Video

martes, 31 de marzo de 2015

No es un caso aislado, es la doctrina.

doctrina-de-la-seguridad-nacional.jpg 

Por Milena Reyes
Delegación de paz de las FARC-EP.

Cuando un ciudadano  toma las armas es porque no reconoce el régimen que lo gobierna o porque su patria ha sido ocupada por otro país. En el caso de los guerrilleros y guerrilleras de las FARC-EP, hacemos uso del derecho a la rebelión armada como única alternativa para defender la vida, la tierra y nuestros derechos políticos. Nos basamos en los principios marxistas–leninistas y la ética revolucionaria que nos obliga a mantener un comportamiento fundamentado en altos valores humanistas, no solo para el trato entre guerrilleros, o entre nosotros y el pueblo, ese comportamiento nos obliga aún frente a nuestros adversarios.

Por eso, nos llamó la atención un video que circuló por las redes sociales, donde se ve el entrenamiento impartido a un grupo de jóvenes infantes de marina. Las imágenes muestran  cómo dicho entrenamiento, además de ser un verdadero atentado contra la integridad física y psicológica de los jóvenes militares, lo que busca es adoctrinarlos y prepararlos para que asuman determinados comportamientos y reacciones. Ver Video

Viendo esa las imágenes se explica fácilmente por qué se ha llegado a situaciones que involucran las Fuerzas Armadas en casos como los mal llamados falsos positivos; masacres, desplazamientos forzados, asesinatos de dirigentes políticos de izquierda, violación de Derechos Humanos y operaciones conjuntas con paramilitares.

Refiriéndose al hecho, el Comandante de la Armada, Almirante Hernando Wills, lo condenó y anunció que los suboficiales responsables del mismo fueron retirados del servicio por este caso. Sin embargo, no se trata solo de retirar los responsables inmediatos, pues es claro que este no es un caso aislado; detrás de estos métodos de entrenamiento, lo que aparece es la Doctrina de Seguridad Nacional, que convierte los militares en enemigos de su propio pueblo al enseñar que todo aquel que luche por cambios en la sociedad debe ser visto como enemigo interno y de allí la necesidad de recurrir a esos métodos de entrenamiento que buscan  llenar de odio  y resentimiento los jóvenes militares.

Es por esto que los militares miran a los guerrilleros y guerrilleras con rabia, con  rencor;  porque desde el momento en que son reclutados a la fuerza, se les adoctrina con un pensamiento que nada tiene que ver con el comportamiento de un verdadero  soldado de la patria.

Sin embargo, cuando un soldado cae prisionero aclara sus dudas y pierde el miedo y cambia sus pensamientos hacia los guerrilleros y guerrilleras; en esos momentos el soldado se da cuenta que los insurgentes somos hombres y mujeres que defendemos una causa justa, que se corresponde con las realidades que vive día a día; tal como ocurrió con los dos militares capturados en combate en el departamento de Arauca: Jonathan Andrés Días y Paulo Cesar Rivera quienes luego de ser liberados, fueron obligados a desmentir ante los medios de comunicación, lo que habían expresado horas antes a cerca de su experiencia de convivir unos días con la insurgencia. Ver Video

Ahora que nos encontramos  en La Habana, Cuba,  adelantando puntos cruciales como el cese al fuego y dejación de las armas, analizando propuestas entre militares y guerrilleros, que hemos tenido la oportunidad de vernos  las caras y estrechar las manos es el momento de acabar con los odios y las rencillas que nos han inculcado para atarnos durante años a una guerra que no merecemos. Es por esto que hay que tratar de encontrar entre todos solución a los problemas que nos agobian, para así dejar a las futuras generaciones la paz que todos soñamos. Paz con Justicia Social y Soberanía.

0 comentarios:

Publicar un comentario