Video

sábado, 1 de noviembre de 2014

Crónicas de tiempos duros III

Percances, premoniciones, reflexiones y certezas

-Hacer más agresiva nuestra guerra de guerrillas móviles, en permanente ofensividad, contrastando las afirmaciones sobre los éxitos estratégicos de la seguridad democrática.
Alfonso Cano

El último día del año 2009 se presentó una novedad preocupante. El camarada Pablo Catatumbo, que tenía ya año y medio de trabajar al lado del camarada Alfonso, con quien se reunía muy sagradamente todas las mañanas desde muy temprano hasta el medio día, sufrió un percance que estuvo a punto de costarle la vida.
Desde un comienzo, su guardia personal había quedado reforzando la unidad de Teófilo, así que él acostumbraba periódicamente trasladarse allá a objeto de instruir y orientar a sus tropas, al tiempo que atender sus inquietudes y necesidades. Por tratarse del último día de diciembre, esta vez su traslado obedecía al deseo de pasar con su personal la noche de año nuevo. Así que muy a las ocho de la mañana partió a la larga caminata que lo llevaría a reencontrarse con su gente.
El terreno era selvático y empinado. Había que cruzar una cordillera y descender después al profundo cañón que formaba el río Támaro. En algún momento de esa bajada, el camarada Pablo resbaló y cayó por el barranco que conducía a las aguas turbulentas. Rodó unos ochenta metros, golpeándose una y otra vez contra rocas, árboles y palmas, hasta cuando un espeso arbusto detuvo su caída. Veinte metros lo separaron de ser devorado por la oscura corriente del río. Aparte de las múltiples contusiones sufridas en todo el cuerpo, se fracturó seriamente el húmero del brazo derecho. Transcurrió más de un mes para estar en condiciones de regresar.
Aquello hizo que se enfriara el ánimo para la celebración del año nuevo. Y si pudiera creerse en esas cosas, parecía una premonición acerca de las grandes dificultades que traería el año que se avecinaba. En realidad el camarada Alfonso, que sabía leer con olfato visionario los acontecimientos, venía advirtiendo de un tiempo atrás acerca del curso de los movimientos enemigos y las medidas que nos era necesario adoptar en todos los sentidos.
Sus comunicaciones a las FARC eran precisas:
Tanta propaganda oficial contra nosotros, tan intensa lucha ideológica por desvirtuar nuestra conducta, es solo resultado del odio y el miedo que profesa la oligarquía a los intereses populares que representamos y su plena conciencia de que las FARC-EP somos la verdadera alternativa revolucionaria.
Captaba con claridad que la ofensiva no sólo era de orden sicológico. La traición a la patria del Presidente Uribe al permitir la instalación en el país de 7 bases norteamericanas, implicaba a su vez una amenaza material para nosotros:

Con tal decisión entramos en otra etapa de enfrentamientos abiertos con el imperio más poderoso de la historia de la humanidad, que en su ajedrez político, nos ubica como un objetivo de primer orden, lo que nos exige mayor combatividad y eficacia militar, audacia política para no dejarnos aislar, firmeza granítica en los principios, así como también el esfuerzo sistemático por elevar la responsabilidad de todos los guerrilleros farianos en cada uno nuestros actos cotidianos.

Quedaba claro que el imperio asumía directamente las operaciones contra nosotros. Pero eso en ningún momento debía amilanarnos:

Duro el periodo que se nos avecina con los gringos en la mitad de las distintas áreas. Van a modificarse muchas cosas, rutinas y algunos planes, ¿cierto? Leyendo con atención, son numerosos los artículos donde se analiza la estrategia gringa y su particular interés en combatir a las FARC. Algún oficial gringo insinúa que nos van a coger de ensayo, para continuar su análisis sobre las guerras irregulares, pues están conformando una gran fuerza para este tipo de confrontaciones, dado que según algunos, poco a poco se van descartando posibilidades de nuevas guerras entre fuerzas regulares. ¿Qué tal la suerte que nos tocó?

En mensaje de septiembre de 2009, describiendo los movimientos de la tropa en el área circundante a su ubicación general, había puesto de presente:

Están instalando nuevas bases por todas estas tierras y creando lo que llaman Comandos Específicos, embriones de futuras divisiones. Lanzando operativos amplios y sostenidos sobre cada uno de los cañones que tienen las dos cordilleras. Barriendo y permaneciendo en cada área… Disputándonos metro a metro, caño por caño, finca por finca, familia por familia, persona por persona. Como lo están haciendo en todo el país. Todos los recursos al servicio de una sola meta. La estrategia total para la guerra total.

La arremetida comprendía todos los escenarios, pero en cada uno de ellos había que librar la lucha más decidida. Veamos su comentario de octubre de 2009 en torno a la fanfarronada uribista de amenazarnos con la Corte Penal Internacional:

El próximo 1 de noviembre serán integralmente vigentes para Colombia, los protocolos de la llamada Corte Penal Internacional. Es importante que realicemos un intercambio al respecto, no solo para conocer mejor de sus alcances, sino ante todo, para acordar acciones concretas contra los responsables de la violencia que azota al país de muchos años atrás. La oligarquía colombiana se solaza amenazante contra las FARC y es nuestro deber precisar acusaciones que, como en el caso de Pinochet, pongan contra la pared a todos los asesinos que hacen parte del establecimiento colombiano.

Lo importante era permanecer siempre alertas:
La enorme cantidad de información que maneja el Estado sobre las FARC le ha posibilitado afinar diferentes aristas en sus ofensivas, que nos continúan afectando y frente a las que no podemos bajar la guardia. Las novias civiles, los peligros que acarrea una relación estrecha con la familia, el liberalismo, el machismo, la indisciplina, el acomodamiento de algunos, las dificultades para un control permanente de los planes y los cuadros, incluso el hecho que las nuevas generaciones de guerrilleros no vivieron la existencia del campo socialista, de la guerra fría, de los primeros años de la revolución cubana, etc., todo ello exige la intensificación de nuestro trabajo ideológico, privilegiando la lectura diaria de nuestros documentos enriquecida a partir de la lucha cotidiana que desarrollamos. Y reclama también con mucha fuerza, la preparación de más camaradas en las tareas de organización y conducción política de la lucha de masas, que es donde hoy se está dando buena parte de la confrontación.

Cuando Pablo volvió a reencontrarse con el camarada Alfonso padecía de la inmovilidad permanente de tres de los dedos de su mano derecha. El hueso le había soldado, pero sin la correcta atención médica, imposible de tener en las circunstancias en que se hallaba la zona, la curación se había cumplido en falso. En adelante esa sería una preocupación permanente del camarada Alfonso, pese a que Pablo procuraba continuar con su actividad normal, cumpliendo contra toda adversidad las tareas encomendadas.
Los medios de comunicación ya hablaban de modo abierto acerca de la presencia del camarada Alfonso en el páramo de Las Hermosas y la presión militar se acentuaba. Desde Chaparral revisaban uno a uno cada cañón, en una aproximación incesante. El camarada Alfonso advertía a las unidades de su guardia: hay que estar atentos a cualquier situación porque puede sonar plomo cerca y nos toca enfrentarlos.
Un gran concentración de tropas comenzó a producirse en Planadas. La noticia sobre la muerte del general Fernando Joya Duarte en un accidente aéreo saliendo de Chaparral a Planadas, ponía de presente el inmenso operativo que comenzaba a desencadenarse contra la parte alta de la región de Marquetalia. Así lo vio con claridad el camarada Alfonso y por eso comentó al Secretariado:
Con la muerte del general Joya, son dos los jefes de unidades del ejército en el sur del Tolima, que fracasan en estos últimos tiempos, al precipitarse a tierra sus helicópteros seguramente averiados por el permanente hostigamiento guerrillero o fatigados por el intenso trajín a que los vienen sometiendo.
El hecho publicitó la activación de la Nueva Fuerza de Tarea del Sur del Tolima a la que Uribe le definió objetivos y tiempos, en el marco de la fascista Seguridad Democrática y de su salida de la Casa de Nariño. Este hecho nos explica la presencia de los generales Padilla de León y Oscar González, antes de ayer, en Planadas y Santiago Pérez, el incremento sostenido de tropas, operativos y sobrevuelos de gran variedad de aeronaves de guerra por toda la región.
Esta presión, la misma que se ejerce en todas las áreas del país donde luchan las FARC-EP, se ha escalado en los últimos días de la presidencia de Uribe como consecuencia del desespero oficial por el fracaso de su estrategia fascista, los evidentes desastres socio-políticos del gobierno y la progresiva pérdida del respaldo de muchos de sus áulicos.

 

0 comentarios:

Publicar un comentario