Video

domingo, 3 de mayo de 2015

Carta abierta a Miss Universo

No serás perfecta, Pau, y puede ser verdad que no te creas la mujer más bella del mundo, quizás lo seas de veras. Puedes demostrarlo.

Por Gabriel Ángel

Quería contarte, Pau, que recibí con emoción, por fin, el video de Beauty Pageantv sobre tu presentación en Bogotá, promocionada a los cuatro vientos con el título de La miss Universo Paulina Vega rechaza la invitación de las FARC. Uno es así, tiene su debilidad.

La manera como los medios decidieron difundir tus palabras sonaba a grosero desplante, y la verdad no podía creer lo que la prensa decía. Tú sabes, siempre hablan tan mal de nosotros, no desaprovechan ocasión para ponernos en ridículo, también podía ser así esta vez.

Sólo obrando como Santo Tomás, ¿recuerdas?, ver para creer, podía disipar mis dudas, y quizás, aunque era lo menos que deseaba, resignarme al desencanto y concluir que de veras no todo lo que brilla es oro. Por eso rogué a mis amigos bajar de internet el video y enviármelo.

Confieso que lo abrí expectante, con el pulso acelerado y sincero nerviosismo. Había leído en la prensa la transcripción de tus declaraciones, pero sabía que una cosa es la palabra escrita y otra tus ojos, la expresión de tu rostro, los movimientos de tus manos, sólo así estaría convencido.

Con mi corazón en vilo vi cómo aparecías, un poco de espaldas, vestida con un traje blanco inmaculado que, no sé si lo sepas, te da el encanto de un ángel, y luego ascendías majestuosa al escenario, besabas a tus anfitriones y tomabas el micrófono en tus lindas manos.

Tu banda tenía escrito tu título en inglés, pese a presentarte en tu país, pero pude entender que sólo los indios hablamos castellano, mientras tus promociones van a todo el universo. Hasta temí que hablaras en ese idioma y tuviera que leer los subtítulos. Pero no fue así, a Dios gracias.

El presentador de noticias habló de tu gira por Colombia, que incluía un encuentro con el Presidente Santos y la asistencia a una serie de eventos sociales y caritativos. Y luego mencionó la entrevista en que te referiste a la invitación de las FARC. Llegó la hora de la verdad, pensé.

La cámara te tomó de la cabeza coronada de plata y preciosas piedras azules, a los piececitos calzados con color beige, y luego volvió a subir a tu rostro. Hizo un primer plano con tu perfil y risa de sirena. Estabas preciosa, con esos cabellos castaños que caían sobre tu pecho.

Hablaste en pasado, no me terminé reuniendo con las FARC, lo que de entrada me dijo que el asunto se hallaba definido. Pasé saliva y me supo amarga. Pero añadiste en seguida, si hubiera podido ayudar de pronto hubiera ido, lo cual volvió a hacer renacer mi esperanza.

Cuando te oí decir, con tierna voz y dulce acento barranquillero, que no consideraste relevante el simple hecho de hablar con ellos y oírles contarte cómo iban las cosas, me dije que estabas exenta de cualquier culpa. Si eso decían en su invitación, temo que mis camaradas se quedaron cortos.

Claro que puedes ayudar, mi reina. En otros escenarios, Angeline Jolie, perdóname por la vil comparación, dedica buena parte de su tiempo y sus recursos, a su modo, a contribuir con sus hechos a dejar un mundo mejor, sin pobres, miseria, guerras ni explotación.

Intenta imaginar lo que podrías hacer tú por la paz de tu país. Cuando Luz Marina Zuluaga ganó por primera vez la corona que ostentas, Colombia comenzaba a desangrarse por cuenta de la violencia. Tú podrías ser la reina que selle el fin de tan largo y cruel conflicto.

Hablaste en plural al decir que, tomamos la decisión más sabia y fue dejárselo mejor al gobierno y al Presidente Santos, lo que me dice que tienes tus consejeros y asesores. Sospecho que son tus patrocinadores, los empresarios que están tras el concurso. Castígame Señor, si yerro.

Las firmas Miss Universe y Vogue, entre otras, quizás piensen que no resulta rentable que intervengas en esas actividades. Tú sabes, el mercado no siempre marcha a tono con la política. Pero figúrate, si hay lobby empresarial en USA para que levanten el bloqueo a Cuba, ¿ah?

El Presidente Obama y la primera ministra alemana nombraron enviados especiales al proceso de paz, y se dice que están moviéndose hilos para la intervención de su Santidad Francisco I. Una miss Atlántico, miss Colombia y miss Universo no estaría de más. Piénsalo mejor, mi reina.

Habrá quienes con sus argumentos te consideren una muñeca Barbie que sirves sólo para vender. Pero cuentas también con millones de admiradores y devotos. A los primeros podrás demostrarles lo equivocados que están, mientras que los segundos tendrán otra razón de más para adorarte.

Cuando hables con Juanpá, coméntale la inquietud. Dice estar dispuesto a jugarse su prestigio político por la paz, seguro que te autoriza el viaje a La Habana. Tu sola presencia, la foto con Pastor Alape, el del general Alzate, ¿recuerdas?, sería una noticia mundial.

En el preciso momento en que más se está requiriendo rodear la Mesa de La Habana de defensores y amigos. No le des la espalda a tu país, mamita. Avisa sí cuándo vas, para pedir permiso y viajar aunque sea a verte, a atenderte, a tomarme la foto del beso en la mejilla.

No serás perfecta, Pau, y puede ser verdad que no te creas la mujer más bella del mundo, quizás lo seas de veras, aunque la belleza, como sabemos todos, va mucho más allá de la apariencia física. Nadie es más bello y querido que aquel que dedica su vida a luchar por el bien de los otros.

Tu súbdito incondicional,
G. A.
Montañas de Colombia, 30 de abril de 2015.

0 comentarios:

Publicar un comentario