Video

viernes, 22 de enero de 2016

Carta de una guerrillera a su familia



Por: Luna March. Guerrillera del Bloque Cdte. Jorge Briceño FARC-EP 

24-12-2015

Querida familia, mama, papa, hermanos, hermana y sobrinas reciban de mi parte un caluroso abrazo lleno de amor y cariño en estas fiestas de fin de año, deseando que todos se encuentren bien y contentos.

Esta ya es otra navidad en que no estaré con ustedes, se preguntaran porque en especial últimamente no han recibido noticias de mí, no saben dónde me encuentro y mucho menos porque. Mami sé que tu preocupación ha sido inmensa pero te hago saber que me encuentro bien. Tú más que nadie has vivido la pobreza de nuestro país, tú como gran guerrera supiste sacar adelante y con mucho esfuerzo a 5 hijos, los cuales por cierto se han formado con unos grandes valores. Recuerdo mami todas las veces que llorabas o que te preocupabas porque no había medios para darnos el futuro que querías para nosotros. Mi hermana desde muy peque tuvo que salir en busca de empleo, porque no habían condiciones ni recursos para que se quedara con nosotros, por el contrario por la mayor toma la responsabilidad y nos ayuda, ha tenido que pasar por cientos de injusticias, donde la han humillado y sin embargo su amor de hermana ha hecho que se mantenga ahí, yo nunca lograba entender ella porque en ocasiones era tan dura conmigo, hoy me doy cuenta que no es culpa de ella, la vida le ha hecho que sea así; mis hermanos (2 de ellos), mami, a los que tanto adoro, quiero y extraño han tenido que robar, no precisamente porque fueran unos rufianes malhechores como les han dicho, ellos han robado por pura y física necesidad. Mami sé que has llorado porque te dan queja de ellos pero te digo que independientemente de sus errores son los mejores hermanos que pudiesen haber… recuerdo en Bogotá cuando pasábamos de las más feroces necesidades, donde realmente no había que comer,la plata no alcanzaba, el salario de mi hermana era completamente insuficiente para arriendo, servicios, colegio, transporte y comida… no alcanzaba, y ellos al ver que tan solo había un pan esa vez y la leche de Liliana, decidieron darle aquel pan a Mile, (que apenas tenía en ese entonces 5 años) para irse a buscar como fuese para poder comer. Se fueron llegando la noche, ellos de ante mano me habían dicho y yo estaría pendiente de su llegada. Pasaba el tiempo y no llegaban, me preocupación se dejaba asomar, especialmente porque yo sabía que ellos no conocían la ciudad y tenía miedo de que se hubieran perdido, cuando llegaron, estaban casi que ahogados de tanto correr, habían robado, no sabían que… apresuradamente me pedían agua y yo sin comprender muy bien les daba; vimos que habían robado, me contaron la historia, robaron a un hombre que salía de Corabastos contando plata, ellos lo fueron a robar y él puso resistencia, hubo miedo, tanto de ellos como de él, sin embargo lograron quitarle algo: un poco de papelitos de factura y un billete de $50.000, estábamos felices, de inmediato fuimos a hacer mercado. Mami no los juzgues no ha sido decisión de ellos, ¿Qué podíamos hacer? Estábamos aguantando hambre… no había más opción, ellos llegaron con el deseo de trabajar y salir adelante, poder ayudar a su familia, especialmente a ti, madre; pero eso no ha sido posible, a Luis que quería estudiar, trabajar, salir adelante la suerte como él dice no estaba de su lado y fue reclutado a pagar servicio militar, primero unos días antes de cumplir los 18 lo cogierón, le dijeron que se tenía que presentar al batallón tal… él no quería, sabía que se lo llevarían, me preguntaba y yo le dije que no, pasados los meses lo cogieron mientras iba a trabajar en bici, como remiso se lo llevaron de una, él no quería y sin embargo le toco. Con Giovanny fue algo similar aunque esa ya fue su decisión, pero ¿Qué más podía hacer? Trabajo no era que hubiera, el al igual que Ferney no tienen todo el colegio, por lo tanto las oportunidades son muy mínimas. Diego es un hermano ejemplar, muy noble, trabajador, su salud nunca ha sido muy buena que digamos y sin embargo ha estado ahí, siempre para ayudarnos, el a diferencia de Giovanny y Luis, no presto servicio militar, su salud no era favorable, pero sin embargo tenía que hacer un ¨aporte´´ ¿Cómo? Comprando la libreta militar, no ve que sin ella no se consigue trabajo, ¿plata de dónde? Pero tocó.

Mami te digo todo esto, porque lo he visto y ahora comprendo porque razón a nosotros nos tocó ser pobres, ahora comprendo por qué madre mía si te matabas trabajando, la plata no rendía, si mi papá y mis hermanos porque si son los que más trabajan son los que más poco ganan. Mami quiero que sepas que todos los días pienso en ti, te amo demasiado, a ti, a mis hermanos, a Juliana, a mis sobrinas, incluso a mi papá que independientemente de lo que haya pasado es mi padre y también hoy comprendo porque su vida tan miserable. Mami esa ha sido nuestra vida, sin mencionar porque nosotras como mujeres hemos sufrido más, nos ha tocado más duro todo, a ti mami casi que te toco sacarnos adelante sola, aguantar un marido que disculpa las palabras es un HP, un hombre que te maltrataba, sin embargo resistías porque pensabas en nosotros, nuestro bienestar; mi hermana en su niñez al igual que yo tuvo que aguantar que mi papá la tocara, tuvimos que aguantar que él nos tocara nuestras partes íntimas y no podíamos decir nada, pero de repente crecimos y ya no aceptábamos eso, por tal razón yo me tuve que ir para Bogotá, porque mi papa representaba un peligro para mí; pero mami ahí no se queda la cosa sé que ella como yo en cada trabajo, a cada lugar al que íbamos y estaba un hombre como jefe, nos teníamos que humillar, porque esos hp, no hacían más que acosarlo a una laboralmente, ahora todos los insultos que hemos recibido, porque quizás no reuníamos los requisitos que se exige de ser una buena mujer: ser sumisa, estar en la casa, no contestarle si quiera al marido por que se tendrían problemas como le pasaba a mi tía Cecilia, como juzgaban, criticaban a mi hermana por ser madre soltera, a mí por haber denunciado a mi papá, a ti por no dejarte golpear de él. Mami nos ha tocado sufrir muchísimo, no porque queramos, ¿Quién va a querer sufrir?, nadie, pero nos tocó por el hecho de ser mujeres y especialmente por el hecho de ser pobres.

Ahora mami te cuento que no somos los únicos a los que les ha tocado comer mierda, son muchísimos y hasta peor. Madre mía las cosas tienen que cambiar, no puede seguir siendo posible que los que más trabajan ganan menos, que los que trabajan la tierra no tienen siquiera donde sembrar para el sustento propio, a las mujeres no se nos debe discriminar, ¿Por qué la mujer gana menos que el hombre?, la mujer tiene derecho a trabajar en otras ramas que no sean precisamente las domesticas, se nos debe educar, no precisamente para tener hijos y servir al marido, nosotras al igual que todos los colombianos necesitamos una educación digna y de calidad, madre tu más que nadie cree en mis capacidades y sabes que tenía capacidades para hacer una carrera y ser profesional, ejercer una función, pero no ha sido así, mami no tuve plata para seguir estudiando, era salir del colegio y tenía que ponerme a trabajar ¿y el estudio?, mami las cosas deben cambiar, ¿Cómo es posible que el servicio militar es obligatorio y estudiar no?, ¿porque a mis hermano y demás jóvenes los están impulsando a la guerra, a pelearse con los mismos colombianos?. No mami las cosas deben cambiar, pienso muchísimo en ustedes, especialmente en Milena y Liliana que son el futuro, ¿ellas tienen que pasar las mismas necesidades que hemos tenido nosotros? No mami, no debe ser así.

Mami yo estoy luchando para que eso cambie, tengo en mis manos la bandera de los pobres, de los marginados, de los explotados y es mi deber que esta llegue alto. No estoy sola, somos muchísimos, son muchísimos los que se encuentran del lado de los sin tierra, mami son muchos los que se han sacrificado, han dejado a sus familias, a sus seres queridos por esta justa causa. Yo soy una de ellas, madre seré sincera me encuentro en las montañas de Colombia trabajando por construir un nuevo país, un país en el que no hallan explotados, en el que tú, madre mía, cuentes con todos los derechos, donde no seas explotadas, donde mi hermana no tenga que matarse más de 12 horas trabajando a cambio de un salario miserable, donde tu madre mía que siempre has querido tener una tierrita para sembrar, la puedas tener, donde mis hermanos tengan oportunidades, se les eduque para la vida y no para la guerra, donde mis sobrinas puedan crecer en paz, estudiando en colegios y universidades públicas, donde la educación sea gratuita y de buena calidad, donde sean sujetos participes en las decisiones del país y no dejarnos engañar de políticos corruptos. Mami es una ardua labor, pero es necesaria. Quizás no le has prestado atención a las noticias que hablan sobre los diálogos de paz en La Habana, entre las FARC-EP y el gobierno, mami allí se están tratando estos temas, se dialoga en La Habana y se trabaja en campos, ciudades y montañas. Madre el conflicto armado a nosotros no nos ha tocado directamente, las armas no nos han tocado, ¿pero y los demás? ¿Todos aquellos a los que los paramilitares en conjunto de las fuerzas armadas han asesinado, desplazado, humillado y masacrado? Mis hermanos no deben estar en el ejército, no pueden defender a los que nos han sumido en la miseria. El conflicto social y armado que azota a Colombia lo hemos sentido todos en carne propia, unos han sido víctimas de bombas, ametralladoras… de balas… otros hemos estado sumergidos en la pobreza y la ignorancia; sin embargo date cuenta madre que somos los mismos pobres los que le ponemos pecho a todo, mientas aquellos ricos, que son los que originan tanta desigualdad, tanta pobreza y tanta guerra están manejando todo detrás de una oficina. Nosotros los pobres no somos más que un objeto, no somos más que carne de cañón. 

Madre mía con esto te digo que he decidido luchar por que todo esto se acabe y mientras no hayan garantías no hay más remedio que empuñar las armas, y madre las he empuñado. He decidido ser guerrillera, guerrillera de las FARC-EP (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo), madre no soy terrorista, no somos terroristas como nos pintan, al igual que yo la mayoría son de origen humilde, nos une la misma bandera: la bandera de los pobres, de los desposeídos. Esta bandera no siembra terror madre, esta bandera busca un cambio radical, esta bandera no quiere guerra, esta bandera quiere la paz, pero no la paz del gobierno, quiere una paz estable y duradera, una paz con justicia social, ¿sabes lo que significa?, te lo explico así: el gobierno cree que la paz se logra si las guerrillas se desmovilizan, dicen que el conflicto se acaba si no hay alzados en armas; pero no es así, no se puede hablar de paz y de justicia social si todavía hay niños sin nada que comer, si todavía hay niños, hombres y mujeres en los semáforos pidiendo limosna, no se puede hablar de paz con justicia social mientras los que realmente trabajan no reciben lo que realmente su trabajo produce, no se puede hablar de paz con justicia social si la tierra solo la tienen unos cuanto, no hablo del pueblo mami, hablo de algo más grande,  de miles de hectáreas que le han usurpado a los campesino, a los indígenas, se las han robado unos pocos, simplemente no se puede hablar de justicia social si siguen existiendo los ricos y los pobres.

Mami, con esto no tengo más que decirte que te amo muchísimo, que amo a mis hermanos, a mi hermana, a mis sobrinas, los amo muchísimo pero además madre mía amo a todo el pueblo colombiano, siento su dolor, su sufrimiento y lo siento propio… no quiero que continúe. Es una lucha larga y ardua, requiere de sacrificios, pero vale la pena, vale la pena porque está el bienestar de todos, quizás madre mía, tú al igual que yo no alcancemos a ver la victoria, pero mis sobrinas si, el futuro es de ellas y de las nuevas generaciones, en ellos debemos pensar, no le podemos dejar la misma miseria que nos ha arrollado por tanto tiempo.

Me despido mami con el deseo de que te encuentres bien de salud, que todos se encuentren en buenas condiciones,  les deseo unas felices fiestas y un venturoso prospero año, donde todas las metas trazadas se cumplan. Madre dadle a mis hermanos, a Juliana, Giovanny, Diego y Luis a mis sobrinas Liliana y Milena, un fuerte abrazo y muchos besos de mi parte. Deseo que todos se encuentren bien y les deseo la mayor felicidad posible, de la misma manera les encomiendo una tarea: lean, estudien, tú también mami, no hago referencia a un colegio, pero lean lo que más puedan, se avecinan cosas importantes y debemos estar preparados, no te vayas a asustar mami, que si los diálogos en La Habana dan fruto, el futuro estará lleno de trabajo pero será muy prospero…

Te amo muchísimo mi mamita hermosa, un fuerte abrazo y muchos besitos por esas mejillas. Se despide tu hija Adriana o quizás escuches de ´´Luna´´, esa soy yo… te amo.

Pta.   Que Giovanny y Luis escuchen la canción "Hermano soldado"

0 comentarios:

Publicar un comentario