Video

martes, 25 de marzo de 2014

La oligarquía, Petro y los alcaldes de la oposición

Por María Isabel Guerrero

Del Bloque del Magdalena Medio

La destitución del alcalde de Bogotá después de varios meses de tira y afloje, nos vuelve a hacer pensar en el santanderismo que ha caracterizado a la oligarquía colombiana. Todo se produce de acuerdo con la ley, tanto la sanción del Procurador, como el no acatamiento a la decisión de la Comisión Interamericana, por tanto no cabe otro recurso que aceptarlo sumisamente. En Colombia lo legal siempre ha estado por encima de la justicia y el derecho.

El santanderismo es el recurso que emplean las clases dominantes cuando consideran que el opositor no amerita otro medio para aplastarlo. A otros los han asesinado, exterminado o encarcelado. Lo sucedido con los alcaldes de oposición elegidos por el pueblo bogotano, no deja duda de la habilidad de la oligarquía criolla en eso de las diferentes formas de lucha. Al sinvergüenza de Lucho Garzón lo cooptaron, lo convirtieron en uno de sus sirvientes pagos, a Samuel Moreno le hallaron la caída por el lado de la corrupción, y a Petro lo inhabilitaron de por vida. Lo importante para ellos era desprestigiar a la izquierda como fuera.

Ahora están felices imaginando que la oligarquía retomará la capital, bien sea con un Santos u otro pura sangre, arrancándola de las sucias manos del populacho atrevido. El pasado 9 de marzo volvió a ponerse al descubierto que la izquierda, el movimiento popular, la masa ajena a los intereses monopólicos del neoliberalismo, no tiene la menor opción de acceder al poder con los mecanismos institucionales vigentes. En este país se requiere un cambio de raíz. Si no se consigue con la Mesa de La Habana, habrá que pensar en otras vías, no dejan otro camino.

0 comentarios:

Publicar un comentario