Video

lunes, 31 de marzo de 2014

Plan de Guerra Consolidación

Por: Jimy Ríos

En el siguiente artículo realizamos un recorrido por el verbo consolidar en la planeación de las FFMM. Los verbos en los objetivos de los planes y en la estrategia dan cuenta de una etapa del proceso de la guerra total contra el pueblo. Sin duda, “consolidar” ha estado asociado al fin del fin y por eso al Estado colombiano, a los EEUU y a la USAID, les queda mejor conjugar el verbo fracasar. Éste texto se produce a propósito del desenlace trágico de la retención del mayor Méndez y el patrullero Muñoz, sumado a las reacciones malintencionadas que generó el reconocimiento por parte de las FARC. Versiones oficiales informaron que ambos cumplían tareas de consolidación.  

La Unidad Administrativa Especial para la Consolidación Territorial (UACT), que hace parte del Sector de Inclusión Social y la Reconciliación, liderado por el Departamento Administrativo para la Prosperidad Social, dijo en su comunicado que Méndez y Muñoz “se desempeñaban como enlaces policiales de Consolidación Territorial, recorrían el sector como avanzada a una comitiva internacional que llevaría más ayudas e inversión a la comunidad afrocolombiana que habita en la zona (…)”.

Para entrar en materia y en el perfil de éste tipo de planes y entidades, justo en marzo de éste año, la UACT participó en un taller en Honduras denominado Intercambio de Desarrollo Profesional en Relaciones Civiles-Militares. Fue organizado por la Jefatura de Asuntos Civiles del Ejercito Sur de los Estados Unidos entre delegaciones de Honduras, Colombia y Estados Unidos y tuvo como tema central la extensión de la autoridad del Estado en regiones de baja gobernabilidad. El Intercambio, sirvió para que el Gobierno de Honduras, aprendiera de Colombia y “el taller permitió conocer la estrategia de Acción Integral del Ejército colombiano y su articulación con las demás entidades del Estado, fortaleciendo las relaciones civiles-militares.”

Es en éste marco que el camarada Timoleón Jiménez escribe: “Desde los tiempos de Marquetalia y el Plan Laso, todos estos planes contrainsurgentes han combinado la ofensiva militar con una supuesta acción social marginal y precaria, que les sirve a un tiempo para restar influencia a las guerrillas y construir redes de información para la guerra.” De hecho, con estas políticas queda demostrado una vez más que en la guerra participa el Estado en pleno y no solo el Ministerio de Defensa o la Fuerza Pública. En consecuencia, también hemos dicho, el presupuesto de la guerra no puede ser analizado solo en las cuentas de dicho ministerio. Más aún con la doctrina de Acción Integral, un concepto superior al de las operaciones sicológicas y cívico militares.

Veamos en términos del General Jorge Enrique Mora, lo que denominó “Plan de guerra consolidación” y en relación con lo antes expuesto por el comandante Timoleón: “En desarrollo de las políticas y estrategias del gobierno nacional se consideró, llegado el momento de reorientar los esfuerzos en un nuevo plan, que hiciera mayor la participación de las diferentes organizaciones del Estado junto al esfuerzo militar. Además, en este tipo de guerra, la presencia del Estado en la solución de las necesidades sociales es imprescindible para eliminar los argumentos de la lucha de clases. La nueva iniciativa consideraba que la experiencia de la fuerza militar, el desarrollo de la guerra y la fortaleza del Estado daban para estructurar el plan que buscara el fin del conflicto y la decisiva victoria militar. Entonces nació el “Plan Consolidación”.” (Ver: La victoria militar: Un largo y difícil recorrido. Revista del Ejército 152)

Cuenta el general Mora, “que a mediados del 2007 y después de aproximadamente 5 años de ejecución, el Comando de la Fuerzas Militares dio por terminado el Plan Patriota y se inició el Plan de Consolidación, que en la actualidad representa el más grande compromiso de las Fuerzas Militares contra los grupos narcoterroristas.” (Ver: El Plan Patriota.  Base del Plan de Consolidación. Revista Fuerzas Armadas 205. Abril de 2008). En el Patriota, la consolidación fue una tercera fase. Primera fase: alistamiento y despliegue. Segunda fase: debilitamiento. Y la Tercera fase: consolidación. Le permitiría al Gobierno Nacional el desarrollo de las negociaciones, el objetivo militar era contribuir a la desmovilización y garantizar la seguridad y convivencia nacional al término del conflicto.


La consolidación en la política de guerra.
En la Política de Defensa y Seguridad Democrática (PDSD) presentada oficialmente en el año 2003, uno de los objetivos estratégicos fue la Consolidación del control estatal del territorio con los siguientes indicadores: 1. Recuperación gradual de la presencia de la Fuerza Pública en todos los municipios. 2. Incremento de la judicialización de delitos de alto impacto social. 3. Extensión y fortalecimiento de la administración de justicia y de las instituciones del Estado en las zonas en las cuales se ha fortalecido el control estatal. 4. Disminución de las denuncias por violación de los derechos Humanos.

Consolidar el control del territorio nacional exigía los siguientes ciclos expresados en objetivos que, como se dijo antes, dan el sentido de proceso: Ciclo de recuperación y consolidación: El proceso de consolidación del control estatal del territorio se llevará a cabo de manera gradual, continua y con cobertura nacional para contener, desarticular y disuadir a las organizaciones armadas ilegales, proteger a la población y restablecer la autoridad de las instituciones democráticas. Ciclo de Recuperación del control estatal del territorio; Ciclo de Mantenimiento del control estatal del territorio; Ciclo de Consolidación del control estatal del territorio.

Para el segundo período de Álvaro Uribe 2006 – 2010, si bien en su plan continua con el objetivo de “Consolidar el control del territorio y la autoridad y presencia del Estado”, fue hasta el 26 de febrero de 2007, cuando se promulgó el documento CONPES 3460 llamado Política de Consolidación de la Seguridad Democrática (PCSD). Fortalecimiento de las capacidades del Sector Defensa y Seguridad. “La PCSD  se concibe en un espectro amplio de ámbitos de acción, que sobrepasa el plano de las operaciones militares y policiales y que para su desarrollo tiene en cuenta aspectos políticos, jurídicos, diplomáticos, de interacción con la ciudadanía y, en particular, esfuerzos de carácter social (...) Consolidar significa mantener unas capacidades y fortalecer otras. Uno de los cinco objetivos estratégicos fue el de Consolidar el control territorial y restablecer la autoridad del Estado en todo el territorio nacional.”
 
Con esta política se esperaba “afianzar los resultados alcanzados en el ciclo de control territorial, marcando el proceso de transición entre la fase de recuperación y la fase de consolidación del territorio. En la práctica, esto significa una transición de la etapa inicial de control militar y policial de área, a una donde la presencia y las operaciones de la Fuerza Pública sean el marco para el reestablecimiento de la plena autoridad del Estado (…) Para cumplir con este objetivo, la Doctrina de Acción Integral (DAI) se constituirá en la principal herramienta para establecer principios y protocolos de coordinación operacional entre el esfuerzo militar y el social.”

“Esta doctrina implica no solo la acción coordinada de todas las agencias del Estado a través del Centro de Coordinación de Acción Integral (CCAI), sino esfuerzos complementarios como la creación de Compañías Móviles de Ingenieros que acompañarán el avance de las tropas ofreciendo con rapidez obras de desarrollo a las comunidades que se van recuperando. La consolidación implica diferentes modelos, acordes a los retos que se enfrentan en diferentes regiones del país. Para complementar los esfuerzos de consolidación, la PCSD contempla llevar a cabo un proceso de fortalecimiento de la Fuerza Pública con especial énfasis en las siguientes cuatro áreas: 1. Movilidad. 2. Inteligencia. 3. Pie de Fuerza. 4. Mantenimiento de las capacidades estratégicas.”

Aquí aparecen nuevamente tres fases: 1. Controlar con un esfuerzo militar intensivo; 2. Estabilizar con esfuerzo policial y militar intensivo; 3. Consolidar con un esfuerzo político y social intensivo. Lo que queda demostrado es que ni en escala nacional y mucho menos en escalas regionales como después se ha intentado con los Plan Espada de Honor, el Estado ha logrado sus objetivos de controlar, estabilizar y consolidar.

En 20 de marzo de 2009, fue emitida la Directiva presidencial 01, denominada Salto Estratégico. Allí se conceptuó sobre el Plan Nacional de Consolidación Territorial y se delimitaron unas zonas ante el fracaso de implementar la consolidación a nivel nacional. Delimitación geográfica de la zona de interés: Áreas principales para iniciar la consolidación: Zona Macarena y Río Caguán, Zona Pacífico (Nariño, Cauca, Buenaventura, Sur de Chocó), Zona Bajo Cauca Antioqueño y Sur de Córdoba, Zona Sur de Tolima y Sur de Valle del Cauca. Áreas de transición hacia la consolidación: Zona Montes de María, Zona Sierra Nevada de Santa Marta y Zona Oriente Antioqueño. Áreas Complementarias: Zona Arauca, Zona Putumayo, Zona Catatumbo y Zona Bajo Atrato.

Definición Zonas de Consolidación. El Plan Nacional de Consolidación se desarrollaría sobre unas áreas principalmente rurales que requieren urgentemente de la concurrencia del Estado en su conjunto. En éstas áreas, la Consolidación Sostenible estará soportada en la intensificación de la gestión coordinada entre el nivel nacional y territorial, con el fin de articular y armonizar los esfuerzos en materia de seguridad territorial, protección al ciudadano y desarrollo económico, social, cultural e institucional, que corresponde a la acción integral del Estado.

De nuevo se ajustan las fases de la consolidación: 0. Alistamiento. 1. Recuperación. 2. Transición. 3. Estabilización.
La llegada de Juan Manuel Santos. 2010 – 2014 ofreció continuismo a la euforia de la consolidación, cuando realmente no había consolidado nada distinto al terror. En el informe de desplazamiento forzado de 2010, CODHES sostiene que “el hecho más notorio es que el 32.7% de esta población, al menos 91.499 personas, proviene de las zonas donde se desarrolla el plan nacional de consolidación territorial (…) De los 100 municipios que presentaron mayor tasa de desplazamiento forzado en Colombia, 44 están en zonas CCAI (…) en 62 de los 86 municipio de las zonas CCAI seguían operando por lo menos 8 grupos paramilitares (…) (Ver: ¿Consolidación de qué? 15 de febrero de 2011).

En el Plan de Desarrollo 2010-2014, “Prosperidad para todos”, Santos presentó uno de sus pilares denominado la “Consolidación de la paz”, y allí se encuentra el tema de la Seguridad –orden público y seguridad ciudadana. Uno de sus propósitos generales: Consolidar la seguridad e intensificar la lucha contra los grupos armados al margen de la ley (GAML). El 2 de febrero de 2011, Santos emitió la Directiva presidencial 06. Revisión Estratégica de la Política Nacional de Consolidación Territorial. Es decir, la revisión de la revisión que había revisado Uribe.

En mayo de 2011, sería presentada la Política Integral de Seguridad y Defensa para la Prosperidad. En el concepto estratégico de la PISDP, se da continuidad a la cuestión regional y las fases aparecen ya no a escala nacional como se dijo antes, sino por zonas: Zonas rojas (desarticulación) con una intervención mayoritariamente militar y acción integral. Zonas amarillas (consolidación) con una intervención militar, policial e interinstitucional, consolidación. Zonas verdes (seguridad ciudadana) mayoritariamente policial y participación ciudadana.    

Luego de otra frustración expresada en el despido del Ministro de Defensa Rodrigo Rivera, el entrante  Juan Carlos Pinzón, anuncia una cirugía a la defensa. Su primera orden fue crear un grupo de trabajo para diseñar la estrategia definitiva contra las FARC. El propio presidente Santos le pidió a Pinzón que les dé el "puntillazo final". Y así nació el Comité de Revisión Estratégica e Innovación CRE-I y se puede sostener que de esa revisión salió el “Plan de Guerra Espada de Honor.” Y de la revisión y fracaso de éste, el Plan Espada de Honor II. Y dentro de la reingeniería que se planea, una de las prioridades será una megacentral de Inteligencia que recoja la información de todas las fuerzas. Sería coordinada por un oficial de alto rango. Y ya sabemos cómo termino eso.

En la Guía de Planeación 2012 – 2014 del Ejército encontramos estos conceptos sobre Espada de Honor: “Las Fuerzas de tarea regionales con base en la situación existente y en los objetivos seleccionados y en desarrollo, como parte de la estrategia tendiente a anular el sistema de comando y control de las FARC dentro de sus áreas de retaguardia y de operaciones o desde y hacia el resto del territorio nacional que sirva para mantenerlos en desgaste continuo y a la defensiva estratégica.”

De los Seis objetivos que se traza esta Guía de Planeamiento Estratégico, destacamos los dos primeros: 1) Acelerar la derrota militar de los GAML a fin de contribuir a la consolidación y construir la paz, 2) Consolidar la seguridad regional y local para garantizar el desarrollo socioeconómico, la protección de los recursos estratégicos la gobernabilidad. Y otra vez cambiaron los nombre a las zonas. Lo cierto es que la Fuerza Pública interviene todo el país como ejercito de ocupación, trata de recuperar no solo lo que ha perdido sino loque nunca a construido. En ese sentido son permanentes las operaciones de todo tipo, incluidas las de inteligencia y acción integral que desarrollaban los dos policias en el sur del país.


 
Consolidar es dar firmeza y solidez a algo. Reunir, volver a juntar lo que antes se había quebrado o roto, de modo que quede firme. Asegurar del todo, afianzar más y más algo. Y fracasar: Dicho de una pretensión o de un proyecto: frustrarse (malograrse).  Dicho de una persona: Tener resultado adverso en un negocio.

0 comentarios:

Publicar un comentario