lunes, 27 de mayo de 2013

ENTREVISTA AL COMANDANTE MIGUEL PASCUAS SOBRE ACUERDO AGRARIO EN LA HABANA.


 

- Jesús Santrich (JS): Comandante Miguel Pascuas, nuestro saludo de camaradas y amigos y de una vez empiezo con una pregunta. Ayer a concluido el noveno ciclo de conversaciones con el gobierno en la Habana y en el cierre del mismo se ha anunciado que se produjeron los primeros acuerdos. ¿qué opinión le merece este paso entre insurgencia y gobierno, especialmente hoy que las FARC-EP cumplen 49 años de lucha?

- Comandante Miguel Pascuas (MP): Bueno, un saludo para usted y para todos los que nos van a escuchar o a leer. Primero que todo quiero dar un abrazo a todos los combatientes, milicianos, integrantes de nuestro partido y del Movimiento Bolivariano por la  Nueva Colombia; quiero dar un abrazo a nuestros prisioneros, a nuestros enfermos y heridos, a nuestras bases de apoyo popular y a la gente que cree en nosotros por ser nuestro aniversario 49, algo que ha sido heroico en medio de la guerra mas feroz desatada contra movimiento revolucionario alguno en nuestro continente.

Quiero decir que siguiendo el legado de los camaradas Manuel, Jacobo y Hernando González Acosta, que es la misma herencia de Charro Negro, las FARC se mantienen en pie de lucha con más moral, determinación y dignidad que siempre y con la convicción en que el triunfo será del pueblo. Para este aniversario y también en homenaje a nuestros caidos y a nuestra historia de lucha, he trabajado una entrevista sobre los acontecimientos que yo he vivido como parte de este ejército del pueblo y que quiero compartir con todos. Entonces hoy debe salir una primera parte de ese trabajo.

Ya sobre la preguntas le digo que  yo estoy contento con lo que la Delegación de Paz de las FARC ha hecho hasta el momento. Se ha trabajado intensamente por concretar acuerdos y me parece que si se llegó a las conclusiones sobre una primera parte de la Agenda que es el punto sobre Política de Desarrollo Agraria Integral, efectivamente tenemos un acuerdo parcial, pues se ha dicho que cada pedazo hará parte de un conjunto mayor que será el Acuerdo definitivo; es decir que este está en construcción y parece que las bases con las que se arrancó son muy solidas.

- JS. ¿En qué mira su solidez?

- MP.  Primer, en que no es algo que se hizo de manera apresurada. Al menos de parte de las FARC se pensaron muy bien las propuestas, las salidas, recogiendo la opinión ciudadana y proponiendo lo que la gente del común anhela para solucionar el problema de la tierra; sobre todo proponiendo lo que el campesino, los indígenas y comunidades afro que habitan el campo desean, y aunque esto es una lucha dura contra los intereses de las élites en el poder creo que se tienen logros, compromisos que si se cumplen van a lograr una transformación profunda en el campo y en el país en general porque si se desarrolla el campo en condiciones de justicia, esto tendrá un impacto enorme en las ciudades también.

En segundo lugar, creo que hay realismo en lo pactado, porque se ha dicho que quedan salvedades y que esas salvedades se mirarán más adelante. Esto indica que se encontraron maneras de no obstruir el avance del proceso cuando hay desacuerdos de fondo y eso es importante porque en la medida en que se gana más confianza es más fácil llegar a acuerdos frente a contradicciones que han generado una guerra de medio siglo, la cual no se puede solucionar de un día para otro o a punta de caprichos.

JS. ¿Qué aspectos resaltaría del acuerdo cerrado ayer, hableme del que más le impacte?

Hay muchos aspectos positivos que, repito, si no se quedan en promesas van a redimir a la gente del campo. Por ejemplo yo nunca había escuchado que se dijera con tanto énfasis que se le va a formalizar la tierra a todos los campesinos que tengan posesión de ella. Por de décadas lo único que se ha hecho es obligar al campesino a descuajar montaña, a colonizar para luego sacarlo a sangre y fuego, despojándolo, desterrandolo. Pero el campesino colombiano es hombre de temple, son mujeres de mucho valor, son gente de mucho empuje y por eso usted ve que pese a las masacres, pese al luto, siempre están tratando de reorganizarse, de volver a la tierra a darle de comer a este país. Entonces hay muchos campesinos con sus tierras sin el titulo, sin posibilidad de un crédito, por ejemplo hay miles de campesinos que ahora están adelantando procesos de construcción de Zonas de Reserva Campesina para dedicarlas a la producción alimentaria; creo que están solicitando unas 9 o diez millones de hectáreas, entonces esta promesa debe significar que a esta gente le formalicen la tierra sin tanto tramite que hace imposible aveces su titulación. Pero mucho campesino ni siquiera tiene cédula, entonces este proceso debe comenzar por darles la ciudadanía, por reconocerlos como personas y darles su tierra. Algunos dicen que es que no les formalizan porque no hay dinero para ayudarles a invertir; bueno eso no importa porque al campesino, al indígena a los afrodescendientes que habitan el campo, lo que primero le interesa por sobre cualquier asunto es que le den su tierra, lo demás es importante pero viene de agregado. Yo no soy experto, pero se lo que significa la tierra para el campesino, eso es la vida, eso es lo que nos da esperanza. Así entiendo yo las cosas. Por lo demás, en el caso de los indígenas, también a ellos hay que hacerlos favorecedores de todos los acuerdos que se hagan en torno al campo

- JS. ¿Tiene confianza en que se llegará a un acuero final de paz?

- MP. Claro, tengo mucha confianza. Por eso estamos en la Habana, luchando contra viento y marea para abrir un camino de paz. la Delegación tiene el respaldo de toda la Dirección y de todos los combatientes, asunto que nos da fortaleza y seguridad para actua; entonces con lo que se ha adelantado ayer en materia agraria tengo más confianza, insistiendo en que finalmente este no puede ser un acuerdo solamente entre FARC-EP y gobierno sino un acuerdo del país. A la gente hay que darle participación y lo que se construya debe ser refrendado por una Asamblea Nacional Constituyente; es decir que debe surgir un nuevo tratado de paz.

 

Ahora viene el segundo punto, de participación política, que se discutirá a partir del 11 de abril, entonces yo pienso que para ese debate debe haber mayor participación ciudadana en las discusiones de la Mesa y que el tema debe tocar el trasfondo del problema de la democracia en Colombia. Necesitamos instaurar en nuestro pais una democracia verdaderamente popular.

JS. ¿Un mensaje final para nuestros lectores?

MP. Si. Quiero decir que valoro el esfuerzo del pueblo colombiano en el apoyo a los diálogos por la paz de Colombia. Sin ese apoyo, sin la participación de la gente del común, de nuestrea gente humilde, no es posible avanzar.

Yo creo que si es posible la paz a través de este camino de conversar con serenidad, sin afanes, y que si se mira con seriedad en que la clave de la paz está en establecer condiciones de justicia en democracia, el escenario de la finalización del conflicto no está remoto. Para entonces, pienso que en condiciones de esa tregua bilateral y definitiva que plantea el Acuerdo de la Haban sobre el cual se está trabajando, al gobierno y a la insurgencia les quedará más fácil trabajar en la desmilitarización de la sociedad y el Estado que es en lo que consiste dejar las armas, no usarlas porque habremos encontrado maneras civilizadas de entendernos.

Yo sueño con que será posible que la guerrilla no tenga que usar armas porque ya no habrá más persecusiones, ni represión, ni bases militares norteamericanas, cuando se acabe el hambre porque se le ha entregado la tierra al campesino, al indígena y a todas las comunidades que la trabajan con amor, y se ha resuelto para todos los colombianos el problema de la salud, la educación, la vivienda, etc. Eso sería pòr el momento, decir que hay que tener esperanza.

0 comentarios:

Publicar un comentario