Video

miércoles, 29 de abril de 2015

Neoliberalismo y deterioro social desde la individualización



Célula Ho Chi Minh , PCCC.

El neoliberalismo o liberalismo clásico, con su origen en la ambigüedad del liberalismo describe los principios ideológicos del partidismo occidental que lleva a cabo una perspectiva de dominio incluido en los mecanismos regidores del funcionamiento de la economía; el liberalismo clásico se plantea en la libertad individual y la búsqueda de objetivos privados, llevado a cabo a través del intervencionismo social partiendo del uso mayoritario del mercado.

El desarrollo del neoliberalismo plantea al individuo en la fase superior de regimiento económico que no da espacio al reconocimiento de la colectivización, imponiendo el mercado, a través de la idea del intercambio sacrificado de bienes y servicios como satisfacción usual de los requerimientos de cada individuo para dar paso al mercado internacional, hablando de un supuesto triunfo garantizado desde la falsedad de la democracia liberal capitalista, que solo plantea la derrota del marxismo.

Esta política regida por un sistema capitalista lleva a reproducir la desigualdad socioeconómica que tradicionalmente se ha ido imponiendo desde unos modos de producción que solo abarcan riqueza para la clase explotadora, esta crisis por ende se acrecienta dado que el neoliberalismo al oponerse a políticas públicas que garanticen el total cubrimiento de manera redistributiva por parte del Estado impone e imprime en cada individuo la necesidad de introducirse en los criterios económicos que estandarizan el mercado como el único poseedor de características para asignar, por medio de individualidades que controlen, los recursos a los diversos actores sociales en los niveles de ingreso que están acordes a la globalización del deterioro del hombre como poseedor de la fuerza de trabajo.Se abarca entonces una individualización recogida en la revisión del Estado donde el bienestar está dado por el fomento de la mercantilización de sujetos, reconociendo destrezas, conocimientos y habilidades psicológicas necesarias para mantener competitivamente y al servicio trasnacional las disposiciones de trabajo, invisibilizando las condiciones sociales y materiales que en realidad enfrentan los individuos.

Esta imposición empuja la sociedad a ser guiada por una cultura que radicalmente omite la necesidad de una comunidad participativa, para darle relevancia a la ambición donde los sujetos están a la par de una globalización mercantilista regida por la posesión, acumulación y el consumo que sustituyen las expresiones y contextos territoriales; el neoliberalismo induce entonces a esta crisis al encaminar hacia la desaparición del bien común como centro del desarrollo político y económico, la búsqueda del bien es reemplazada por la búsqueda del equilibrio basado en las fuerzas globales del mercado.

En América Latina no mucho después de  que se empieza aplicar el modelo neoliberal, ya se encontraban consecuencias desastrosas imponiendo mayor pobreza ya que se concentra la riqueza en unas cuantas manos adineradas, el estancamiento de la economía para garantizar la dependencia del capital financiero trasnacional en base a las privatizaciones. El estado empieza a desarrollar de manera notoria el abandono a las políticas sociales para llevar a cabo una desigualdad socioeconómica.

El surgimiento de políticas neoliberales ha llevado a que el Estado siga siendo intervencionista, más no preceptor del proceso de desarrollo económico y social ya que interviene regulando el mercado y recuperando su espacio estrictamente político para un dominio elitista por individualidades que han apartado las problemáticas de su origen social, económico y político, imprimiendo un deterioro profundo desde principios reformistas a la sociedad que esta desprotegida a razón de los argumentos económicos, donde se implementa un olvido reinante hacia la categorización individual de conflictos que desembocan en la problematización social.

0 comentarios:

Publicar un comentario