Video

lunes, 13 de abril de 2015

Gracias Eduardo, por todo

Las FARC-EP recibimos con enorme y sincero dolor la noticia de la muerte de Eduardo Galeano, revolucionario, escritor e intelectual de talla nuestramericana y universal.

La partida a la inmortalidad del pensador latinoamericano por excelencia, referente fundamental de los pueblos del mundo en la búsqueda de la utopía justiciera, adquiere las dimensiones de tragedia y movería a las lágrimas, si no fuera por la forma en que nos colma de alientos su invaluable aporte a la causa de la dignidad de los invisibles y marginados del planeta entero. Pensar en su genio creador significa perseverar en su sueño, que es el nuestro y el de todos los seres humanos que entienden de fraternidad y solidaridad con independencia de las fronteras.

Nadie en nuestro continente que haya leído Las venas abiertas de América Latina, podría seguir viviendo en paz con su consciencia, sin trabajar de algún modo por la reivindicación de los indígenas, las negritudes y las masas empobrecidas de este llamado Nuevo Mundo. Galeano fue odiado por todos los poderes del capital, al igual que  por las mentes miserables de quienes les sirven con abyección por un puñado de monedas.  Pero fue aplaudido, admirado y amado por los humildes de todo el orbe que sufren sin clemencia las consecuencias de su avaricia.

Bastaba con leer las páginas de cualquiera de sus innumerables obras, o atender la sabia lógica de sus palabras cargadas de ironía, para entender de qué lado se hallaba su brillante inteligencia. En un orden mundial construido para beneficio exclusivo de los saqueadores, explotadores y violentos, su valeroso testimonio sobre la verdadera realidad soportada por las desprotegidas mayorías de la humanidad, puso al orden del día la urgencia de poner ese orden patas arriba, mediante la más grande y generosa movilización de los pueblos en contra del capital que los desangra. Eso sólo basta para ubicarlo entre las mentes más lúcidas de la historia.

Galeano, que jamás promovió el odio, no desperdició instante para descarnar la vileza de los amos, los latifundistas, los señores feudales, los empresarios, los banqueros, los gobernantes, los políticos, los imperios, los curas y profetas de todo orden, definidos como honorables y respetables por la historiografía oficial. Ni para revelar la bondad y la pureza refugiadas en el corazón de los esclavos, los siervos, los campesinos, los obreros, los deudores perseguidos, los reprimidos, las masas invisibles, los pueblos sojuzgados, los fieles engañados por la fe. Ninguna actitud más justa que estudiar con detenimiento sus libros, seguir con cuidadosa dedicación sus videos, imitar su actitud comprometida, difundir sin descanso su pensamiento.

Lo recordamos con cariño en los tiempos del derrumbe del socialismo soviético, cuando los ideólogos imperialistas y burgueses proclamaron el fin de la historia y la apoteosis del mercado, replicados universalmente por los grandes medios. Entonces publicó su nota dibujando la ficción de un niño perdido, en la que respondió al discurso globalizador con un verdadero canto a la persistencia y la  lucha. Gracias Eduardo por pensar así, por ayudarnos así, por alimentar de ese modo la esperanza de la especie humana.

SECRETARIADO DEL ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP
Montañas de Colombia, 13 de abril de 2015

0 comentarios:

Publicar un comentario