Video

domingo, 13 de julio de 2014

Genocidio contra Palestina

Es necesario robustecer esa resistencia para obligar a suspender los ataques y exigir el cumplimiento de los derechos de los palestinos.

 

Por Marco León Calarcá

Vocero de las FARC-EP en la Mesa de Conversaciones

 

Los imperialismos unidos para la expoliación universal, a través de sus tenebrosas transnacionales, y en la idea prepotente de poderlo todo, arrasan con el valiente pueblo palestino. Son más de 400 toneladas de explosivos las arrojadas sobre la estrecha franja de alrededor de 360 kmts2, donde viven poco más de un millón y medio de personas.

La operación Margen Protector, iniciada el pasado martes 8 es en realidad un genocidio contra el pueblo palestino ordenado por el Estado israelí. Sí, aquel que representa o mejor lo hacía en el pasado, la solidaridad del mundo con el pueblo judío sobreviviente del holocausto en la Segunda Guerra Mundial.

Nadie en sano juicio se explica cómo son capaces de masacrar a los palestinos. Cómo es posible que pasen de ser parte de un pueblo perseguido y receptor de la solidaridad mundial a un terrible gobierno agresor y transgresor de todos los derechos con el apoyo de los pretendidos policías del mundo, sustentadores y determinadores de la barbarie de los halcones sionistas. La explicación está en el entramado internacional del guerrerismo y la nefasta industria bélica y su parafernalia destructora.

Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Alemania, en fin las llamadas "potencias" y sus organismos militares, respaldan abiertamente al Estado hebreo invocando, en el colmo del cinismo, el derecho a la legítima defensa. Otra parte de la comunidad internacional guarda vergonzoso silencio, o peor aún circulan tímidas, confusas y hasta conciliadoras declaraciones. Claro, nunca se acompañan con acciones serias para terminar con la matanza. La inoperante y pusilánime Liga Árabe se limita a pedir Consejo de Seguridad de la ONU.

Hay que resaltar las valientes declaraciones de rechazo emitidas por los gobiernos representantes de los intereses populares en Nuestra América, donde se sienten con plenitud los aires renovadores.

La bandera de la solidaridad, del apoyo, así sea moral, la levantan los pueblos del mundo. Manifestaciones, mítines, escritos y todas las formas posibles de respaldo a la población palestina se realizan en el orbe. Expresión pura del sentimiento internacionalista. Es necesario insistir y robustecer esa resistencia para obligar a suspender los ataques, condenar el militarismo voraz y exigir el cumplimiento de los derechos de los palestinos como pueblo, nación y Estado.

Y en su aparente paranoia, en realidad una definida política, regida por los negocios militares y la geoestratégica de dominación del Pentágono, el sionismo anuncia mayor intensificación de la agresión y prepara fuerzas terrestres de invasión.

Sin ningún pudor MosheYaalon, ministro de Defensa del gobierno de Benjamín Netanyahu, afirmó: "Estamos asesinando terroristas de diferente rango, y esta operación proseguirá y se intensificará. Por nuestra parte, esta no va a ser una batalla corta. Seguiremos golpeando duro al Hamás y otros grupos terroristas". Ya se aprobó movilizar 40 mil reservistas para reforzar el despliegue terrestre en Gaza.

La justificación es la guerra contra el terrorismo y como dice el filósofo Alfonso Sastre, se llama terrorismo a la guerra de los débiles y guerra al terrorismo de los fuertes.

Y no solo en esas latitudes, esa es la imposición de la Casa Blanca a sus satélites. Así se aplica en Colombia y se convierte en obstáculo a vencer en la construcción de la Paz con justicia social, verdadero clamor de las mayorías nacionales. Igual debemos superar las trabas impuestas por quienes se lucran de la guerra, eso es aquí, allá y acullá.

La Habana, 11 de julio de 2011

0 comentarios:

Publicar un comentario