Video

lunes, 23 de febrero de 2015

Acuerdo por lo Superior 2034:

Acuerdo por lo Superior 2034:

Adaptación de la educación superior a las necesidades de la élite colombiana

Por: Violeta
Partido Comunista Clandestino Colombiano 
Célula Camarada Zeplin
Bloque Occidental Comandante Alfonso Cano

Una vez más la elite colombiana le miente al país, mientras se sienta en la mesa de diálogos de La Habana, Cuba a hablar de paz, desarrolla leyes y políticas contrarias a este propósito. La presentación ante la sociedad de la Política Pública denominada "Acuerdo por lo Superior 2034", deja entrever las pretensiones del gobierno nacional en cabeza de Juan Manuel Santos, de adaptar los contenidos curriculares y las Instituciones de Educación Superior bajo una serie de preceptos emanados de organismos multilaterales, que ubican el papel de nuestro país en el plano internacional, como un mero exportador de materias primas, ignorando la necesidad de fortalecimiento de la investigación, las artes, la cultura, las ciencias sociales y humanas. De esta manera buscan adaptar la educación superior a las necesidades de los sectores empresariales trasnacionales, y los estándares establecidos por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo-OCDE, así como el Banco Mundial. 

Presentan este documento como la propuesta para "la excelencia de la educación superior en Colombia en el escenario de la paz" , cuando su contenido evidencia que se pretende educar para la guerra, fomentar la competencia entre las IES por recursos estatales, entre los estudiantes por acceso a las universidades y cargar a las familias con la responsabilidad estatal de garantizar y financiar la educación. La Política pública fue desarrollada por el Consejo Nacional de Educación Superior, órgano asesor del Ministerio de Educación Nacional compuesto de manera mayoritaria por representantes del gobierno nacional, quienes fueron los que finalmente tomaron la decisión frente al contenido del texto final . Este escenario fue caracterizado por los estudiantes como profundamente antidemocrático, puesto que su composición es mayoritariamente personas adscritas a la filial del gobierno, ya que los mismos rectores de las universidades públicas, se eligen de acuerdo a la afinidad con el mismo.

El Gobierno colombiano en un acto astuto, se aparta tácticamente del desarrollo de una Ley para reformar la educación superior, y desarrolló una Política Pública, la cual contiene un marco general con una serie de lineamientos a implementar, en este  caso 136. La Política Pública denominada Acuerdo por lo Superior 2034 pretende transformar la educación superior proyectándola de acuerdo a los objetivos definidos por el gobierno y su organismo asesor el CESU. Esta transformación da cuenta de una implementación a cuenta gota, que comenzó el año pasado con la aprobación a pupitrazo de la Ley de Inspección y Vigilancia para las IES, que no es otra medida que un completo atentado contra la capacidad de las comunidades académicas y universitarias de autodefinirse, y autogobernarse, pues se crean una serie de mecanismos que le generan facultades extras y excesivas al Ministerio de Educación Nacional para intervenir los órganos de dirección de las universidades, bajo la excusa de defender la calidad de la educación de los estudiantes amañan y obligan a las IES a seguir al pie de la letra las orientaciones del MEN o de lo contrario, se intervendrían estas.  

Rechazamos la forma y el contenido en el que se le presenta al país la Ley de Inspección y Vigilancia, primera medida implementada del Acuerdo por lo Superior 2034, la cual se presenta como la solución ante el problema de calidad de las IES, cuando ha sido precisamente las élites colombianas y sus sucesivos gobiernos, quienes han promovido el fortalecimiento del mercado de la educación superior, y por ende la concepción de mercancía sobre lo que para el pueblo colombiano es un derecho, La Educación. Hoy en día de las instituciones que existen solo se oferta el 33% de los cupos, y de estas 72% son IES privadas, la mayoría de pacotilla. Pues no existen garantías estatales para que nuestros jóvenes tengan la posibilidad de acceder a una institución digna, con garantías financieras, académicas e investigativas para desde diferentes disciplinas del conocimiento aportar a la solución de las problemáticas del país. Para este año pretenden implementar una superintendencia para la educación superior, la cual hemos evidenciado ha sido un total fracaso en otros sectores como la salud y profundiza la concepción de mercancía sobre nuestro derecho fundamental.

Es por ello que el rechazo ha sido generalizado por los estudiantes que luchan por una educación para construir un país diferente, una educación que permita superar las oprobiosas condiciones históricas que han obligado al pueblo colombiano a asumir la guerra, como una forma de lucha por una Nueva Colombia, donde los anhelos de las mayorías sean escuchados y respaldados, se ha expresado y se expresara de diversas maneras.  

De igual forma señalamos y denunciamos que el gobierno de Juan Manuel Santos ha presentado la política pública Acuerdo por lo Superior 2034 como varios aspectos que constituyen una falacia:

1. Se presenta como un consenso en su construcción y elaboración "Construida con los aportes de todos los sectores sociales" dice en su portada, cuando en realidad se desarrolló en un escenario profundamente anti democrático, y en los famosos Diálogos Regionales no fueron invitados los representantes estudiantiles de destacadas universidades, ni voceros de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil que fue el órgano aglutinador de las protestas en el año 2011. Se ubicaron mesas mediante una técnica que se encargaba de analizar las palabras que más se repetían en los foros virtuales y demás, y de esta manera consideran justa la participación de sectores sociales. En ese sentido se ignoraron por completo los avances del movimiento estudiantil, en cuanto a la concepción de derecho sobre la educación y desmonte del cobro, que permitiría un redireccionamiento de la política de Estado hacia la gratuidad.

2. Se presenta como la propuesta de política pública para la excelencia de la educación en el escenario de un país en paz: sin embargo, fomentan la educación técnica y tecnológica, la cual si bien es importante, no será el factor determinante para que en nuestro país los jóvenes investiguen y desarrollen ciencia y tecnología, para ello necesitamos reorientar el quehacer de las IES.
 
3. Profundizan en la concepción de mercancía sobre la educación, se menciona una sola vez en la exposición de motivos como derecho, a lo largo de todo el documento se menciona como mercancía.

4. La Financiación: los 136 lineamientos que se establecen ninguno va orientado a superar la condición de déficit que atraviesan las Universidades Públicas y por el contrario propone, que sean las familias quienes deban cargar con el peso de la crisis mediante la siguiente distribución que se presentó en una exposición del MEN: 43% Familias, 30% sector público y 27% sector privado.

Es por ello que desde todas las Universidades, centros que deben albergar el pensamiento crítico se alzaran las voces en señal de protesta, es necesario organizarse para combatir este modelo que se propone, con el firme propósito de continuar con la dominación sobre las mentes de los colombianos, y la exclusión como política de Estado. 

Se precisa entonces una Nueva escuela, para una Nueva Colombia, una que supere la dominación que se ha impuesto sobre las mentes, y que busque la emancipación de los seres humanos encaminada a la construcción de una patria solidaria, democrática, con sujetos críticos y participativos. 

¡¡Para la Nueva Colombia, un Nuevo Modelo de Educación

0 comentarios:

Publicar un comentario