Video

miércoles, 14 de enero de 2015

El nuevo año y las esperanzas de paz

Ha comenzado un año nuevo; para el imaginario mundial es sinónimo de renovación, de esperanza, de proyectos, de metas.

Por Juana Azurduy

Guerrillera de las FARC-EP

Nuestra organización no es la excepción. La ratificada intención de una salida política al conflicto político, social y armado que impera en Colombia desde hace más de 50 años, y que se materializa en la Mesa de Diálogos de La Habana, es, en gran medida, la condensación del sueño de paz con justicia social que motiva la lucha fariana.

Ya desde finales del año anterior, la decisión de un cese unilateral de fuegos y hostilidades de las FARC-EP, dibuja la posibilidad de eliminar la violencia como forma de hacer política en nuestro país, y la creación de un espacio político óptimo para el desarrollo del proceso de paz.

Sin embargo, la convicción de que los problemas que originan la lucha del pueblo colombiano solo tendrán fin con el derrumbe de las bases de un sistema económico-social decadente, como el sistema capitalista, permanece vigente.

La agudización de las situaciones de pobreza, marginalidad, desempleo, insalubridad, déficit educacional, privatización de los recursos y los bienes sociales, cultura paramilitar, narcotráfico, terrorismo de Estado, injerencia de las potencias como EEUU, desigualdad en el campo, decadencia de la soberanía alimentaria, entre otras, contradice las intenciones propagandísticas de paz del gobierno de Juan Manuel Santos.

Nuestro deber como organización, pero sobre todo como pueblo, es no permitir el avance de las maquinarias devastadoras del capitalismo, ya sea en las trincheras, o en la agitación social, con las plenas garantías de participación política que deben existir en una democracia real.

Es justamente nuestro compromiso con ese sueño emancipador, lo que hace que el 2015 que comienza sea un año para la paz, para la organización de los movimientos sociales y políticos, para la articulación de propuestas de cambio, para la construcción de un país donde todos y todas podamos sentirnos parte.

Montañas de Colombia, 11 de enero de 2015.

0 comentarios:

Publicar un comentario