Video

domingo, 5 de julio de 2015

¿Dónde está la autoridad en Colombia?


Por Rafael Reyes
Militante PCCC

Crisis en la Justicia, pasajeros que se toman aviones, linchamientos en las calles, irrespeto a la autoridad y otros actos son síntomas de un Estado cada vez más débil. http://www.semana.com//nacion/articulo/donde-esta-la-autoridad-en-colombia/420951-3?hq_e=el&hq_m=741157&hq_l=5&hq_v=75ecfd68e5
Este es el titular de un extenso artículo en la revista Semana publicado el 14 de Marzo en el que piden mayor control social por parte de las autoridades del país, mayor inversión en seguridad y hacer valer la autoridad ante los gobernados.

Un artículo de opinión que carece de elementos para contextualizar el origen y las causas de las protestas que surgen y que se continuaran gestando en nuestro país. Se desconoce en este artículo que la debilidad del Estado se evidencia en términos de la incapacidad que tiene de brindar los servicios necesarios para la vida digna de todos los colombianos. Un ejemplo indigno de nombrar es la muerte de niños por desnutrición, eso pone en evidencia la debilidad de un Estado  y sus instituciones del orden territorial para atender un derecho básico de los niños a una alimentación sana y balanceada, al igual que la incapacidad de brindar un servicio de salud preventivo y de calidad. 

En términos neoliberales si hay un debilitamiento intencionado del Estado con el fin de minimizar su influencia en la regulación económica de los mercados y su posición estratégicamente privilegiada en el monopolio de servicios vitales (relativos a la vida) para el pueblo, como lo son: educación, salud, vivienda, agua, y otros tantos, que si bien son fundamentales; naturalmente el capitalismo los desconoce y los entrega a los mercados para que sean "regulados". En este sentido si hay una reducción en la incidencia Estatal sobre la vida de los gobernados.

Sin embargo, para configurar una economía y un país al designio del libre mercado es necesario brindar condiciones de seguridad para la inversión del capital extranjero, lo que Alvaro Uribe Velez cacareaba "Confianza Inversionista" y que Santos continua promoviendo, esa confianza se traduce en fuerza pública (represión, mayor gasto militar y policial) y legislación que proteja al capital y no a quienes lo reproducen (reformas laborales, tributarias y judicialización), allí surge la contradicción que se enuncia frente al artículo de la Revista Semana, ya que debemos reconocer que en esta configuración se ven afectados los intereses comunes de la nación, de los trabajadores, de las comunidades, y esto, consecuentemente, genera mayor inconformidad social y mayores niveles de organización de la protesta, del movimiento social y popular.

Esas condiciones de inconformidad social organizada, de un Estado que se debilita para favorecer al mercado y que fortalece la represión y el control social para dar seguridad al capital, aunado a una débil y fracturada democracia que excluye y limita la participación en espacios de decisión, son el caldo de cultivo para que las vías de hecho sean la alternativa que ven los indignados, los rebelados, los inconformes, los organizados, el pueblo; para ser escuchado, para constituirse en sujetos de la construcción de una Nueva Colombia, incluyente, democrática y que se identifique con su diversidad y no la extermine.

0 comentarios:

Publicar un comentario