Video

sábado, 5 de septiembre de 2015

Las tierras de las FARC


 Por Carlos Antonio Lozada, integrante del Secretariado de las FARC-EP.

El 17 de julio del presente año, el Presidente Santos anunció al país la recuperación de 280.000 hectáreas de tierra que estaban en poder de las FARC de manera ilegal en el departamento del Meta y explicó que entrarán a hacer parte del Banco de Tierras, acordado en el punto uno de la Agenda de La Habana.

El primero en cuestionar el anuncio fue el experto Alejandro Reyes, por medio de una carta al Presidente Santos, al asegurar que gran parte de la zona es legalmente, baldío nacional ocupado por campesinos desde hace décadas, con derechos consuetudinarios como ocupantes con aspiración a ser beneficiarios de adjudicación. Aunque días después, el ex asesor gubernamental en La Habana durante la discusión del punto uno de la Agenda, sobre desarrollo agrario, se retractó de estas afirmaciones; como veremos, no le faltaba razón en lo que dijo primero.

Sobre el tema el portal Verdad Abierta¹, acaba de publicar la tercera y última entrega de un extenso y bien documentado reportaje, que pone al descubierto la ignorancia de los funcionarios gubernamentales y las entidades estatales sobre la realidad del campo colombiano, demostrada en la que denominaron pomposamente: "Operación Yarí"; "la más grande de toda la historia".

Tal parece que en Bogotá nunca se han enterado del histórico proceso de colonización que se ha ido adentrando en la selva colombiana, en la medida que el desplazamiento y la expropiación de tierras va expulsando a los campesinos de sus mejoras abiertas a golpe de hacha y machete en los territorios baldíos del Estado; siempre acompañados por la resistencia guerrillera levantada en armas, contra esa política de violencia y despojo que ha caracterizado la dominación de la élite oligárquica y latifundista que nos mal gobierna.

Nada conocen los burócratas gubernamentales de la inexistencia o el mal estado de las carreteras en esos territorios; de las razones que han llevado los campesinos a tener que cultivar hoja de coca para sobrevivir; nada les significa que hayan más iglesias evangélicas que escuelas y puestos de salud, y por supuesto más pastores que profesores y promotores de salud, para no hablar de médicos o enfermeros. Y aún más, que las pocas carreteras, puentes, escuelas y puestos de salud, hayan sido construidas en su inmensa mayoría con recursos y trabajo de las comunidades, bajo orientación de las juntas comunales y las organizaciones sociales.

En ese sentido, es ilustrativo el pronunciamiento emitido porcerca de 200 juntas de acción comunal, varias organizaciones sociales y comunidades indígenas², integradas por colombianos y colombianas de carne y hueso, habitantes de esos territorios desde hace décadas, donde denuncian la campaña mediática desatada contra sus comunidades, en lo que parece ser el comienzo de un nuevo capítulo de expropiación y despojo por parte del Estado.

No extraña por lo tanto, que solo se tenga registro de los predios de San Vicente del Caguán desde 2008; cosa curiosa, a partir de la misma época en que se decidió incluir esos territorios como parte de la oferta petrolera a las transnacionales; a las cuales les han adjudicado un total de 280.000 hectáreas en ese mismo municipio, de las cuales una parte está dentro de las supuestas tierras que acaban de decomisar a las FARC.

Adicionalmente, según se desprende del reportaje de Verdad Abierta, dentro del total de 480.000 hectáreas anunciadas como recuperadas, además de las hectáreas adjudicadas a las compañías petroleras, se incluyen 83.562 hectáreas de parques naturales; 51.000 hectáreas de la Zona de Reserva Campesina del Pato Balsillas y el resto están declaradas como zona de reserva forestal. Conclusión: El anunció no pasó de ser solo eso, un anuncio sin ningún sustento en la realidad.

satelite-de-tierra.jpgPero claro, es que el tan promocionado operativo gubernamental, en realidad fue un sobrevuelo en helicóptero a la extensa zona, según lo reconocen los propios funcionarios que asistieron a la diligencia, acompañados por un contingente militar; además de un rápido descenso a tierra –con video incluido- para entregar una notificación a un sorprendido y solitario habitante de uno de los predios.

¿Y las tierras de las FARC?

En honor a la verdad, en la zona existen algunas propiedades nuestras, conocidas por el Estado y por toda la gente de la región, ya que las mismas fueron compradas durante los diálogos del Caguán y en ellas se realizaron reuniones públicas con delegados gubernamentales y extranjeros.

Un mes antes de que el Presidente Pastrana diera por terminado el proceso de paz, cuando ya intuíamos que esa era la intensión del gobierno; viajamos hasta San Vicente del Caguán, Simón Trinidad, Andrés París y mi persona para expresarle a Monseñor Múnera, el deseo de las FARC, de que la Iglesia católica tomara en sus manos una de esas propiedades, cerca del caserío de Los Pozos, en la que acabábamos de construir una sede para eventos relacionados con los diálogos, con camarotes para 300 personas, 5 casas con varias habitaciones, cocina, hornos, una plazoleta con graderías y red eléctrica alimentada por una planta, con el fin de que pudiera servir de internado al servicio de los niños y jóvenes de la región.

Lamentablemente, los planes del Estado y las Fuerzas Armadas eran otros: esa propiedad fue uno de los primeros blancos bombardeados para ser reportado a la opinión pública como un gran objetivo militar.


  1- Un viaje al corazón de las tierras de las Farc  - ¿Irán 'los predios' de las Farc al Fondo de Tierras? - Buscando petróleo en tierras de las Farc "Verdad Abierta"

2- 

0 comentarios:

Publicar un comentario