Video

martes, 10 de noviembre de 2015

La juventud y la paz

Por Milena Reyes. Integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP

Los jóvenes son un pilar fundamental en la sociedad, por ello la importancia de estudiar las necesidades y problemas que los afectan, como parte del proceso que estamos construyendo desde La Habana; ellos deben ser un actor central de este esfuerzo, como víctimas que han sido.

Primero, durante décadas las juventudes se han visto envueltas en las sucesivas guerras que comenzaron con la lucha por nuestra independencia de España, se prolongaron durante el siglo XIX en forma de enfrentamientos civiles; y, luego en el siglo XX, como violencia latifundista y política, obligando a los jóvenes a involucrarse directamente en la guerra, especialmente a la juventud campesina; que es la que ha puesto la mayor cuota de sangre en este conflicto, en el que la concentración de la tierra en manos de unas pocas familias, por medio de la violencia, ha sido uno de los factores principales.

Segundo, el abandono en que históricamente se ha mantenido a los jóvenes por parte del Estado y los distintos gobiernos. Falta de educación, atención en salud, acceso a la cultura, la recreación y el deporte, desempleo, etc., una realidad que condena al marginamiento a la inmensa mayoría de ellos,exceptuando los hijos e hijas de las familias adineradas que durante años han ostentado el poder, mientras se le niega cualquier oportunidad a los jóvenes del común, que reclaman agritos educación gratuita y de calidad, así como solución para los demás problemas que los afectan.

El caso de la educación es ilustrativo; en las últimas evaluaciones hechas por el Índice Sintético de la Calidad Educativa (Isce), que mide indicadores como desempeño y mejoramiento en las pruebas Saber, tasa de repitencia y ambiente escolar; hasta el mes de marzo del presente año, Colombia estaba así: primaria 5,13 puntos; secundaria, 4,9 puntos y la educación media 5,53 puntos; es decir, no logra pasar ni siquiera los 6 puntos de calificación; y para el año 2012 en el Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes o informe PISA (por sus siglas en inglés) que se desarrolla cada 3 años; de 65 países Colombia quedó en el puesto 61.

He aquí, uno de los desafíos primordiales de los futuros gobiernos, después de los acuerdos de paz con la insurgencia, ya que la educación es la única esperanza de un pueblo para poder salir adelante, y para no dejar que se pierda la verdadera historia de la nación.

Otros de los temas es el derecho al trabajo y está concatenado con la educación; sin educación de calidad, pocas posibilidades de conseguir un trabajo digno y bien remunerado; y sin trabajo, pocas o ninguna posibilidad de mejorar la capacitación personal y profesional.

En Colombia las cifras de desempleo juvenil entre los 14 y 28 años de edad está en 16%, reduciéndose 1.1 punto porcentual, respecto al año 2014 que fue de 17.1% según el informes del DANE; para el caso de las mujeres jóvenes el desempleo es de 20.4% mientras que para los hombres jóvenes es 14.6%, hecho que pone a los jóvenes en una situación preocupante.

Es por esto, que las FARC-EP desde el momento que emprendió la decisión de dialogar con el gobierno colombiano, fue con la idea de analizar y buscar solución a los problemas que afectan a Colombia y que han llevado a que la lucha armada sea la opción obligada para centenares de mujeres y hombres jóvenes, que dejamos la escuela, el colegio y la universidad, para hacer posible el sueño de un país libre de analfabetismo; con tierra, pan, soberanía, democracia, oportunidades y sobre todo garantías para la vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario