Video

viernes, 30 de octubre de 2015

Y no los pudieron matar...



Por: Radio 8 de octubre.
PCCC

La oligarquía colombiana no pudo acabar ni un solo bloque de las FARC-EP en su arremetida contra el pueblo colombiano bajo el denominado Plan Colombia, que desterró a 5 millones de compatriotas en el interior del país y 4 millones fuera del mismo, por el uso de la fuerza militar… pero el componente social del glifosato y leyes laborales precarias, para servir de antesala a los TLC, los cuales estaban contenidos en mencionado Plan, desterró a 12 millones de colombianos dentro y fuera del país.

El Plan Colombia pretendía acabar con las FARC-EP en un máximo de dos años. Luego de 8 años fueron asesinados los primeros miembros del Secretariado y falleció de muerte natural su máximo dirigente, Manuel Marulanda Vélez, quien con su muerte le ganó toda una vida de batallas políticas, militares, económicas e ideológicas a su enemigo de clase. Lejos de ser triunfos, la muerte de Raúl Reyes e Iván Ríos le trajeron a la oligarquía colombiana prontas repercusiones: el bombardeo a Raúl en Sucumbíos, Ecuador, trajo un gran remesón en América Latina que profundizó los lazos entre los miembros de UNASUR, quedando aislada la oligarquía colombiana. Rechazo mundial tuvo el método de despedazar el cuerpo de un combatiente enemigo para mostrarlo como prueba de su fallecimiento, tal como fue el carnicero festín de la oligarquía colombiana sobre el cuerpo de Iván Ríos, a la cual, ante el repudio mundial, se le amargaron las champañas.

Luego siguieron las muertes de Alfonso Cano y Jorge Briceño. En días pasados, el programa los informantes de Caracol (o Paracol), informaba que en Ucrania, lugar donde hubo, en 2013, un golpe militar que impuso a un militante de un partido Nazi en el poder, con apoyo de la OTAN, para ejercer presión sobre Rusia, creó un levantamiento popular que lo derrocó y convocó a unas elecciones amañadas donde ni siquiera la izquierda más débil pudo participar. Quedó un fascista. Los pueblos de Luganks, Donetz, Crimea, entre otros, que compartieron las glorias del ejército rojo contra los invasores nazi-fascistas durante la segunda guerra mundial se alzaron en armas y lograron su inclusión dentro de la Federación Rusa, hecho que se reconoció en los acuerdos de Minsk 1 y 2 pero que la OTAN y los fascista Ucranianos han rechazado y han usado el poder militarista e imperialista para imponer en una guerra donde las derrotas a sus tropas han sido concluyentes… pues bien, el programa los informantes entrevistó a un comandante Ucraniano antifascista, luego de conseguir varias victorias militares, cuyo nombre de guerra era Alfonso Cano… ¿lo mataron o está vivo hasta en lugares que nadie sospecharía? Eso sí, está en el combate en muchos lugares del mundo, logrando victorias liberadoras y, claro, entre su propia patria.

Frente a la muerte del Comandante Jorge Briceño, hoy se abre la esperanza en La Habana, de saber las intenciones verdaderas de sus tropas y fusiles… pero también se abre la esperanza de conocer las intenciones de sus enemigos. Para nadie es un misterio que el Comandante fue objeto de la voracidad mediática, en vida, durante los sucesos de su muerte física y posterior a ella lo han dejado en el olvido.

La gran conquista alcanzada en los diálogos de La Habana sobre el tema de Justicia, ha dejado la posibilidad que los tribunales sean quienes juzguen no solamente a los combatientes de los distintos ejércitos sino también a aquellos que promovieron desde la economía, los medios y otros, a que se cometieran hechos de lesa humanidad. Los fusiles de ambos lados quedan bajo la misma balanza que dirá quien fue realmente el terrorista, el sanguinario y el violador de derechos humanos, entonces, el Camarada Jorge, como en los cuentos épicos de aves Fénix y dragones, resurgirá de sus cenizas y su semblanza, de aquel guerrero de la paz con justicia social, señalando con su dedo el horizonte, saldrá de las tinieblas del olvido para quedar plasmado en los libros de historia mundial, y bajo su nombre se atarán los de todos los luchadores sociales y combatientes de las causas nobles y sentidas de la Patria Grande y el internacionalismo que fueron ultimados o vejados, en cualquier momento histórico, para llegar a la verdadera inmortalidad: la memoria de los pueblos. 

No los pudieron matar, aún siguen con nosotr@s haciendo historia porque el motor de la lucha de clases se acelera y los vientos de renovación y cambio, se acercan.
¡VENCEREMOS!


0 comentarios:

Publicar un comentario