Video

jueves, 15 de enero de 2015

Lo incabal de la Cabal


Por: Alejandro

Célula Marquetalia, Sumapaz

Diciembre de 2014.

 

La representante a la cámara, confinada en una jaula de odio recalcitrante por la pacificación del país, profiere pleonásticamente descalificadores mensajes.


Nuevamente la congresista ultra-uribista nos sorprende y asalta negativamente con sus instituidos y ruines comentarios, que nos conducen a reflexionar, acerca de que no es de un centro poco democrático-por no decir nada-, sino que opuestamente es de una extrema derecha, desde donde afloran como por arte de mafia, siniestros personajes dispuestos para desempeñar dudosos roles decretados por sus "consortes" y mesías políticos, quienes los incitan a que de manera pleonástica, a falta de ideas propias, adopten y lancen declaraciones descontextualizadas que apuntan homicidamente al corazón del proceso de paz, encarnado en los diálogos adelantados en la Habana, que al final son manifestaciones execrables que se transmutan en acciones que transitan en contravía al derecho y anhelo que tenemos los colombianos de convivir en un territorio allanado de sosiego, bonanza, prosperidad, dentro de un marco de civilidad y racionalidad.


"Entre esta gama de figuras", se hace acreedora de particular mención, la representante de la ultraderecha a la cámara por Bogotá, la politóloga María Fernanda "Cabal", tristemente ilustre por haber destinado su desde ahora previsibles fugaz carrera política, a difundir misivas, acudiendo a peyorativos y desafortunados trinos que automáticamente la tipifican como la implacable opositora mezquina hasta del más leve avisoramiento de hechos pacificadores, pero además, como la adicta secuas cancerbera del uribismo, opiniones impositivas e irresponsables las cuales profiere ensalzada y presumida por la investidura de congresista que la acredita para legislar -lo que parece ignorar -, más no para satanizar procesos altruistas y filantrópicos encaminaos a consolidar el sueño Bolivariano predicador de que "Una América mejor es posible".


La incabal dignataria en su demencial obsesión, no escatima oportunidad ni coyuntura para acreditar su condición de fascista, flameando su viperina lengua detonante de aguzados improperios desgarradores de carnitas, huesitos, honor y decoro, de individuos y celebridades sobresalientes e ilustres, quienes en virtud de su intelectualidad, de sus idearios, de sus luchas y sacrificios han disentido y discrepan de los sistemas antidemocráticos, excluyentes, violentos, con la consecuencia que bajo la óptica de un horda de politiqueros, son estigmatizados como los satanes que objetan sus vejámenes y que se contraponen a la codicia de perpetuarse ostentando el demonio del poder.


El primer acto doloso con el que el engendro "del Centro Democrático" da inicio al recorrido por el sendero de la ignominia, lo comete cuando adoptando una pose e estupidez e hipocresía, envía al infierno, - en donde ella ocuparía una privilegiada curul-, a nuestro genio de las letra y premio nobel de literatura, Gabriel José García Márquez, junto a con quien fue considerado uno de los personajes del siglo XX, el comandante Fidel Alejandro Castro Ruz, gestor de la revolución cubana, y lo hizo con el fallido anhelo de arrebatarles su gloria, fallido puesto que solo quedo en un cuento peregrino relatado a mala hora, que la posesiono como la representante en su laberinto y quien debe aprender cómo se cuenta un cuento. Recordemos lo que sentencio: "-pronto estarán juntos en el inferno". ¡Que bárbara!


El segundo traspiés en el trasegar de su escabroso camino, lo propicio con un insultante trino, en el que publico una fotografía en la cual Ángela María Trujillo quien viajó a cuba como una de las representantes de las víctima del conflicto, supuestamente saludaba a un guerrillero de las FARC-EP, quien resulto ser Jaime Avendaño, un miembro negociador del gobierno, imagen ésta a la que la "honorable" catalogó como "síndrome de Estocolmo", impulsada por su oscurantista "síndrome de grandeza", sometiendo a Ángela a un matoneo configurado al calificarla de narcoguerrillera, revictimizándola y de esta manera aflorando su animadversión y fobia hacia las víctimas, hecho que le acarreo una denuncia ante la fiscalía general de la nación por injuria, calumnia, actos de discriminación y hostigamiento agravado.


Ahora y como si fuera poco, la tapa. En un hecho o mejor en un atrevimiento Dantesco, saturado de sadismo y morbo, sirviéndose nuevamente de su cuenta de twiter y de forma amarillista,  revela la fotografía de una niña víctima de los enfrentamientos que confrontan a las FARC-EP con las fuerzas militares del Estado, con la única e intransferible pretensión de empañar el anuncio de la tregua unilateral indefinida decretada por ésta guerrilla, una demostración categórica de voluntad de paz. En esta oportunidad con su trino,  procuró que el pueblo colombiano percibiera ésta época caracterizada por la unión y armonía de la familia colombiana como una "navidad sangrienta", ¡sangre!, líquido que al parecer es el que calma la voraz sed de su secta hematófaga. En  ésta escena, en su afán por recuperar reconocimiento e imagen la legisladora funge como una especie de Heródes criolla al empuñar como bandera política el sacrificio de la niñez,  violando inhumanamente la ley 1028 de 2006, que regla El Código de la Infancia y la Adolescencia. Otro salto al vacío; ¿el ultimo? No lo creo.


En razón de lo anterior urge hacer inevitables preguntas a la ya cuestionada parlamentaria. En primer término, ¿por qué no ausenta su marcado sesgo que la identifica al querer demostrar su tan mentado "dolor de patria" y se imparcializa, publicando mediante su herramienta twitera, acontecimientos tan repudiables que duermen en la impunidad como si fueran políticas de Estado, relacionados con masacres, violaciones y asesinatos de niños (as), perpetrados por el Ejército Nacional, muchos de ellos en contubernio con los terroristas del narcoparamilitarismo? ¿Esos no le producen pésame?, por ejemplo ¿por qué no visibiliza la masacre de Mapiripán Meta ocurrida entre el 15 al 20 de julio de 1997, ejecutada por paramilitares con el apoyo de la Brigada Móvil 2 del ejercito al mando del general Jaime Uscatagui, en donde asesinaron a un número no determinado de campesinos entre Ellos varios menores? Qué manera de celebrar nuestra independencia. ¿No debería sacar a la luz pública la fotografía de los tres niños violados y asesinados el 14 de octubre de 2010 en Arauca, por parte de integrantes de la Décimo Octava Brigada del Ejército Colombiano? ¿Su twiter no le remite despropósitos tales como la masacre de Puerto Rico Antioquia del 15 de agosto de 2000, en la que efectivos de la IV Brigada del Ejército asesinaron a 13 niños(as)?


Señora cabal: ¿estas atrocidades entre muchas otras no la confungen? ¿No le producen "dolor de patria"?, o tal vez ¿tiene temor de salpicar a señalados narco-parapolíticos tan cercanos a usted, como por dar mención a su esposo y presidente de FEDEGAN José Félix Lauforie?.


Por favor María Fernanda; actúe con juicio, eso no es cabal, eso es furibismo.

0 comentarios:

Publicar un comentario