Video

jueves, 9 de octubre de 2014

Carta a las prisioneras y prisioneros políticos

El ejemplo y el valor que han demostrado ustedes tras las rejas, su resistencia y altivez frente a estos asesinos del pueblo, nos llenan de orgullo y nos dan fuerzas.

Por Tatiana de los Ríos
Bloque Martín Caballero

Camaradas, va mi abrazo revolucionario. Les escribo desde las la Montañas de Colombia, desde estas lejuras, pero a la vez tan cerca de ustedes, para decirles que nunca olvidamos a los nuestros; que siempre serán motivo de orgullo nuestros guerrilleros que enfrentan con dignidad y firmeza las humillaciones y ultrajes de que reciben a diario en esos centros de castigo que son las cárceles colombianas.

El sistema carcelario colombiano cada día se parece más a los centros de reclusión del imperio norteamericano. En estos impera la violación de los derechos más elementales; es una política de Estado dirigida a desmoralizar la rebeldía de nuestros combatientes. Ignoran que la moral y la dignidad de los guerrilleros farianos están fortalecidas en el compromiso desinteresado con nuestro pueblo.

Las conversaciones que actualmente adelanta nuestra organización con el gobierno de Juan Manuel Santos, buscando salidas al conflicto social y armado que padece nuestro pueblo desde hace más de 50 años, contemplan en el tercer punto de la agenda, la discusión sobre la situación de los prisioneros. Debemos prepararnos para encarar este momento con múltiples iniciativas en las cárceles y fuera de ellas. Sólo la paz con justicia social, podrá cambiar el actual régimen carcelario, por una justicia alternativa, que acabe con ese sistema podrido de maltrato, hambre, humillación y montajes judiciales para los revolucionarios y para todos aquellos que se oponen a las injusticias del régimen político actual.

El ejemplo y valor que han demostrado ustedes tras las rejas, su resistencia y altivez frente a estos asesinos del pueblo, nos llenan de orgullo y nos dan fuerzas para alcanzar juntos ese objetivo estratégico que es la paz y la revolución. Cumpliremos con la misión que nos dejaron nuestros legendarios fundadores Manuel Marulanda y Jacobo Arenas, y todos los combatientes que ofrendaron sus vidas por una Colombia Nueva, libre y con justicia social.

Nuestra conciencia y amor al pueblo es tan grande que supera todas las privaciones del encierro, todas las trabas y obstáculos que ejercen contra nosotros para desanimarnos. Nuestra respuesta es la firmeza, como el gran ejemplo de verdadero revolucionario que ofrece nuestro camarada Simón Trinidad, que enfrenta cada día, con decoro, los ultrajes del sistema carcelario torturador de los Estados Unidos. También de resaltar el valor de Sonia e Iván Vargas que luchan y resisten en esas mazmorras del imperio.

Me despido con un fuerte abrazo revolucionario, enviándoles fuerza y valor para alcanzar la meta: La toma del poder.

Montañas de Colombia, 8 de octubre de 2014.

0 comentarios:

Publicar un comentario