Video

miércoles, 13 de enero de 2016

Edison Romaña: ”¡No nos empujen otra vez a la guerra!”


El comandante guerrillero subraya que el camino de Colombia es el de la paz. Pero no a cualquier precio. Asegura que no van a aceptar ser concentrados en unos corrales como ganado entregando sus armas, sin contacto y sin poder hacer trabajo político con el pueblo.

Por Dick Emanuelsson

Solo diga "Romaña" y para el oligarca miedoso en Bogotá se suelta el estómago y comienza casi a sudar. Los medios tienen la culpa, dicen los guerrilleros en La Habana, "Romaña es un camarada de paz".

Durante la década de los 90 y la siguiente década, la fama de este colombiano, que a sus 15 años ingresó a las FARC, subió a tal grado que definitivamente el poder fáctico le temía.

No era para menos. Romaña ya era un comandante guerrillero experimentado que lideraba la construcción del "Candado de Bogotá", creando 10-12 frentes de las FARC en el departamento de Cundinamarca, rodeando a la capital de la república.

Bajo el título "Bogotá sitiada", la Revista Semana describió en una de sus ediciones de 1996 que "más de 1.200 guerrilleros de una docena de frentes asoman por los cerros de la capital del país, en desarrollo de un aterrador plan estratégico".

Y siguió Semana:

"En 40 años que lleva la guerrilla en Colombia nunca antes había estado tan cerca de Bogotá. En los últimos dos meses, la subversión ha realizado, sin sufrir mayores bajas en sus filas, 18 ataques en las goteras (cercanías) de la capital".

Fue ese año cuando el jefe del Comando Sur reportaba ante una comisión en el Congreso gringo, que "si no se tomaban medidas drásticas en Colombia, las FARC tomarían el poder en cinco años".

La batalla de Casa Verde

Topamos en Casa Verde, el campamento principal de las FARC, en abril de 1988, durante la 2ª Cumbre de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar. Él era un chaval, guerrillero joven, pero que creció con la defensa de Marulanda y el Secretariado cuando la traición del mandatario Cesar Gaviria era un hecho el 9 de diciembre de 1990, cuando el presidente liberal ordenó la "Operación Colombia" con la meta de erradicar físicamente al Secretariado de las FARC con bombas de 250 libras y 7.000 unidades del Ejército Nacional, desembarcando y trasladados a la región. Pero falló, como ha fallado cada vez cuando el Estado colombiano ha intentado derrotar la rebelión armada en Colombia.

Emboscada al Ejército y millones de pesos

Más que una vez ha emboscado al Ejército. Una de las anécdotas es cuando "El Mono", el comandante Jorge Briceño, le comunicó diciendo que el Bloque Oriental estaba sin recursos (dinero) y "que había que hacer algo".

Romaña estaba en Sumapaz y se trasladó, encabezando 40 guerrilleros de una unidad móvil a la carretera entre Bogotá y Villavicencio y emboscó a un transporte del Ejército con 20 militares. La comitiva militar del Estado transportaba los sueldos para los profesionales en el departamento del Meta, millones de pesos. Pero fueron tomados prisioneros de guerra por la unidad guerrillera pero posteriormente liberados sin un solo peso.

Reportado muerto por los medios

La cacería de bruja y la obsesión de las FF.MM. colombianas era inmensa contra este comandante de bloque. En septiembre de 2010 los medios de comunicación colombianos reportaban su "última noticia", reportando los reportes del Ejército que Romaña estaba muerto en un bombardeo en Meta. [https://youtu.be/pJVaMol65JA]. Pero como tantas veces se "quemaron" por confiar más a la inteligencia militar que su propio instinto periodístico. Parece que no se había aprendido la lección de los reportes sobre Manuel Marulanda que según el Ejército había sido reportado como muerto 1.200 veces. Y murió en 2008 una muerte natural.

Y nos topamos nuevamente a fines del año pasado en La Habana, 27 años después de Casa Verde. Y como cualquier guerrillero sencillo, es humilde. No se expresa con palabras avanzadas de la Academia Real Española sino que el lenguaje que es el mismo como cuando habla con los campesinos en Sumapaz, departamento de Meta o en Cundinamarca, regiones que son partes del Bloque Guerrillero Jorge Briceño, antiguamente el Bloque Oriental, el más grande y fuerte bloque de las FARC.

"Tenemos un enemigo muy traicionero"

Tres días antes que lo entrevistáramos regresó de una visita a Colombia. Presentaba una visión que preocupa porque la delegación integrada por representantes de los militares, del gobierno de Santos, personas de organismos internacionales expertos en desminado, pues nos cuenta que la delegación y los campesinos de la región fueron hostigados y amenazados por las Fuerzas Militares en la zona.

– Tenemos un enemigo muy traicionero que nos ha engañado muchas veces, comienza. Lo que ellos quieren es que nos concentremos en las corralejas y nos pongan guardias.

¿Por qué la guerrilla acepta desminar al campo cuando ni siquiera hay un cese al fuego bilateral?

– Es la pregunta de los guerrilleros, de amigos y de organizaciones. Porque es la táctica de la guerrilla. No tenemos aviones ni bombas de 500 libras. Nos defendimos con las minas. Y hay que explicar eso para buscar un desescalamiento del conflicto y hay que empezar por algo. Y nos sentamos militares y guerrilleros para debatir.

– Las armas para nosotros, en este momento, son las minas. Además porque estamos defensivos, no estamos atacando a la Fuerza Pública, no estamos atacando estaciones de policía ni bases militares. Si hubiera voluntad de paz del gobierno colombiano ya habríamos decretado un cese bilateral al fuego. ¿Cómo cesamos el fuego? ¿Cómo paramos la guerra? Empezamos por eso (desminando). No es un desminado en toda Colombia sino es en dos departamentos (de 32): Antioquia y Meta.

"En Colombia hay minas por todas partes"

Dice que duraron tres meses para elegir los departamentos y duraron tres meses para elegir los dos municipios que fueron: Briceño en Antioquia y Mesetas en Meta. Pero la tarea no terminaba ahí. Fueron otros dos meses para escoger dos veredas.

– En Briceño acordamos que fuera El Orejón. En Mesetas acordamos que fuera Santa Elena. En Colombia hay minas por todas partes porque es una guerra de décadas. Esto puede extenderse si el gobierno tiene voluntad de paz y dice que ´vamos a hacer un cese a las hostilidades bilateral y para siempre´.

– Eso es muy distinto. Porque las armas para nosotros en este momento son las minas, además porque estamos defensivos, no estamos atacando a la Fuerza Pública, no estamos atacando estaciones de policía ni bases militares".

Helicópteros sobrevolando la comisión

Agrega que las FARC están "garantizando un cese unilateral de fuego para mostrar a Colombia y al mundo que sí queremos la paz. Y lo que estamos descontaminando son dos veredas en Colombia, ni municipios ni departamentos".

– En el terreno (léase en el campo, tierra adentro) no hay una voluntad de paz (del Ejército). Porque había helicópteros sobrevolando donde estábamos nosotros (en Santa Elena). Montaron (el Ejército) un retén donde tomaron fotos de la población civil y registraron sus nombres. La gente tiene zozobra.

– Ese día cuando estábamos reunidos capturaron diez campesinos de la región. Y hoy, 20 de diciembre de 2015, lo acusan por rebelión, narcotráfico y terrorismo. Eso no ayuda de ninguna manera al desescalamiento del conflicto social y armado en Colombia. Pero tampoco ayuda a comenzar ese plan piloto (de desminar) en esa vereda. Es preocupante.

Hostigamientos y amenazas de muerte

Cada guerrillero y comandante en La Habana o en Colombia subrayan que "esto no es un caso aislado, es en todo el territorio nacional lo que es captura y estigmatización de campesinos en toda Colombia, condenándolos por rebelión y terrorismo".

– Mientras estuvimos reunidos diez días en Santa Elena había hostigamientos por las patrullas de la Brigada Móvil 10, 1 y 2 del Ejército que opera en La Uribe. Hubo operativos y amenazas adentro de la vereda (diciendo) que estaban por nosotros, que nos iban a matar.

Población pidiendo explicaciones sobre el proceso de paz

Al contrario de lo que dicen los medios corporativos en Bogotá, la población civil de Santa Elena los recibió muy bien, sostiene Romaña.

– Mucha gente llegó a buscarnos y que explicáramos que nos estábamos acordando en La Habana en lo que tiene que ver con reforma agraria integral, participación política, cultivos ilícitos o el tema de las víctimas.

Pero hay zozobra en el campo colombiano. Sobran los "falsos positivos".

– Hay 36 familias y diez de ellas han tocado de pagar cárceles. Hacen bombardeos a las fincas. Hay mucho nerviosismo si va a pasar lo mismo como cuando el despeje en (el municipio de) Caguán (1999-2012) en donde la población fue catalogada como "auxiliadora a la guerrilla". El único "delito" es que es una zona en donde la guerrilla y la población han convivido históricamente. Pero no tiene que ver que sean guerrilleros o "terroristas" como el gobierno la trata.

Paz no a cualquier precio

Durante la entrevista que duró más de una hora, el comandante guerrillero subrayó repetidamente que el camino de Colombia es el de la paz. Pero no a cualquier precio. Asegura que no van a aceptar ser concentrados en unos corrales como ganado entregando sus armas, sin contacto y sin poder hacer trabajo político con el pueblo.

– El movimiento guerrillero no va a concentrarse si no hay garantías. No va a dejar las armas si no hay garantías. La ultraderecha de Colombia quiere que nos concentremos en las corralejas y que nos pongan guardias para hacer lo que han hecho históricamente en el país. Pero eso no puede darse. Porque no está dentro de la concepción política y militar del movimiento guerrillero y tampoco de la táctica de una fuerza que está hablando de igual e igual con el Estado.

Lucha política desarmada

Sostiene lo que se ha decidido en la Mesa del Diálogo sobre una cesación social de armas que involucra a toda la sociedad colombiana, desde los guerrilleros hasta los ganaderos-paramilitares para que haya un monopolio de las armas bajo control del Estado.

¿Cómo va a ser la lucha política desarmada del Bloque Guerrillero Jorge Briceño, que aglutina hasta ocho departamentos que es más o menos la mitad del país, si se firma un acuerdo de paz?

– A eso tiene miedo el estado, de hacer política. Las FARC desde el 27 de mayo de 1964 son una organización político-militar. Primero está lo político y después lo militar. Como no hubo ese espacio político, de ejercer las ideas y el pensamiento de un grupo de campesinos, buscamos el otro espacio, el militar, que creemos nos abra en este momento, que no nos cierren ese espacio y nos empujen nuevamente a la guerra. No lo queremos.

– El poder oligárquico en Colombia tiene miedo que los revolucionarios difundamos y batallamos nuestras ideas. Lo que queremos hacer es política con relaciones con todos los sectores sociales de las áreas donde operamos. Porque es ahí donde vamos a quedar. Por eso explicamos muy bien lo de "Terrepaz", es decir territorio de paz. No nos vamos a dejar el fusil y a echar bultos o barrer a un andén o el parque o las calles como piensa la oligarquía o los gremios económicos como hicieron con el M-19, EPL o con los paramilitares. No, somos un Estado adentro de otro Estado y así mismo pensamos.

Ante ultimátum de generales: "Es mejor seguir en la guerra"

Como miembro de una subcomisión de "Seguridad" debate con los militares colombianos y lógicamente no siempre coinciden en las conclusiones.

– Los generales dicen que "ustedes se concentren ahí en un cuadro de corraleja y nosotros pagamos guardia y no entran ningún civil. Porque ahí a ustedes llegan helicópteros con las remesas, con medicamentos y cosas que necesitan pero ustedes no necesitan tener relaciones con la población civil".

– "Me da mucha pena, general, pero es mejor seguir en la guerra, porque en la guerra yo me relaciono todos los días con la población civil en donde doy ideas, instrucciones, iniciativas de desarrollo, como pueden vivir en convivencia en paz, en armonía o fraternidad. Ahí se nota que tienen miedo que hablemos con los civiles. Porque nos han estigmatizado y nos han hecho ver como asesinos y terroristas de Colombia. Pero cuando la gente habla con nosotros y dice que ´Ustedes son otra clase de personas que piensan y que quieren un desarrollo del país´.

Redondeamos la extensa entrevista y Romaña sostiene que es muy difícil resumir tres años de negociaciones y trabajo en una entrevista de una hora.

– No podemos dejar detalles sueltos o ambigüedades sueltos o dejar el camino minado para que estalle una nueva guerra. Por eso tenemos que ser muy talentosos y saber qué pasos ir dando para garantizar una paz estable y duradera en Colombia.

0 comentarios:

Publicar un comentario