Video

jueves, 29 de mayo de 2014

Fallece nuestro camarada Dario 40

Lo más preciado para todo partido son sus militantes. La vida de ellos refleja, en nuestro caso especial lo intensa y sacrificada que ha sido la lucha de clases en Colombia. El tiempo y la praxis revolucionaria, depositan a su vez en cada uno, gran cantidad de experiencia que representa el patrimonio colectivo en beneficio del pueblo colombiano.

A este partido ingresa el joven que más adelante se conocería como Darío 40. Inicia su vida militante en la juventud comunista en Medellín del Ariari de donde es oriundo.

Hijo de campesinos que estuvieron muy cerca de las FARC. Aprendió en las juventudes comunista y posteriormente en las FARC lo necesario para el desempeño de las diferentes tareas revolucionarias.

Su ingreso lo realiza en el 7mo frente de las FARC siendo comandante en ese entonces el camarada Hernán Benítez. Durante su vida partidaria demostró fidelidad a su causa, a la de su partido. Una anécdota que refleja lo dicho es que mientras se desempeñaba como correo entre el frente séptimo y el secretariado fue reclutado a la fuerza por las fuerzas militares. El llevaba una nota que no dejó descubrir. Posteriormente juró bandera, después de tres meses se deserta presentándose en el secretariado con la nota. Recibió la formación del camarada Manuel pues, estuvo en su unidad, bebiendo del universo de conocimientos que representaba el camarada.

Llegó a ocupar el cargo de comandante del frente Abelardo Romero, operando en el páramo de Sumapaz. Después en la zona de distención desempeño el cargo de ecónomo general y posteriormente dirige en forma eficiente el 40 frente. La población lo recuerda como un gran dirigente, estuvo al frente de sus unidades en las diferentes tareas. Como coordinador de frentes también desempeña el cargo mencionado con diligencia.

Darío era un ser dotado de mucha sensibilidad, sencillo, muy respetuoso de los demás y la modestia no era ajena a su ser. Así es la conducta de un revolucionario fariano, fundamentada en los deberes y derechos, así como los requisitos para ser comandante, todo esto que moldea la vida de cada uno de los integrantes de nuestra organización. Podemos decir que nadie aquí en las FARC es perfecto pues somos seres humanos. Sin embargo, la crítica y la autocrítica permiten al combatiente superar cualquier deficiencia que no le permita avanzar. Precisamente, esa conducta en Darío representó algo de inmenso valor, que le hacían despojarse de todo lo malo que en cualquier momento se le pudiese presentar.

Para nosotros es triste tener que dar a conocer al conjunto de la militancia fariana que: nuestro camarada Darío 40, nos dejó físicamente el día 9 de mayo del año en curso, producto de una enfermedad desconocida, mientras cumplía tareas de orden estratégico para nuestro partido.

De igual forma, hacemos extensivo este profundo sentimiento de dolor a sus familiares por tan lamentable pérdida de un miembro de su familia y que también era parte de la gran familia fariana.

Al mismo tiempo, recordar que por todos nuestro muertos, no cejaremos un instante en la búsqueda de la paz que por tantos años le ha sido negada al pueblo colombiano.

Darío vive y vivirá en cada revolucionario que combate en la ciudad, el campo y en la mesa de diálogos de la Habana.

Estado Mayor Bloque Comandante Jorge Briceño FARC-EP

0 comentarios:

Publicar un comentario