Video

martes, 14 de julio de 2015

Cultura, mujer y religión

Por: María
Guerrillera del Bloque Cdte. Jorge Briceño de las FARC-EP

Cuando hablamos de cultura nos referimos a características muy propias de cada comunidad haciéndola única y  diferente a  otras, estas son  formas de organización parental, tradiciones, costumbres y cosmogonía, es así como los seres humanos nos desarrollamos y educamos en una cultura determinada dándonos posiciones ante la sociedad. Teniendo en cuenta este contexto hare énfasis sobre la visión de la mujer en diferentes comunidades que en muchas ocasiones es opacada por la homogeneidad de la cultura occidental, la cual se fundamenta en una religión patriarcal y fascista que impone el modo de vida del ser humano propagando su reproducción en el mundo, casos se pueden observar en la historia como las masacres realizadas por las cruzadas, el Kucux clan y la colonización, hechos que demostraron los propósitos de exterminio de todo lo  diferente e impuso la visión de la raza superior contra la más débil.

Por lo tanto esto me remonta a hacer una comparación de la visión de la mujer en algunas comunidades y la cosmovisión occidental, un ejemplo es en el caso de las mujeres en la India donde la mujer más bonita es la más gorda, ya que tiene la capacidad de ser más fuerte y puede criar más hijos. Esta preparación de las mujeres para que sean de esta forma atractivas se realiza cuando tienen 15 años, la madre le comienza a dar a la muchacha bastante comida para que empiece su dieta de engorde, sin embargo esta tradición ha venido cambiando a raíz de la colonización británica y estadounidense, quienes han introducido la propaganda de la mujer rubia, blanca, de buenos senos, delgada, de cola protuberante en fin como le decimos en nuestra cultura occidental como modelo, haciendo que las muchachas no quieren seguir su tradición y se avergüenzan de lo que representan, sin embargo la pobreza a la que ha llevado esta colonización al pueblo indio  ha ido  rompiendo con todas estas tradiciones. 

Otro caso que podemos mencionar es en el Japón donde la geishas antes de la colonización estadounidense, preservaban y expresaban su cultura a través del arte, su preparación se basaba en el conocimiento del instrumento como el shamisen, el baile, la narración, el significado de sus Kimonos y sus pinturas del rostro. A pesar de ser la sociedad japonesa  muy sumisa en sus saludos con una venia y su forma de organización jerárquica donde es el emperador el máximo líder, el cual es elegido por herencia familiar quitándole la posibilidad al pueblo de elegir sus representantes, esta es una breve anotación para contextualizar la forma organizativa de la sociedad Japonesa. 

Esta representación de la mujer en el Japón cambio en los años 60s con la invasión, otra vez norte americana quienes convirtieron a las mujeres Geishas en prostitutas y  servidumbres de los oligarcas imperialistas, esto degenero a las mujeres haciéndolas perder su arte su cultura.

Otro caso más cercano es el de nuestra América donde algunas comunidades indígenas se basan en un sistema parental matrilineal, es decir que la herencia se fundamenta en la mujer por ser la progenitora de la comunidad y la que mantiene el equilibrio con la naturaleza, cuando hablan de la Pacha-mama como creadora del universo o cuando el pene de tierra fertiliza a la mujer dando creación a la comunidad (mito Sikuani), sin embargo con la imposición de la religión católica las comunidades han venido cambiando por una organización patriarcal dando origen al maltrato hacia la mujer y por ende el olvido de su cultura.

De todos estos casos podemos analizar  la visión y el valor que tienen las mujeres en cada cultura,  pero  tienen algo en común y es la dominación de la cultura occidental capitalista que ha venido homogenizando la visión de mujer como un objeto atractivo que está a la venta y es sumisa ante la dominación del hombre, desestimando el valor en los hogares en la educación de los hijos, en los trabajos, que en muchas ocasiones les es negada la posibilidad a un trabajo y salario digno, al maltrato físico y psicológico entre otros factores. 

Nosotros y nosotras como organización revolucionaria quienes luchamos por un cambio de esta sociedad capitalista, practicamos a diario en nuestras vidas cotidianas el respeto mutuo  dándonos a la mujer participación como líderes, y mandos político militares,  siendo nosotras seres libres de pensar, de elegir nuestra pareja, de no ser maltratadas por el hombre de tener las misma habilidades, llevando en la practica un proceso educativo que nos lleve a formar el ser humano  hacia una nueva sociedad eliminando los valores individualistas y machistas que impone este sistema, por lo tanto nosotras luchamos en favor a nuestros derechos como mujeres  y los derechos de nuestro pueblo a una vida digna, respetuosa de los derechos humanos, en contra de la explotación entre otras reivindicaciones sociales que son necesarias para dar un cambio estructural a este sistema y buscar la felicidad de nuestros pueblos.                               

0 comentarios:

Publicar un comentario