Video

lunes, 5 de enero de 2015

"FFAA deben dejar de lado Doctrina de la Seguridad Nacional": Romaña

«El cese al fuego bilateral en estos momentos, según el nivel de las conversaciones, es una necesidad y un deber de las partes»

Romaña, señalado de "cerebro de secuestros y acciones terroristas", catalogado de ser "de la línea dura de las FARC-EP" por los medios oficiales, ahora integrante de la Delegación de Paz en La Habana, haciendo parte de la conocida como subcomisión técnica, nos cuenta hoy su visión sobre el conflicto y las posibilidades de hacer la paz.

La realidad nos muestra a un colombiano de extracción campesina, quien en los inicios de los '80 se hizo guerrillero fariano. Él, como muchos de sus compañeros, ha padecido la persecución y el asesinato de familiares a manos del paramilitarismo oficial. Al menos una veintena de parientes suyos han muertos y claro, en tanto tiempo de lucha ha enfrentado las difíciles situaciones de la guerra. Hoy por hoy, a pesar de las maledicencias del establecimiento y su gran prensa, es un destacado dirigente político-militar.


1. ¿Qué lo llevó a ser guerrillero?

Es un proceso largo de lucha desde mi juventud en los Pioneros y luego en las filas de la Juventud Comunista, donde me correspondió cumplir varias tareas, como líder en las movilizaciones de campesinos y para enfrentar la violencia en el Alto Ariari. A partir de ahí fui adquiriendo el compromiso de lucha en el que siempre ha estado presente una actitud de resistencia al terrorismo de Estado, a sus asesinatos, a sus masacres, a sus acciones de despojo contra el pueblo.

2. Cuéntenos sobre un hecho que haya marcado su vida...

En esta larga lucha son muchos, pero indudablemente la muerte del camarada Jorge Briceño, asesinado por el régimen que cobardemente lanzó 60 toneladas de explosivo, fue un hecho impactante y doloroso.

3. Usted está en la subcomisión técnica; ¿qué hacen ahí, cómo trabajan y para qué?

El EMC ha delegado a un grupo grande de cuadros, conocedores del territorio nacional y de la realidad de la guerra, experimentados, para integrar dicha comisión en la que las tareas que cumplimos requieren estudio permanente de los hechos políticos y militares que ocurren día a día para buscar alternativas prácticas que puedan conducir al cese de fuegos y a la dejación de armas como aspectos de mutuo compromiso para las partes. La insurgencia y el Estado tendrían que sacar de la política el uso de las armas y particularmente las Fuerzas Armadas tendrían que retomar su rol constitucional de defender las fronteras dejando de lado la Doctrina de la Seguridad Nacional y la concepción del enemigo interno.

En esto trabajamos colectiva e individualmente para luego recoger las opiniones del conjunto de camaradas y llegar a conclusiones que beneficien al pueblo. La idea es que podamos concretar un armisticio y dentro de él una larga tregua que permita la implementación del Acuerdo Final.

4. ¿Por qué insisten las FARC-EP en el cese al fuego bilateral? ¿Serviría para algo? ¿Es viable?

El cese al fuego bilateral en estos momentos, según el nivel de las conversaciones, es una necesidad y un deber de las partes. Concretarlo permitiría aliviar los dolores de la guerra y generaría el mejor ambiente para avanzar. En eso no debería haber mezquindad, porque si estamos hablando de paz deberíamos empezar por algo importante que a la población le merme la tensión, la zozobra y le dé convencimiento. Un cese al fuego, como diría nuestro inolvidable Comandante Jacobo Arenas, sería un enorme paso para que algún día podamos alcanzar la paz con justicia social y podamos abrazarnos, reír y dejar atrás los rencores de la confrontación. Yo tengo certeza de que esto es viable si el gobierno tiene voluntad política y los grandes medios que instigan la guerra contribuyen a alentar la reconciliación.

0 comentarios:

Publicar un comentario