Video

sábado, 4 de abril de 2015

En dónde están los desaparecidos???

Por: Ramiro Pardo.
Militante PCCC. 

Hay capítulos de la guerra e historias que quizá jamás se conozcan. Víctimas que quedarán en el olvido y ni siquiera figuraran en las estadísticas. La mayoría de estas, campesinos humildes abandonados a su suerte e ignorados por el Estado. Los medios con su estrategia de manipulación informativa amplificaron el impacto de las retenciones económicas de la insurgencia, pero ignoraron por completo el capítulo de la desaparición forzada perpetrada por paramilitares y agentes del Estado. 

Muchas historias se entrecruzan y le permiten a las personas como yo, hacerse una imagen cercana a la realidad, a partir de vivencias y contacto con los protagonistas de la tragedia colombiana. Más que libros, lo único que se requiere para entender el mundo, el país y el conflicto, es adentrarse y en las comunidades de cientos de pueblitos y caseríos de la Colombia ignorada.

Mi madre, maestra de escuela en los años 80, fue educadora de medio centenar de niños de la época, en una vereda de un municipio del nor-occidente de Cundinamarca. Provenientes de familias humildes, su máxima posibilidad de crecimiento personal, era aprender el oficio de hacer panela y recoger café. A horas de camino a lomo de mula, y sin luz eléctrica, LUIS, alumno de mi madre, creció como hombre campesino, cortando caña y recogiendo café, sin posibilidad de continuar estudiando. 

En los años 90' las FARC-EP emprendieron un amplio trabajo en la región, pero los paramilitares y el ejército no tardaron en desplegar acciones represivas, haciendo objeto de las mismas, a los habitantes de pueblos como LA PALMA, LA PEÑA, UTICA y CAPARRAPI, entre otros. LUIS, al igual que muchas otras personas de la zona, apoyaron a la insurgencia, y su "gran delito" fue brindarles unos cuantos racimos de plátano y algunas matas de yuca.

La llamada operación "Libertad Uno" que ante los medios se presentó como un "quirúrgico y bien logrado triunfo" de las Fuerzas Militares en Cundinamarca, ocultó una realidad que hasta la fecha permanece archivada en el silencio. Fue así como para lograr la muerte de camaradas como Marco Aurelio Buendía, el ejército colombiano, en conjunto con las fuerzas paramilitares provenientes del magdalena medio, desplegaron la más violenta represión, dejando a su paso cientos de muertos, desplazados, fincas y casas quemadas y mujeres violentadas. Masacres enteras que no se han documentado, pero que la gente de la región refiere con claridad al relatar que en dicha época, a diario de las veredas bajaban muertos que contabilizados sumarían más de 2000. 

El cacareado triunfo del ejército, sólo fue el punto de culminación de todo un proceso de destierro, despojo y muerte, en la cual los generales MARTIN ORLANDO CARREÑO y REYNALDO CASTELLANOS, tuvieron el pleno apoyo de LUIS CIFUENTES "EL AGUILA", para consolidar esta parte del departamento bajo el dominio paramilitar. 

Sobra decir que dentro de los muertos desconocidos, ignorados, archivados, de esos que no aparecen en las estadísticas, está LUIS. Ese muchacho campesino que sin más posibilidades que cortar caña, cayó bajo las balas del ejército, habiendo sido acribillado en su propia vivienda, en total estado de indefensión, delante de sus hijos y su compañera. Para él no existió el debido proceso, ni las mínimas garantías de humanidad. Dar de comer o regalarle a la guerrilla un racimo de plátano, fue la "criminosa" acción que lo definió para el ejército como insurgente, y motivo suficiente para terminar con su vida. Ahora hace parte del olvido, de ese que los medios voluntariamente abonan con el silencio, en donde los desaparecidos humildes como LUIS, ni siquiera tienen derecho a la memoria. 

Quizá algún día en alguna parte se encuentren sus restos, como los de cientos de compatriotas que con sus huesos dejan abierta una parte de la historia que ha de escribirse, para esclarecer la verdad que demanda la sociedad colombiana cuando se habla de paz y reconciliación. Para esclarecer la verdad, esa que los poderosos quieren ocultar porque los involucra directamente como responsables de las catástrofes vividas por el pueblo colombiano, es que hemos jurado vencer y venceremos!!!!        

0 comentarios:

Publicar un comentario