Video

lunes, 25 de noviembre de 2013

Reacciones al desarrollo de la Paz

Por: Jimy Ríos.

491676acfdf4dc725fdff2e6b0b57256_XL
Las reacciones a los avances en La Habana no se expresan solo en los discursos guerreristas del narco paramilitarismo uribista y del pichón de yanqui proisraelí Juan Carlos Pinzón: el ministro de guerra derrotado # 28. También en el plano de las ideas sobre el desarrollo, ese que el gobierno no quiso incluir en la agenda, pero imposible eludir en cualquier conversada sobre la paz, sea en la mesa o por fuera de ella.

A los acuerdos sobre desarrollo agrario y democracia y la convocatoria a la constituyente con amplia participación popular les salió competencia. Ni la oligarquía ni los organismos multilaterales al servicio del imperialismo le perdonan a las FARC que proponga políticas acertadas para sacar a Colombia de la miseria y mucho menos cuando esas ideas están en sintonía con las miles de propuestas enviadas por las organizaciones populares a la mesa de diálogos. Ese protagonismo no lo aceptan, no lo toleran, no lo reconocen. Con lo cual ratifican no solo su miedo al pueblo, también su odio.

Entonces el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en cabeza de Luis Alberto Moreno, propone un "Pacto por el desarrollo de Colombia". La gran prensa comenzó a servir de caja de resonancia y publicó titulares en los que supuestamente partidos, gremios y academia respaldan la idea. Y para resaltarla, citan ejemplos desafortunados de "Pactos" en México y Chile. Al Partido Conservador le tocó aclarar que no se trata de la precandidatura de Moreno a la presidencia, pues entre ellos se conocen las prácticas oportunistas y politiqueras,

Moreno y el BID conocen bien del agotamiento del discurso del "desarrollo", trampa que solo convence incautos y utilizado por ONGeros en el trabajo ideológico para confundir y cooptar las organizaciones y movimientos sociales. Con la iniciativa del Pacto, Moreno nos demuestran que las famosas "Metas del Milenio" ya son un total fracaso. Las tales metas fueron otro intento en el combate a las ideas revolucionarias en América Latina. Como lo fue la Alianza para el Progreso desnudado por el Che Guevara en Punta del Este y otras tantas falacias y globitos del Banco Mundial, la CEPAL la ONU, la OEA y en general la cooperación internacional para el desarrollo.

La arremetida contra los acuerdos de La Habana incluye la XIII Reunión Anual BID – Sociedad Civil en Cali, Colombia. La revista Dinero registró el encuentro de esta manera: "En busca de estrategias para el desarrollo" (Dinero, 2013-11-14). La noticia dice que "En Cali más de 350 organizaciones de la sociedad civil, líderes comunitarios y Gobierno analizan metodologías innovadoras para el desarrollo de la población más vulnerable. Brindar un espacio de diálogo abierto y constructivo en el que se traten de manera inclusiva y participativa temas de interés para la sociedad civil, el gobierno y el sector empresarial, es el propósito fundamental con el que se dio inicio a la XIII Reunión Anual BID – Sociedad Civil."

Esta no es más que otra de esas reuniones donde los tecnócratas pretenden despolitizar el debate sobre el desarrollo, limitarlo a los asuntos técnicos y separar la política de la economía. Son las reuniones del "sí se puede con proyectos". En éste marco presentan las experiencias "exitosas", las de "buena gestión de gerencia social", de la "planeación participativa", la misma promesa incumplida de la democracia participativa de la constituyente de 1991. Se trata del mismo discurso del "desarrollo de la comunidad" promovido por Naciones Unidas desde hace 50 años. Justo para combatir el comunismo luego del triunfo de la Revolución cubana.

En esas reuniones se promueven una y otra vez los apellidos del desarrollo con los cuales se pretende ocultar las contradicciones del capitalismo. Desarrollo con perspectiva de género, desarrollo sostenible, desarrollo endógeno, desarrollo local, desarrollo comunitario, desarrollo cultural, desarrollo social, etno-desarrollo, etcétera. Todos estos apellidos no consideran un cambio radical del sistema origen de los males que aquejan las mujeres, los trabajadores, la naturaleza, los pueblos originarios, en último término la humanidad, el planeta. Para nada se discute la explotación de hombres y mujeres, el extractivismo, el saqueo de los recursos naturales, la acumulación, la tasa de ganancia, la distribución de la riqueza, el colonialismo, el imperialismo. Esto no está en la agenda del BID.

Pero estos temas si están en la agenda de las FARC y del pueblo, de los pueblos latinoamericanos. Es la agenda del desarrollo de la paz con justicia social. Convencidos estamos de que solo la Revolución logrará cambiar la situación de pobreza, miseria, dominación y desigualdad a la cual tienen sometidos millones y millones de seres humanos. Esa sintonía del Ejército de Manuel con las expectativas de la Nueva Colombia que tienen las organizaciones populares, es temida por la oligarquía, sus FFMM y el imperialismo. Y las reacciones no se dejan esperar. Se expresan en discursos guerreristas, pero también con ideología cargada de nuevas promesas de desarrollo. Y para la muestra un botón.

0 comentarios:

Publicar un comentario