Video

miércoles, 1 de octubre de 2014

El miedo a que los militares hablen

Por Tilson
Bloque Martín Caballero

Álvaro Uribe Vélez y su marioneta Zuluaga, todos los días lanzan dardos contra la Mesa de Conversaciones. Ellos saben muy bien que por medio de la guerra mantienen al pueblo en la miseria, sin derecho a exigir al Estado nada a cambio, porque el que lo haga será eliminado, como ya lo hicieron en los dos períodos presidenciales del señor del Ubérrimo, que pasará a la historia como la gran masacre a los movimientos sociales y su empobrecimiento total, además del favorecimiento financiero a los terratenientes y empresarios colombianos, así como la entrega de Colombia a las multinacionales, acompañado de la toma del Congreso de la República por parte del narco-paramilitarismo.

Por eso no es extraña la andanada que orquestaron por la presencia de los militares que fueron a La Habana. Cuando alegan que las fuerzas militares no son deliberantes, ocultan su deseo de contar con unas fuerzas militares sumisas, obedientes, robotizadas, y eso sí, que cumplan ciegamente las órdenes de los políticos mafiosos en nombre de la democracia.

El miedo que tienen los enemigos de la paz a la presencia de militares en la mesa de diálogos, obedece a que saben muy bien que los militares tienen conocimientos de lo que ocurre en el país y puede suceder que en un momento dado brote en ellos la chispa libertaria de Simón Bolívar. El pavor que les inspira su presencia en La Habana, es que estos digan: ¡basta ya!, ustedes fueron los que nos emborracharon y nos mandaron hacer la horrenda masacre de las bananeras, para defender los intereses de multinacional United Fruit Company; ¡basta ya!, ustedes fueron los que mandaron a asesinar al dirigente liberal Jorge Eliecer Gaitán porque en sus discurso hablaba de solución de los problemas sociales; ¡ basta ya!, ustedes fueron los que mandaron a eliminar a más de cinco mil militantes de la Unión Patriótica; ¡basta ya!, la patria no es Pacific Rubiales, la patria no es la Drummond, la patria no es Intercor; ¡basta ya!, la patria no es la oligarquía criolla y mucho menos las elites mafiosas que han gobernado el país. Es a esto a lo que le tienen miedo y por eso a toda consta quieren impedir la participación de los militares en el proceso de paz, para que sigan silenciados y nunca digan la verdad.

En las fuerzas militares sí hay quienes conocen la realidad, hay los militares que saben quiénes son verdaderos narcoterroristas, que saben quiénes crearon el paramilitarismo, quiénes lo financiaron, quiénes lo instruyeron, y lo más importante quiénes emitían las ordenes de masacrar y despojar a las comunidades, ellos saben muy bien quiénes son los verdaderos victimarios.

Por tal razón cuando los militares digan la verdad descarnadamente y no la sigan ocultando a nombre de la Dios y la Patria, a nombre de la democracia, a nombre de la gran potencia del norte, a nombre de la justicia, a nombre de la no deliberación del estamento militar, solamente diciendo eso, ese día estaremos muy cerca de saber quiénes son los verdaderos responsables del conflicto en Colombia.

Montañas de Colombia, 27 de septiembre de 2014.

0 comentarios:

Publicar un comentario