Video

lunes, 17 de febrero de 2014

Clamor guerrillero desde el Chocó

Por Pedro Baracutao

Me preguntó  cuántos de aquellos 5.000 asesinados de la Unión Patriótica (UP), si hubieran empuñado el fusil en defensa de la vida, hoy pudieran como yo denunciar las injusticias a que somos sometidos y luchar junto con  nosotros por los derechos que a la gran mayoría de los colombianos nos son negados.

Los guerrilleros estamos en esta lucha, con un fusil en las manos, debido a que es el único espacio que nos ha dejado esta corrupta oligarquía. La rebelión armada es la única oportunidad para expresar lo que sentimos, sin el riesgo que apenas acabemos de hablar o escribir seamos asesinados por este Estado criminal.   Somos conscientes de lo que hacemos y sabemos que atrincherados a la espera de lasbombas y ráfagas,  estamos luchando por  proteger la vida,  porque de otra manera, en este país, habríamos corrido la misma suerte de tantos colombianos inermes que fueron acribillados por expresar y defender sus ideas.

Qué duro es vivir en una Colombia dirigida por una clase arrodillada y sometida al imperialismo. Hasta las fuerzas militares del régimen hoy sirven como simples peones de Norteamérica. Sus mandos obedecen las órdenes del gringo, permiten que se pisotee la patria y acallan en consecuencia las voces de la inconformidad. Una “justicia“ colombiana que entrega nuestros héroes  a la “justicia“ norteamericana, para que sean tratados como perros en las penitenciarías,  buscando quebrantar el ánimo de los revolucionarios, negándoles los más elementales derechos. Los prisioneros políticos en Colombia son víctimas de toda clase de vejámenes y torturas por parte de los funcionarios carcelarios, deshumanizados y serviles en su afán por aplastar la dignidad de las voces del pueblo que se alzan a la lucha.

Ninguno de los programas y plataformas políticas expuestos por nosotros  excluye a los trabajadores de Colombia, como tampoco excluye a los   militares patrióticos, que aun perteneciendo a la empresa de la muerte,  levantan la cabeza en señal de incomprensión. Sabemos que muchos de ellos se indignan por verse obligados, siendo hijos de obreros y campesinos, a apretar  el gatillo en contra de sus hermanos de clase.

En el Chocó es clara la burla a los consejos comunitarios, a los que se obliga a cumplir medidas estrictas, desconociendo la autonomía que les da la ley 70, criminalizando la minería, cuando quiera que es el sustento de las comunidades. ¿Cuántas empresas rentables tiene el Chocó? ¿Cuál es la industria del Chocó? Los mineros le pagan a los consejos comunitarios el 18% de la producción, para que estas comunidades se den su mismo desarrollo, porque en las zonas lo que el estado invierte es terror. Colombia y el mundo han de saber que el departamento del Chocó no cuenta con un hospital que asegure los primeros auxilios necesarios para sus habitantes.

Señor Presidente: los chocoanos como los colombianos están cansados de la guerra a la que usted y su gobierno nos tiene sometidos. En vez de venir con la maquinaria de la muerte, el Estado debiera llegar con inversión social.Los pueblos del Atrato  y sus afluentes están viviendo en la miseria,   al igual que los indígenas del departamento. Investigue cómo mueren los niños de desnutrición, antes que mandar los hijos de los colombianos de carne de cañón.Ubique en los puestos de control  a sus hijos, y mande a patrullar en estas montañas húmedas, llenas de todo tipo de animales venenosos,  a los hijos de sus amigos ricos y parientes.

Señores alcaldes y gobernador: Siguen siendo ustedes cómplices de esta barbarie. ¿Hasta cuándo  apoyarán el genocidio contra la población? Hasta la presente, ni siquiera se inquietan por lo que se hace y anuncia.

Mientras se habla de paz, continua el asesinato de los líderes de las organizaciones sociales, 29 líderes del movimiento Marcha Patriótica asesinados, 3 desaparecidos, otra cantidad en las cárceles,  incluidos dos de sus máximos dirigentes y cuántos se refugian en sus veredas y poblados esperando ser capturados.Eso sin siquiera anunciar la participación de tal grupo en las elecciones. ¿Estamos dispuestos los colombianos y el mundo a soportar otro terror de Estado como el que aconteció con la UP?

Montañas del Choco,febrero 13 de 2014.



0 comentarios:

Publicar un comentario