Video

jueves, 1 de octubre de 2015

¿A QUIÉN LE INTERESA LA GUERRA?

Por: Antonia Simón Nariño, integrante de la Delegación de PAZ de las FARC-EP

Si la guerra produce un mar inmenso de miseria con todo lo que este significante contiene: dolor, muerte, tristeza, hambre, desplazamiento, agresiones, transfiguración de valores que por ende transgreden el desarrollo pleno de la vida, si genera condiciones cada vez más exacerbadas de decadencia; ruina inevitable, ¿A quién entonces le interesa la guerra? ¿A quién le interesa mantener la maquinaria de muerte como si fuera esta una la lección histórica a honrar?

 La guerra pasa a posicionarse como axioma universal y cultural de la humanidad tras ser constante y presentarse como irremediable. Pero la guerra no es un fenómeno de ficción, es ante todo un producto social y por tanto su terminación y transformación en un sentido ascendente para la humanidad, depende solamente de los mismos hombres que la protagonizan; tanto los que la generaron e impusieron, como de quienes se ven abocados a resistirla.

Sí, es un hecho real, como consecuencia de las contradicciones sociales la guerra ha marcado el devenir histórico de la humanidad, nadie es ajeno a este fenómeno que muta convirtiéndose en una situación impuesta. Los pueblos participan de esta empujados por necesidad para resistir, para no desaparecer, es la forma de sobrevivir de no dejarse extinguir. Pero no significa esto que la guerra sea la situación deseada para vivir ¿quién quiere la guerra, la muerte, la violencia, el hambre, el dolor, la soledad, la desolación, el miedo, el terror? A nadie cuerdo le surge por vocación el deseo de practicar la guerra ni peor aún mantenerla, no puede ser esta una situación sempiterna.

Ahora bien, nada se da de la noche a la mañana, ni surge porque si, es imperdonable pasar por ingenuos ante el desenlace de los acontecimientos tras la búsqueda de la solución del conflicto que vive nuestra nación, no se puede ser indiferente a la solución dialogada y a su posterior ejecución de transformaciones, todo en manos del pueblo y para el pueblo.

¿Quién no quiere acabar la guerra? ¿Quién, de las mujeres y hombres del pueblo colombiano, no quiere el disfrute y buen vivir? ¿Quién desea mantener la guerra y ser esquivo a su superación?

Simple y sencillamente quienes se lucran de ella. Así de sencillo.

0 comentarios:

Publicar un comentario