Video

jueves, 11 de septiembre de 2014

La paz requiere del esfuerzo de todos y todas

Quiero estrechar la mano a los militares pero en una Colombia libre y soberana, sin odio y sin injusticia social.

Por Pedro Baracutao

Guerrillero del Frente 34 Bloque Iván Ríos

Quiero por intermedio de esta nota invitar a todos los sectores sociales y a las formas organizativas en que está representada la sociedad colombiana, a que sigamos manifestándonos en firme a favor de la paz con justicia social, en hacer prevalecer ese faro con el que todos los colombianos de bien queremos alumbrar el presente y las nuevas generaciones, hacer que el gobierno de verdad se comprometa con la salida negociada al conflicto, a que ese voto que se dio en las urnas por la paz se cumpla. No podemos esperar que haya más muertos entre los hijos de las personas nobles de Colombia, que somos al fin y al cabo los que este régimen nos hace enfrentar.

Nosotros, revolucionarios integrales, estamos convencidos de que no hay otra forma posible para plantear nuestro proyecto político, porque en Colombia no hay libertad de expresión para quien piensa en una sociedad distinta a la que nos brinda este Estado, sometido a la orientación del gobierno norteamericano. Los policías y soldados, como una alternativa de vida, encuentran en el aparato militar del Estado un espacio para sobrevivir y tratar de sacar adelante su familia, incluso sabiendo que les tocará poner el pecho y servir como carne de cañón en defensa de los intereses de los colombianos más ricos y el Pentágono americano.

Pero también este mensaje tiene una propuesta para los antes mencionados. Hagamos una campaña bien diseñada por la paz que clama el pueblo colombiano, comenzando por poner al gobierno en su sitio, con el compromiso del cese bilateral del fuego, que tanto hemos propuesto. Nosotros escuchamos el clamor del pueblo, y con ética revolucionaria, cumplimos el mandato de nuestras estructuras orgánicas. Esta presión debe extenderse a que todos los que tengamos, de una u otra manera, posibilidad de comunicación con los militares y policías, para enviar el mensaje de que si el gobierno y sus amigos ricos siguen insistiendo en la guerra, deben dejarlos solos y ponerse en función de unidad, pero con el pueblo, para implantar una sociedad distinta donde quepamos todos, con iguales deberes y derechos.

Nos toca hacer que los militares de bien desistan de darle el apoyo a la burguesía colombiana que los engaña y manipula, no podemos nosotros seguirnos matando y los ricos de Colombia engrosando los bolsillos y burlándose de nosotros los pobres, desarraigados, los obreros y los campesinos. Camaradas, compañeros y amigos, pongámonos a la tarea de alcanzar la paz. Quiero estrechar la mano a los militares pero en una Colombia libre y soberana, sin odio y sin injusticia social.

Montañas del Chocó, 9 de septiembre de 2014.

0 comentarios:

Publicar un comentario