Video

lunes, 21 de abril de 2014

MARULANDA, JACOBO Y HERNANDO: Un abrazo de hermandad para la historia

Por: Alirio Córdoba, Guerrillero del Bloque Martín Caballero de las FARC-EP, abril 17 de 2014 tomado de Resistencia-colombia.org


Hace 50 años, en la víspera de la agresión del  imperio yankee y la oligarquía colombiana a la región  campesina de  Marquetalia, un dirigente obrero curtido en las luchas sindicales y un joven estudiante universitario, arribaron a esa región que pronto se convertiría en teatro de agresiones militares. Llevaban la misión de poner al tanto a los hombres y mujeres de la resistencia, de las dimensiones y  alcances de la "Operación Marquetalia" implementada por el gobierno títere de Guillermo León Valencia, dirigida en realidad por el Comando Sur de los Estados Unidos, contra estos campesinos del sur del Tolima, en el marco del "Plan LASSO"  y de expresar la solidaridad de la manera más consecuente, fusil en mano al lado de los agredidos.

Eran Luis Morantes y Hernando González Acosta, miembros destacados de las direcciones políticas del partido y la juventud comunista colombiana. En lo sucesivo y para la historia de Colombia, en la que dejaran su imborrable huella, serán conocidos con los nombres de Jacobo Arenas y Leovigildo Rodríguez. Con su rostro lleno de alegría y sus brazos extendidos para el saludo, Marulanda les dio la bienvenida en su campamento de la resistencia con aquella  frase que retumbo en la conciencia de los dos hombres: "con la compañía de ustedes no debe ser tan dura la guerra" y los tres (estudiante, obrero y campesino) se fundieron en un abrazo de unidad y solidaridad revolucionaria, que sigue siendo símbolo y ejemplo para las luchas de nuestro pueblo.

Tiempos después en su diario de la resistencia de Marquetalia, el comandante Jacobo Arenas, recordando el histórico episodio, cuenta que aquella tarde del 17 de abril, cuando vio por primera vez al camarada Manuel, lo observo detenidamente en cada detalle, "porque a  Marulanda hay que mirarlo como se mira la montaña:  de cuerpo entero".

Hernando murió en combate en el filo de Los Inocentones durante la defensa de Rio Chiquito, en cumplimiento de una importante misión, el 22 de septiembre de 1965.  Aunque su paso por la naciente guerrilla fue breve, su ejemplo y su nombre están grabados en la memoria de nuestro pueblo como héroe de la patria.  El llamamiento que en esa ocasión publicara nuestro movimiento decía: "Nuestro comandante cayó en una emboscada enemiga a la que opuso todo el valor y el coraje que le caracterizó en sus acciones guerrilleras. Cuando vio en peligro de ser eliminada su guerrilla, se lanzó adelante para cubrir con el fuego de su arma automática la retirada de la guerrilla hacia posiciones favorables. Con este acto heroico se llena de gloria el estudiantado de nuestro país, a quien dirigió desde estas tierras de la resistencia muchas proclamas y muchos llamamientos a la lucha frontal contra el sistema".

Por su parte el comandante Jacobo Arenas al lado del comandante Manuel Marulanda Vélez, escribió páginas repletas de heroísmo en la lucha por la de liberación de nuestro país. El verbo encendido y la elocuente pluma de Jacobo están presente en la elaboración  del programa agrario de los guerrilleros, en los estatutos, reglamentos y normas que rigen la vida interna de la guerrilla de las FARC, en la elaboración del plan estratégico, en la incorporación del ideario bolivariano al pensamiento fariano, en la incansable lucha por la paz de Colombia. Con los versos del poeta lo recordamos en este abril de esperanza y victorias "Con su cachucha de sol va surcando el horizonte y sobre el llano y el monte, el viento lleva su voz..."

50 años de conflicto social y armado interno, con su saldo trágico de casi medio millón de muertos, no han sido suficientes para que la clase que gobierna al país, entienda que lo que más le conviene a Colombia es la paz con justicia social. La respuesta rabiosa que los sectores latifundistas le han dado a las Zonas de reservas Campesinas, es idéntica a la que la godarria encabezada por Álvaro Gómez Hurtado, le dio en 1964 a los campesinitos de Marquetalia. Hoy como ayer, Juan Manuel Santos las califica despectivamente de repúblicas o   "republiquetas independientes". Cobran vigencia en nuestros días las palabras de Hernando González Acosta registradas de la siguiente manera en su diario: ¡Todas esas luchas que se desarrollan a escala nacional ayudan a nuestro movimiento. Me parece que el gobierno está jugando con candela y se va a quemar!



Tal vez por una grata coincidencia de la historia, el 17 de abril ha sido acordado como el día internacional de las luchas y resistencias campesinas. Organizaciones de 23 países de América latina y el caribe reunidos en Brasil, definen entre las principales exigencias, la Soberanía alimentaria y reforma agraria integral.

Al cumplirse hoy 50  años del histórico encuentro entre Hernando, Jacobo y Manuel, que simboliza la unidad popular, hacemos desde las montañas de Colombia un llamamiento a todos los sectores, expresiones y fuerzas políticas y sociales de nuestro país, a ponernos en pie en defensa de la soberanía de la patria; a expresar la más grande solidaridad con los que luchan y resisten; a unir esfuerzos hasta alcanzar una paz con justicia social para Colombia.

 ¡HEMOS JURADO VENCER Y VENCEREMOS!

¡50 Años de un pueblo en resistencia!

0 comentarios:

Publicar un comentario