Video

martes, 24 de noviembre de 2015

Nada ni nadie doblegó su humanismo, ALFONSO CANO el ser humano profundamente sensible


Por Pedro Nariño Bacata. 

A la muerte del camarada Manuel Marulanda y con la llegada del comandante Alfonso Cano, se creía por parte de algunos que por ser un ideólogo, en el campo militar no tenía muchas habilidades necesarias para dirigir este ejercito fariano/a, no era fácil aceptar a otro que no fuera Manuel y con esa vara tan alta que dejó, pretender superarlo no era posible, pero que presunción tan equivocada, porque nadie reemplaza a nadie, menos a alguien que permanecerá en un sitial de honor en la historia del campesinado que se levantó en armas por culpa de la violencia oficial con injerencia de EU, pero Alfonso Cano no solo se  ganó el respeto sino el corazón de la guerrillerada, quienes se divertían conociendo las apuestas de los medios de comunicación dominantes, que forma opinión entre los de su clase, veamos lo que expresaba el diario Nuevo Herald de EU y publicado en El Tiempo en 2004, puede "estar dividiendo para reinar".  A su vez la BBC Mundo de Londres: "relevo por Cano despiertan preguntas sobre el futuro de esa vieja guerrilla, que nació al amparo del Partido Comunista, y sobre qué ala -la militar o la política- se impondrá".

De Alfonso, se ha escrito toda su biografía, que no pasa de fecha de nacimiento, de ingreso a la Universidad Nacional, a la Juventud Comunista, fecha en que fue detenido, su profesión de antropólogo. Pero el verdadero ser humano con el que compartí, es más que fechas y títulos, por supuesto que era una persona metódica y humanista como debe ser todo revolucionario, además estudioso y consagrado, con gran dote de dirigente, que hizo parte de ese nuevo contingente que ingresamos en la década del 70 a las FARC EP, primero con tareas clandestinas en la ciudad y en donde se nos requería.

Ya entrados en gastos y con la fuerte actividad y persecución del enemigo, siendo yo mando, sufro un accidente al caer de una gran altura, que me ocasiona problemas en la columna vertebral, al pasar los días no mejora mi dolencia y  decido ir donde el camarada Alfonso Cano, con quien nos conocíamos desde la JUCO, y de las actividades en algunas Universidades, de igual manera hicimos trabajo en la Federación Mundial de Jóvenes y por supuesto, que me escuchó y fue sensible con mi caso, haciendo de inmediato un mensaje interno, para el Mono, en donde le expresa su punto de vista para que se evaluara, mi solicitud de licencia temporal para el tratamiento médico, pero al pasar el tiempo no se me resolvía y yo, ayayay  mi columna. En el entretanto sucede la triste muerte del camarada Jacobo Arenas, en cuyo acto de homenaje de despedida, nos abrazamos con el camarada Alfonso Cano, y al ver mi salud desmejorada, no vacila en dar la orden de otorgarme esa licencia tan esperada.

Con nostalgia recuerdo hoy, la estancia en Casa Verde, donde funcionaba el Secretariado y sitio de encuentro con el camarada Jacobo Arenas y Alfonso Cano, establecíamos conversaciones de tipo político militar, en las cuales la gran receptividad de los dos camaradas a las propuestas e insinuaciones que se hacían era bien importante, en ese momento los temas predominantes era la agudización de la confrontación armada, como un gran complemento a las grandes movilizaciones y protestas que se daban en las ciudades. En ese momento Alfonso era el encargado de las relaciones con los frentes que tenían que ver no solo con lo interno sino también con la organización de masas.

Me pregunto, al cumplir 4 años de su asesinato, cómo pudo un "ser humano uniformado" disparar a un gran ser humano indefenso, que encarna la dignidad, que representa a esa misma sublevación de nuestras tribus aniquiladas, por la invasión de la colonización que cometió asesinatos, quemó vivos a indígenas, utilizó perros, caballos y crucifijos para matar. 

Alfonso Cano Vivirá por siempre…honor y gloria amigo, hermano y camarada!

0 comentarios:

Publicar un comentario