Video

martes, 17 de junio de 2014

JOSÉ MARÍA CARBONELL “EL CHISPERO DE LA REVOLUCIÓN”

Por: Juana Bastidas. Partido Comunista Clandestino Colombiano Región Suroccidente. Junio 17 de 2014.

José María Carbonell Valderrama uno de nuestros próceres, conocido como el chispero de la Revolución, nació en Santafé de Bogotá en febrero de 1779 y fue asesinado en esa misma ciudad en junio de 1816 a la edad de 37 años.

Sus padres fueron el español José Carbonell y la criolla Josefa Valderrama y Díaz. Su padre murió en 1782, lo que sumió a la familia en serias dificultades económicas, por lo cual a la edad de 15 años Carbonell tuvo que retirarse del seminario de San Bartolomé donde estudiaba gracias a la beca que le fue otorgada en Octubre de 1786.

Desde joven Carbonell demostró una recia personalidad de caudillo, su magnífica elocuencia se sustentaba en  una gran convicción por la igualdad y una notable preocupación por la miseria de los oprimidos. En 1794 empezó a trabajar como amanuense y jardinero mayor de la Real Expedición Botánica. Seguramente su cercanía a los ilustrados de la Expedición y las largas tertulias que se desarrollaban en el observatorio astronómico, fueron influenciando las ideas revolucionarias de Carbonell, quien resaltaba el protagonismo del Pueblo en el proceso revolucionario y consideraba que "el Pueblo era la base única de toda empresa fecunda".

En febrero de 1800  Carbonell contrajo matrimonio con Petrona Duro y Álvarez prima de Antonio Nariño, quien por esos días se encontraba preso en la cárcel de Santafé por sus acciones revolucionarias, Carbonell se convirtió en uno de los informantes más eficientes de Antonio Nariño, le suministraba información constantemente sobre los principales sucesos que ocurrían en Santafé, en el Reino, en Europa y en los Estados Unidos. Además,  contribuyó a que se establecieran los contactos entre Nariño y los criollos que desde 1790 buscaban el momento propicio para reanudar la conspiración a favor de la Independencia.

En la histórica tarde del 20 de julio de 1810, cuando la revuelta parecía apagarse Carbonell realizó una importante actividad de agitación y movilización amplia de masas, acompañado de un grupo de estudiantes y amigos se desplazó a los barrios San Victorino, Las Cruces, Belén y Egipto; que hacían parte de  los arrabales de Santafé donde habitaban miles de artesanxs, mendigxs, indixs y mulatxs. Corrió de taller en taller, de casa en casa y con su extraordinaria elocuencia logró convocar a una multitud de personas para que  se trasladaran hasta la plaza mayor de la ciudad con el fin deimpedir que los criollos se dejaran dominar por las presiones ejercidas desde el palacio virreinal por Amar y Borbón y desde los cuarteles de Sámanolos manifestantes solicitaban no una Junta de Notables integrada por autoridades civiles e intelectuales criollos, sino un Cabildo Abierto.

Gracias a Carbonell y su multitud de "Chisperxs", se logró que los indecisos miembros del notablato criollo que negociaban con el virrey Amar y Borbón accedieran a firmar un acta de compromiso (conocida como Acta de la Independencia, pero que fue tan sólo un primer paso en ese sentido) según el cual el gobierno era transferido a una junta de notables criollos, que ejercería el mando mientras Fernando VII estuviera incapacitado para gobernar personalmente. Una vez firmada el Acta, la Junta de Notables se posesionó del Gobierno y anunció al Pueblo el feliz resultado. Después de las exclamaciones de alegría y la explosión de cientos de voladores, los notables mandaron al pueblo a dormir, pero el pueblo no les obedeció.

La chispa encendida por Carbonell se mantuvo ardiendo, la gente permaneció en la Plaza hasta el amanecer con la consigna, impartida por Carbonell, de exigir que la odiada virreina doña Francisca Villanova, fuese conducida al Divorcio (nombre de la cárcel para mujeres) y el virrey al cuartel del Batallón Auxiliar. Como los notables se negaron a acceder a la demanda popular, Carbonell inició en las primeras horas de la mañana del 21 de Julio un avance sobre el Colegio de La Enseñanza, para sacar a los virreyes a la fuerza y conducirlos a sus lugares de reclusión. Asustados los notables, pusieron a Amar y a su esposa en manos de Carbonell, el chispero les colocó los grilletes y los condujo hasta la prisión. Un grupo de exaltadxs chisperxs, trató de apoderarse de la virreina para ahorcarla. Carbonell, Magdalena Ortega, esposa de Antonio Nariño, y un joven cadete, Francisco de Paula Santander, se interpusieron entre la virreina y sus agresores, evitaron que se le hiciera daño a la señora Villanova. Al día siguiente, el jefe de los notables, doctor Camilo Torres, decidió castigar a Carbonell y ordenó que lo encerraran en la cárcel de corte. La medida, arbitraria y dictatorial, levantó grandes protestas, gentes de todas las clases expresaron su inconformidad contra lo que consideraban un abuso del nuevo gobierno. Torres se vio obligado a ordenar la liberación de Carbonell.

El 21 de julio de 1810, a las cinco de la tarde, Carbonell sentó un importante precedente revolucionario de nuestra historia, desconoció a la Junta Suprema y estableció en un local del barrio San Victorino una Junta Popular que Morillo llamó "Tumultuaria". Carbonell fue elegido presidente, Eduardo Pontón vicepresidente y los vocales fueron Ignacio de Herrera y Vergara, Manuel García, Juan José Monsalve, Antonio Ricaurte y Lozano, Manuel Posse, Domingo Rosas y Francisco Javier Gómez. Por primera vez el pueblo de Santa Fe elegía libre y soberanamente a sus dirigentes. Esta Junta se movilizó por las calles de la ciudad e impuso su ley durante 25 días. Infortunadamente careció de la conciencia política y la organización que le pudieran haber asegurado el triunfo, el 16 de agosto de 1810 Carbonell es detenido junto a Eduardo Pontón y Manuel García, el 1 de noviembre del mismo año es puesto en libertad, el 18 de enero de 1811 es detenido nuevamente y sale de prisión un mes después. 

Durante el gobierno de Nariño entre 1811-1813,  Carbonell se desempeñó como Oficial Mayor de Cajas, capitán de milicias de infantería, contador de la Hacienda de Cundinamarca, miembro de la Representación Nacional, Ministro del Tesoro; siempre abogó por la libertad, la independencia y por una administración más justa, amplia y acorde con las necesidades del recién instaurado Estado nacional.

Después de la partida de Nariño al Sur, apoyó en los primeros momentos el gobierno de Manuel de Bernardo Álvarez (tío de su Antonio Nariño y de su ex-esposa, de quien se había divorciado años atrás), quien lo confirmó en el cargo; pero ante la inutilidad de seguir enfrentándose al Congreso y guiado por sus ideales Carbonell propuso pactar la unión con los federalistas  pero ante la negativa de Álvarez, Carbonell renunció el ministerio del tesoro y criticó la actitud del dictador. Álvarez ordenó encerrar a Carbonell, por órdenes del Congreso, el Libertador Simón Bolívar sitió a Santafé y la tomó sin dificultad, en una batalla que duró pocas horas. Destituido Álvarez, Bolívar ordenó liberar a Carbonell y lo restituyó en su cargo de Ministro del Tesoro.

El 6 de mayo de 1816 las tropas del régimen del terror al mando de Pablo Morillo, el mal llamado "pacificador" entraron a Santafé e instituyeron un concejo de "purificación", que decidía a quiénes se purificaba por medio del fusilamiento y a quiénes se purificaba con penas de prisión, multa o destierro. Carbonell intentó prender una segunda chispa de rebelión en el pueblo de Santafé, pero fue delatado. Es detenido el 26 de mayo e impunemente  el 19 de junio el Consejo de Purificación ordenó que fuera ahorcado y fusilado. El Pacificador Pablo Morillo motivó así la sentencia contra Carbonell:

"José María Carbonell. Fue el primer presidente de la Junta tumultuaria que se formó en esta capital, quien puso los grillos al excelentísimo señor virrey Amar, y lo condujo a la cárcel; el principal autor y cabeza del motín, el que sedujo a las revendedoras y a la plebe para insultar a la excelentísima señora virreina, cuando la pasaban presa de la Enseñanza a la Casa del Divorcio; ministro principal del Tesoro Público; acérrimo perseguidor de los españoles americanos y europeos que defendían al rey, y uno de los hombres más perversos y crueles que se han señalado entre los traidores".

 

Carbonell fue ahorcado en la Huerta de Jaime, hoy plaza de Los mártires el 19 de junio de 1816, el siniestro Morillo asistió a la ejecución de Carbonell, para expresar  la aversión y el odio que le inspiraban los traidores a España. Cuando el cuerpo ya sin vida de Carbonell aún se balanceaba en la cuerda, Morillo ordenó que le dieran un tiro de gracia con mosquete. La bala, no se sabe por qué, produjo una chispa, que incendió el vestido de Carbonell e incineró su cuerpo, de esa forma el gran Chispero de la revolución  había muerto con la chispa encendida.

Hoy a 198 años del vil asesinato de Carbonell producto de la represión y el terror instaurado contra los líderes de la revolución en aquella época, le rendimos un más que merecido homenaje, reconocemos su valioso aporte a la lucha independista de nuestra patria. Tristemente, pese a los casi dos siglos transcurridos nuestro Pueblo continua sumido en condiciones de desigualdad y persecución, pero pese a ello seguimos caminando por la senda que él y un sin fin de mártires han trazado, quienes en un acto de dignidad y valentía han perdido la vida en esta larga contienda pero viven en la memoria histórica y en la conciencia del Pueblo que sigue en pie de lucha por alcanzar la tan anhelada paz con justicia social.

Partido Comunista Clandestino Colombiano

Región Suroccidente

Junio 2014

carbjose

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada