Video

jueves, 20 de marzo de 2014

Digámosle sí a la Paz con la Comisión de la Verdad

por  Alexandra Nariño

El jefe de la Delegación de Paz de las FARC-EP, Iván Márquez, tomó la palabra, al iniciar el vigésimo segundo ciclo de conversaciones entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la insurgencia.

El documento, leído por el comandante, expone la necesidad de establecer lo más pronto posible una Comisión de la Verdad, para investigar y sacar conclusiones sobre el origen y las responsabilidades del conflicto interno colombiano. Los argumentos en pro de la creación de esta comisión son tan abrumadores, que resulta imposible no estar de acuerdo. Como expresa el mismo documento:

"No integrarla y no darle instrumentos para su alta misión es minar el esfuerzo en que estamos empeñados; es decirle no a la paz"

El documento deja entrever la franca preocupación de la insurgencia frente al silencio y la inoperancia del gobierno nacional, siempre y cuando las FARC-EP hacemos mención a este tema:

"Cómo pueden establecerse responsabilidades, o cómo puede abordarse en La Mesa el tema de víctimas, de su reparación, del perdón, del compromiso de nunca más, si no se establece cómo se dieron los hechos de violencia?"

Recordemos que ya en múltiples ocasiones, las FARC-EP hemos recalcado la importancia de tal comisión [1]. Sin embargo, nuestra insistencia enfrenta el más completo mutismo, que cada vez resulta más incómodo, tanto para los colombianos que anhelamos la paz con justicia social, entre ellos las víctimas del conflicto interno.

Así mismo, hemos rechazado una y otra vez la pretensión del Estado de Colombia de ser juez y parte al mismo tiempo. El documento resalta que un Estado que está involucrado en graves crímenes contra el derecho internacional, hecho que ya nadie niega hoy día, no puede ni debe levantar su dedo acusador.



Argentina, Uganda, Chad, Sierra Leona, Ghana, Liberia, Alemania, Indonesia, Sudáfrica, Sri Lanka: Iván Márquez enumeró una larga lista de países del mundo donde -en algún momento de su historia- se establecieron comisiones que tuvieran la tarea de encontrar las verdades y responsabilidades de los diversos conflictos. La pregunta que nos hacemos es: ¿No valdría la pena aprender de estas experiencias internacionales? ¿De los errores y aciertos de la historia universal, en cuanto a la resolución de conflictos?

Luego de la lectura del comunicado, que se puede leer aquí, los periodistas presentes en la entrada del Palacio de Convenciones quisieron conocer la opinión de las FARC-EP sobre la -ahora definitiva- sustitución del alcalde de Bogotá Gustavo Petro.

El comandante Márquez deploró la absurda decisión política del presidente, y la llamó un "golpe de mano" a la ciudad de Bogotá.

"Es casi imposible desligar esta determinación de propósitos electorales (...) y plantea serios interrogantes frente al tema de la participación política"

El jefe recordó que en el acuerdo parcial se estipularon términos para expandir la democracia. Sin embargo, este tipo de conductas no favorecen para nada este noble propósito, ya que evidencian un total desconocimiento de la voluntad popular. El hecho de que en nuestro país, la mafia de la derecha se haya tomado el poder, como remarcó el comandante, tiene por tanto un impacto negativo sobre La Mesa. Afecta sobremanera la confianza en torno a lo que se está aprobando, y la construcción de confianza es un factor fundamental en cualquier diálogo, encaminado a resolver unas contradicciones antagónicas.

La última pregunta sobre los últimos sucesos de orden público en Colombia - la muerte de dos policías y el secuestro de cinco personas en Meta - fue tratado con cautela por el jefe insurgente. Dejó en claro que información cierta no existe todavía sobre los hechos. En contraposición a diversos medios nacionales e internacionales, quienes de forma irresponsable acusan, desinforman y especulan, las FARC-EP optamos muchas veces por esperar para poder entregar una respuesta fundamentada sobre los acontecimientos en la geografía nacional.

Lo que si destacó el jefe, es la disposición permanente de nuestra organización para iniciar una tregua (o un cese de fuegos) bilateral que pudiera generar un ambiente propicio para llevar a cabo las conversaciones de paz. Sería el inicio de una verdadera estrategia para la indispensable construcción de confianza. Las razones del gobierno para rechazar esta propuesta están fundamentadas en ilusiones militares, expresó Iván Márquez.

"Nos parece una decisión equivocada, que para nada ayuda a lograr la paz"

Las FARC-EP proponemos entonces la firma de un tratado de regularización de la guerra, como un plan B, para amainar los efectos demoledores de conflicto en la población civil y en los combatientes de ambos lados. Un tratado que, entre otras muchas cosas, permitiría hacer un canje de prisioneros de guerra.

Por último, el comandante expresó la firme protesta y denuncia por parte de mandos y combatientes de las FARC-EP por la muerte de un guerrillero del quinto frente en la cárcel de Cómbita, Boyacá, por desatención médica. La denuncia del colectivo de prisioneros políticos y de guerra de esta cárcel hasta el momento únicamente se ha visto reproducido en algunos medios de prensa alternativa.

En nuestro país, hasta los muertos tienen color político: cuando son "héroes del ejército nacional", la noticia es ampliamente difundida. En cambio, cuando se trata de guerrilleros, no merece la pena reportar el hecho.

Leer propuesta: Comisión de revisión y esclarecimiento de la verdad de la historia del conflicto interno colombiano, lanzada el 5 de agosto de 2013
Reiteramos nuestra propuesta: Carta enviada al Gobierno Colombiano el 28 de Agsoto de 2013

0 comentarios:

Publicar un comentario