Video

viernes, 19 de febrero de 2016

La escuela como aparato ideológico del estado



Por: Alfonzo, militante PCCC
----

La ideología, ha sido desde la creación de los estados, una herramienta de manipulación y control a los que han sido sometidas las diferentes sociedades, en el transcurso de las épocas de la historia; adoptando formas distintas de manipulación y control de la mente y el cuerpo de los seres humanos, cuyo principal objetivo es manipular, suprimir, dogmatizar, perseguir…etc. Toda forma de resistencia y cambio rotundo de las condiciones de opresión a las que hemos sido sometidos durante siglos por los sistemas de gobierno, instaurado por castas, creadas como producto del nacimiento de los Estados, como máxima expresión de poder y orden sobre sus pobladores, vendiendo la falsa idea de las libertades personales y legitimando su accionar, utilizando el sufrimiento y el miedo como su arma principal.

La ideología, es entonces el sistema de las ideas, de las representaciones que dominan la mente de un hombre o un grupo social. Para nadie es un secreto, la crisis por la que está pasando el capitalismo, como resultado del despertar y de la constante lucha de clases entre explotadores y explotados, que sean venido generando en los últimos tiempos en todo el mundo, lucha que le ha otorgado muchas reivindicaciones al movimiento social, que ha despertado y puesto en evidencia la verdadera cara del capitalismo, obligándolo a cambiar su fachada sin perder ni un centímetro su objetivo esencial. Es el caso del imperialismo que hoy lo conocemos con la fachada de la globalización que no es más que una patraña que busca maquillar sus verdaderos intereses.

Así como la religión jugo un papel fundamental en la toma de decisiones y sirvió como aparato ideológico determinante en la creación de las sociedades y los estados, los cambios producto de los desarrollos sociales, han obligado al capitalismo a buscar nuevas formas de introducir su "chip" de dominación. Utilizando esta vez los centros educativos como escenario de aplicación de su política de control capitalista, convirtiendo las escuelas y colegios en sus nuevos aparatos ideológicos. Donde siguen sembrando sus ideas, moldeando desde muy temprana edad la mente de los niños, con una serie de normas de comportamiento que cohíbe, reprime, y dogmatiza toda forma de organización, acabando con la conciencia colectiva e imponiendo la competitividad, como única alternativa.

Podemos ver como en los colegios nos someten a una serie de normas que nos restringen nuestras formas de pensar y actuar;  diciéndonos que está bien y que no, según sus intereses, negándonos materias tan importantes como la historia, las ciencias políticas, la literatura y las humanidades entre otras. Cambiándolas por materias como religión, ética, valores,  pensamiento religioso y competitivo entre otras pendejadas que a mi parecer son basura, que lo único que busca es legitimar el orden establecido y dogmatizar cualquier forma de organización y pensamiento diferente.
Nos han ocultado la figura de Bolívar, y muchos otros pensadores importantes de nuestro pasado, así como nuestra propia historia y las condiciones verdaderas que dieron origen a los padecimientos en los que vivimos. A cambio han inmortalizado a los opresores y nos han obligado a brindarles pleitesía a unos parásitos, que representan todo menos los intereses del pueblo Colombiano.  

Desatando en los colegios una estigmatización, persecución y criminalización de cualquier forma de organización estudiantil, que esté en contra de las políticas diseñadas por la institucionalidad, que se imparten por medio de las clases en los centros educativos, que te dicen has esto, no hagas aquello, piensa de esta forma, actúa de esta manera, todo en favor de un sistema, que solo busca la reproducción de los medios y las relaciones de producción, de las fuerzas productivas. En fin nos enseñan cómo debemos pensar, mas nunca nos enseñan a pensar.

Catalogando a todo aquel que piense de forma distinta, como insurgente por el solo hecho de no estar de acuerdo con unas políticas establecidas, todo esto producto de la doctrina de seguridad nacional, que persigue y reprime cualquier forma de reivindicación de los derechos fundamentales, confundiendo la lucha contra insurgente, con la lucha contraguerrillera, que busca acabar con todo aquello que huela a cambio o revolución.

Claro está que todos estos aparatos ideológicos, trabajan de la mano de los aparatos represivos del estado, que se caracterizan, por ser una de las maquinarias más crueles e inhumanas. Que solo por medio de la organización y unidad de acción, se podrá acabar con este sistema de represión que está mandado a recoger, y poder por fin instaurar la dictadura del proletariado.
Somos los jóvenes de ruana, sombrero y macheta, de capucha, botas y chaqueta; los que decimos si la tiranía, la pobreza y la desigualdad son ley, la protesta social, la lucha armada y la revolución son un derecho y un deber de todos los colombianos y los pueblos explotados del mundo. 

                        ¡La historia la escriben los pueblos!..

0 comentarios:

Publicar un comentario