Video

miércoles, 2 de marzo de 2016

Comunicado: RAÚL REYES VIVE AL IGUAL QUE SUS IDEAS.


Ha sido una práctica de las sociedades divididas en clase, donde los que detentan el poder  siempre han intentado borrar las ideas libertarias asesinando a los líderes que las propagan y  defienden, estúpidamente convencidos que matando al hombre, matan las ideas. Olvidando lo ratificado por la vida, que cuando estos casos se dan, las ideas que quisieron matar se propagan mucho más rápido, germinando con toda la fuerza que da la razón y las causas justas, en la conciencia de los hombres honrados. 

Por lo anterior dicho, fue que el primero de marzo de 2008, a la 01:25 de la madrugada, en un sitio conocido como Angostura, perteneciente a la provincia de Sucumbíos (Ecuador), a 1700 metros de la frontera con Colombia, fue vilmente asesinado con 25 más de su guardia personal, Raúl Reyes, integrante del Secretariado del Estado Mayor  Central de las Fuerzas Armadas  Revolucionarias  de Colombia, Ejército del Pueblo (FARC-EP).

Los promotores de este cobarde magnicidio fueron el entonces presidente de Colombia  Álvaro Uribe Vélez y su Ministro de Defensa Juan Manuel Santos, actual Presidente, asesorados por el Pentágono, quien no solo suministró  las mortíferas  bombas de 250 libras cada una (113,4 kilogramos) llamadas "inteligentes", sino que también suministró a los pilotos que las lanzaron.

Cuentan las 3 sobrevivientes que muchos  guerrilleros  heridos pedían auxilio, y el Ejército colombiano los asesinó: a unos con tiros de gracia, y a otros con tiros a quemarropa, bajo las directrices  gringas,  confirmando lo que dijo Jorge Eliécer Gaitán  a raíz de la Masacre de las Bananeras en Ciénaga (Magdalena): "El Ejército colombiano tiene la rodilla en el suelo para besar la bota yankee, y el fusil en la mano para asesinar a su propio pueblo".  

Todo esto se dio en el marco del "Plan Patriotas" componente del mal llamado Plan Colombia, diseñado  por los gringos, con el beneplácito y  apoyo incondicional  del presidente Pastrana, quien utilizó  de manera perversa las Conversaciones del Caguán con las FARC,  como una estratagema cuyo fin era ganar tiempo para capacitar a las Fuerzas Armadas Colombianas, sobre todo al Ejército, moral, técnica y logísticamente, para contrarrestar los sucesivos y contundentes golpes que le estaba propinando la  insurgencia colombiana.

El objetivo del "Plan Colombia" era  quebrar  la heroica resistencia de la Guerrilla colombiana, para obligarla a sentarse a La Mesa a firmar su rendición y sometimiento. Esto, a pesar de que los gringos pusieron a disposición del Gobierno colombiano en cabeza del paramilitar  Álvaro Uribe Vélez toda su tecnología de punta, no fue posible conseguirlo, a pesar de que Uribe se hizo reelegir por 4 años más, bajo la falsa ilusión, de que 8 años de su gobierno sería más que suficiente para entregarle a Colombia un país sin Guerrilla. Tampoco fue suficiente para ello, los 12  mil millones de dólares donados por  Estados Unidos para ese mismo fin; ni los 120 mil millones de pesos gastados por el Gobierno colombiano, con la permanente asesoría de los servicios de Inteligencia del   Reino Unido e Israel, demostrando una vez más la imposibilidad de resolver el conflicto social y armado colombiano por  la vía militar.

Por todo lo anterior, es que estudiosos e investigadores del conflicto colombiano aseguran, por no haber alcanzado el objetivo propuesto, que el Plan Colombia fue un rotundo fracaso, ya que por medio de él no lograron arrodillar a la Guerrilla como era el propósito, y ésta sigue enarbolando como  nunca antes, las banderas  que creyeron haber enterrado junto con el cuerpo  de Raúl Reyes, reafirmando una vez más que las ideas son inmortales.

Hoy a 8 años de esta  execrable  masacre cometida por el Estado colombiano contra Raúl Reyes y sus acompañantes, en territorio ecuatoriano, violando la juridicidad internacional, una vez más hacemos llegar a los familiares de todos los asesinados con  este bombardeo, haciéndolo extensivo a los familiares de los 5 estudiantes mexicanos: Sores Avilés Ángeles, Juan González del Castillo, Fernando Franco Delgado, Verónica Velázquez Ramírez y Lucía Morett  Álvarez, una de las 3 sobrevivientes,  junto a Susana y Diana   de las FARC . Los estudiantes mexicanos habían llegado al campamento después de haber participado en un evento realizado en la capital ecuatoriana convocado por  el Movimiento Continental Bolivariano (MCB). Después del evento se dirigieron al campamento de Reyes con la finalidad de acopiar más datos que les sirviera para sus tesis de grado sobre Estudios Latinoamericanos, que realizaban en la  Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).   

Raúl Reyes vive y siempre vivirá en la mente y el corazón de todos los revolucionarios. Sus ideas al igual que los pueblos, son inmortales. 

¡VIVAN RAÚL REYES Y LAS IDEAS POR LAS QUE ÉL  MURIÓ!
                                    ¡VIVA LA PAZ CON JUSTICIA SOCIAL,  DEMOCRACIA Y  SOBERANÍA!
Secretariado del Estado Mayor Central.
La Habana, Cuba, 1º de marzo de 2016.

0 comentarios:

Publicar un comentario