Video

viernes, 25 de marzo de 2016

Entrevista al Cdte. Timoleón Jiménez en Univisión (transcripción)

Por: Maria Elena Salinas, univision.com 

-----


Maria Elena Salinas: Antes que nada, gracias por la entrevista, y gracias por estar aquí.

Timochenko: No, gracias a usted por su tiempo.


MES: Estamos 23 de marzo- hoy se supone que debería de estarse firmando la paz, sin embargo no ha ocurrido. ¿Qué es lo que ha causado este estancamiento?

TC: Pues, la verdad sí, todos estamos muy esperanzados y trabajamos fuertemente en función del compromiso que hicimos el 23 de marzo con el Presidente Santos. Esto aquí lo que refleja es lo complejo, lo complejo de la negociación. Las aristas que tiene, las dificultades mismas que tiene. Pues yo no quiero echarle la culpa al uno o al otro, yo creo que es fruto de la misma dinámica de la negociación. Pues, ahí uno lo que puede decir es que desafortunadamente el 23 de marzo ratificamos un acuerdo, que era el acuerdo de justicia, el cual hubo que volver a discutirlo, a instancias de la parte gubernamental. Y eso nos quitó mucho tiempo. Fueron más de dos meses. Y después hemos seguido con avances y reprocesos que yo digo que son propios de una negociación que está en uno de los puntos más dedicados y más sensibles para ambas partes.


MES: ¿Por qué? ¿Cuál es ese punto sensible?

TC: El punto sensible para nosotros, en nuestro caso, es que estamos definiendo las bases en que nos vamos a reinsertar a la vida política legal de Colombia. Entonces nosotros tenemos que ser muy cuidadosos. Nosotros no estamos pidiendo, como a veces dicen algunos, una revolución por decreto. Nosotros estamos tratando de que se sienten incluso las bases mismas, de las más mínimas garantías para primero, conservar la vida. Porque el origen de este conflicto está en eso. En que a los contradictores del estado, del sistema, a los opositores o a los inconformes en Colombia durante muchos años los asesinan, los han asesinados, los han desaparecidos. Entonces, para poder hacer dejación de las armas tenemos que quedar las mínimas condiciones para que eso no se siga dando, y si no, no tenía sentido. Yo lo he dicho varias veces. Nosotros estamos haciendo un esfuerzo intenso, máximo en los acuerdos para que no vayamos a dejar sentadas las bases o vayamos a dejar sembradas las semillas que reproduzcan el conflicto, porque si no, no tendría sentido. Condenar a Colombia a otra larga confrontación armada yo creo que no es justo.


MES: ¿Cómo garantizar la seguridad de alguien cuando hay tantos grupos que no están de acuerdo con este proceso de paz, que pueden tomar la justicia por sus propias manos, si no necesariamente por parte del gobierno?

TC: Pero, ¿Cuál es el origen de esos grupos, y a dónde proceden? Esos grupos origen el fruto de una doctrina militar, de una doctrina que incluso fue orientada desde el norte.

MES: Claro, pero no se pudiera culpar al gobierno si un grupo que estaría al margen de la ley, actuando por su cuenta comete algún tipo de crimen.


TC: Si, nosotros no le estamos pidiendo imposibles al gobierno. Pero si hay que asentar las bases mínimas porque ahí está, esos grupos no pueden actuar si no tienen apoyo político, apoyo económico, y apoyo de las instituciones del estado en especial de algunos mandos de las fuerzas armadas que todavía están imbuidos de algunas doctrinas que se las inculcaron del enemigo interno. El enemigo interno que hay que desaparecerlo, hay que destruirlo. Pues si nosotros logramos a cambiar eso, y hay una plena disposición, yo estoy seguro que la gran mayoría de la sociedad Colombiana nos acompaña en ese propósito. Y ahora lo sabemos, la comunidad internacional, encabezada por los Estados Unidos.

MES: Y usted cree que por ese punto, en el que no están de acuerdo, ¿está en peligro el proceso de paz?


TC: No, yo creo que no. Ahora – pues toda negociación puede fracasar, ¿no? Pero yo creo que estamos en un momento, y en un avance, y en una apropiación de lo que hemos logrado que está siendo casi que irreversible el proceso. Lo que pasa es que va a demorar en el tiempo, ¿no? Va a demorar un poco más. Hay que conciliar posiciones. Hoy estábamos tratando de ver si lográbamos sacar un comunicado conjunto, no fue posible. La demora fue un poco en eso. Estábamos esperando a ver si podíamos traerlo aquí pero no fue, no fue posible.

MES: ¿Que estaban negociando?


TC: No, un comunicado anunciándole a la gente, pues, lo que hemos hecho y lo que vamos a seguir haciendo. Pero no fue posible.

MES: ¿Y qué es lo que si me puede decir de lo que han logrado y lo que todavía queda por logarse?


TC: ¿Cómo así?

MES: Bueno, usted dice que iba a ver un documento y que no se pudo llegar a un acuerdo. ¿En que no se pudo llegar a un acuerdo?


TC: Yo creo que eso no es- Hemos tenido un compromiso ahí de palabra entre las partes en que las discusiones internas no las hacemos públicas. Y mientras la otra parte respete eso, nosotros queremos respetarlo. Pero le puedo adelantar. En el cese al fuego bilateral, hay casi que un 70 por ciento de acuerdo. Son detalles en los que nos falta ponernos de acuerdo. En las garantías personales y como grupo político – porque además lo planteamos, no es para nosotros nada más, es para el conjunto de los movimientos sociales, los movimientos políticos, los movimientos gremiales en Colombia. En eso hemos avanzado bastante. En decisiones en función de erradicar esos grupos de derecha que lo que en Estados Unidos llaman milicias de derecha, nosotros llamamos grupos paramilitares, hay ya bastante consenso en cómo enfrentar ese fenómeno. Entonces, hay optimismo por eso, porque los avances son muy grandes. Incluso, van más allá de las diferencias. Pero hay que resolver las diferencias.

MES: Bueno, la ex congresista Colombiana Piedad Córdoba fue citada en la prensa. Ella dijo que el armisticio se iba a firmar o se podría dar en julio, y que hoy mismo se iba anunciar un cese al fuego bilateral y el desarme de la guerrilla. ¿Es eso lo que no se puede anunciar hoy?


TC: Eso había que preguntárselo a ella, no se ella de dónde sacaría esa información.

MES: Es muy cercana a las FARC. ¿Ella tiene información privilegiada que quizás otros no tienen?


TC: No creo, no creo. Yo creo que como mantiene pendiente del proceso se imagina, y en la imaginación la gente quisiera que ya, ya diéramos el anuncio. Incluso siguiendo una recomendación del Señor Kerry, de que no es muy bueno, después de que anunciamos una fecha que se frustra, sobre esa fecha frustrada anunciar otra fecha. Entonces nosotros creemos que es válido ese argumento y consideramos que no es bueno anunciar una fecha. Si tenemos tiempos. Es decir, tampoco estamos en función que eso se prolongue por meses y meses y meses y le sumemos años. Yo creo que a pesar de que este es uno de los procesos más cortos del mundo, ya llevamos bastantico tiempo y yo creo que todos estamos no cansados, no, pero sí preocupados porque el tiempo corre para todos.

MES: Tuve la oportunidad de entrevistar a John Kerry hace unos días y él me decía que todavía no están listos para firmar la paz porque aún quedan algunos temas quizás un poquitos complicados para acordar. ¿Cuáles son esos temas complicados que todavía faltan para acordar?


TC: Bueno, ya le numeraba el cese al fuego bilateral, y en definitivo el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo le falta concluirlo. El tema del paramilitarismo. Y un tema que es muy importante que es el de la implementación de los acuerdos y la refrendación de los mismos, la normalización. Porque hasta ahora tenemos eso. Unos acuerdos en el papel, ahí unas líneas generales que tenemos que normalizarlas. Eso implica de que hay que… muchos de esos acuerdos implica que hay que hacer reformas en la Constitución Colombiana. Implica que hay que derogar leyes en la legislación Colombiana, implica que hay que hacer nuevas leyes para garantizar el cumplimiento del acuerdo. Entonces en eso pues, como somos dos partes tenemos que ponernos de acuerdo cómo se va a ir haciendo. No que nosotros vamos a hacer las leyes. En Colombia las leyes las hace el congreso y en ningún momento nosotros hemos dicho que las vamos a hacer, no. Pero si esas leyes deben de tener el espíritu de lo que las partes acuerden. Y por tal motivo las partes pues deben de incidir en la construcción de las leyes.

MES: ¿Usted se refiere a la ley que hay en Colombia de que cualquier persona que es acusada o culpable de cometer crímenes de lesa humanidad no puede aspirar a un cargo político?


TC: No, yo creo que por allá no va enfocada la cosa, porque es que eso ya está – ya tenemos un acuerdo. La justicia especial para la paz implica una serie de cambios en la Constitución Colombiana, como por ejemplo, va a ver un tribunal en el que va a tener un componente internacional. Un caso único. Pero para eso necesita una reforma constitucional. Ese tipo de cosas es la que nosotros estamos- de las que le estoy hablando.

MES: En Colombia este nuevo aplazamiento está creando cierto escepticismo. ¿No le preocupa que aumente la desconfianza?


TC: ¿Sabe que yo tengo otra percepción? Claro, lo que puedo percibir desde acá, ¿no? De todas maneras aquí siempre llega mucho eco de lo que se dice en Colombia de los sectores, de los sectores que más quieren la paz, y yo creo que no están desmotivados ni están escépticos. Yo creo que entienden - entienden porque además viven, han vivido en carne propia la violencia en Colombia, y saben que es más importante un acuerdo bien hecho, aunque demore un poco más, que hacer un acuerdo rápido para cumplir una fecha y generar unas expectativas que de todas maneras después se van a convertir en frustración. Yo estoy seguro que hay un buen acompañamiento y en estos meses que nos faltan si logramos que ambas partes, el gobierno y nosotros, podamos hacer una mayor pedagogía de paz, es decir, una mayor difusión de lo que hemos logrado y los alcances que eso tiene, vamos a lograr mucho más apoyo.

MES: Todo parece indicar que las encuestas en Colombia dicen que la mayoría- creo que es como un 83% - piensan que debe ser el pueblo el que ratifique los acuerdos de paz. ¿Ustedes temen que si esto se sigue aplazando quizás el 'no' a un referendo pudiera afectar el proceso de paz?


TC: Yo creo que lo contrario. Estos mesecitos que más se prolonga la firma nos permite hacer mayor claridad a sectores que todavía están un poco confundidos o desinformados, y vamos a tener más apoyo.

MES: Esta es otra de las acusaciones que hay en contra ustedes, que están haciendo ya algunas actividades políticas que violarían los acuerdos de paz.


TJ: Lo que estamos haciendo es lo que se ha llamado pedagogía para la paz. O bueno, proselitismo que es la palabra de moda que han puesto. Proselitismo para la paz, no para las FARC.


MES: Claro ¿pero no es eso hacer política?

TC: No, pues entonces le diríamos lo mismo al gobierno. Nosotros incluso estamos limitados. El gobierno va a las universidades, convoca foros, va a los batallones, va a las guarniciones militares. A nosotros incluso se nos ha dificultado, se nos limitó la ida a los frentes guerrilleros a explicar. Han sido cinco viajes los que pudimos hacer, o siete creo que es. Siente viajes, limitados en el tiempo. Además, presionados por una serie de factores que no nos permitió incluso profundizar. Nos ha tocado utilizar otros medios para hacerle llegar la información a la gente. Entonces, si podemos acusar de proselitismo, es al gobierno. Porque proselitismo sería, así como lo plantean, sería que estuviéramos llamando a la gente, llegue e ingresen a las FARC, ¿no? Nosotros lo que estamos es difundiendo los acuerdos, explicándole a la gente en que los benefician los acuerdos. Y eso no creo que sea un delito. Es más, yo creo que es un error, y una de las cosas que pudiéramos criticarle a la mesa en su conjunto, es que no ha sido hábil, recursiva, para difundir en lo que la mesa se acuerde.


MES: La crítica en realidad es que están haciendo política regional sin dejar las armas y que esto pudiera llegar a ser un incumplimiento de los compromisos.

TC: No pues si nos vamos por ese sentido, estamos haciendo política desde el día que nos sentamos en la mesa. Si nos vamos por ese enfoque. Porque ¿cuáles son los hechos de política que señala?


MES: Eso se da para la interpretación.

TC: Bueno, pero la interpretación puede direccionarse. Entonces la interpretación negativa, tratando de ponernos a nosotros como los malos del paseo.


MES: Bueno vamos hablar de Kerry un momentito porque tuvieron una reunión; una reunión histórica se reunieron por primera vez con un funcionario de nivel tan alto en los Estados Unidos. Estados Unidos sabemos que es el país que más ha ayudado a Colombia para luchar contra el narcotráfico y contra la insurgencia. ¿Cómo fue ese encuentro con él?

TC: Pues fue un encuentro, primero de punto de vista personal, amable. Es un hombre simpático, conversador, muy fluido, y muy claro. Tiene muy claro las cosas. Además un hombre... [interrupción] Pues fue un encuentro cálido. Encontramos una persona amable, fluida, muy clara de las cosas. Ese es un hombre que tiene mucha experiencia. Ha estado en muchas negociaciones en el mundo. Además fue combatiente en el Vietnam. Todos son elementos que noten la personalidad de alguien. Y para nosotros pues de todas maneras significó creo que un paso muy importante en esto que estamos haciendo porque es uno de los elementos que se suman a otros, que nos indican que esta vez sí iba ser posible. El hecho de que el gobierno que financió la guerra, el gobierno que apoyó en todo sentido con la mayor tecnología que hay en el mundo para la guerra, con helicópteros, con aviones, con asesores, con instructores, incluso con gente directamente estadounidenses en el terreno de la guerra, hoy en día ha dado y diga que va apoyar la paz, y nos dice a nosotros que está dispuesto a ayudarnos en lo que sea posible en función de la paz es un apoyo, pues claro si uno sabe que mañana pueden cambiar de opinión, ¿no?


TC: A Gaddafi antes de que lo bombardean lo recibieron con alfombra roja en Europa. Y después iniciaron bombas yo espero que esta vez no pase algo similar.

MES: ¿Usted confía en el gobierno de los Estados Unidos? Ellos aseguran que lo que quieren hacer es pues ayudar con cuestiones como seguridad, como el desminado, con tu lucha contra el narcotráfico, entre otras cosas. ¿Ustedes aceptarían la ayuda de Estados Unidos y confían en Estados Unidos?


TC: No es tanto de confianza sino que es de los intereses que ellos tienen. Y nosotros sabemos que del punto de vista estratégico, económico Estados Unidos le interesa la paz en Colombia.

MES: ¿Por qué le conviene? ¿Por qué le conviene al gobierno de Estados Unidos ayudar a la guerrilla Colombiana?


TC: Porque es un conflicto que también los ha desgastado a ellos. Fueron más de 10 mil millones de dólares que sale del presupuesto de los Estados Unidos, eso va goteando. La plata se acaba. Y además estamos en un momento de una crisis financiera mundial. Y fueron más de 8 años casi que los 12 años y no hubo resultados, no nos derrotaron. Y ellos saben que en la dinámica de la guerra si nos dieron golpes duros. Pero golpes de que si seguimos en esa dinámica en cualquier momento nos podemos recuperar. Porque las condiciones que alimentan el conflicto están vivas. Y eso es lo que queremos a través de este proceso, vamos a cambiar esas condiciones para que no alimente el conflicto. Y es en donde creemos que Estados Unidos está dispuesto a jugársela. Y por eso esa circunstancia nos pone de aliados. Ahora, allí también todos eso megaproyectos que hay, en las zonas fuertes del conflicto hay muchos intereses económicos, que es que si desaparece el conflicto pues hombre, van a tener oportunidades de desarrollarse.

MES: Por casualidad ¿se tocó el tema de la petición de la guerrilla de liberar a Simón Trinidad?


TC: Esa pregunta me reservo la respuesta.

MES: ¿Se habló del tema?


TC: Me reservo la respuesta.

MES: Perfecto. Eso me imagino que ha de ser sí.


TC: Usted tiene derecho de imaginarse.

MES: ¿Está satisfecho con lo que resultó de ese tema?


TC: ¿De la conversación con el general?

MES: Con Kerry sobre el tema de cual usted prefiere no contestar.


TC: Pues me quieres llevar a que le conteste. Yo le digo estoy satisfecho en general de toda la conversación.

MES: Perfecto.


TC: Salimos todos, y le estoy diciendo la percepción de los que estuvimos, que estuvimos todos los del secretario en esa reunión, todos salimos satisfechos optimistas.

MES: Okay.


TC: Y además, en esa conversación a distancias de él mismo fue sincera y franca, de lado y lado.

MES: Por parte de Estados Unidos dice.


TC: De Estados Unidos fue franca y de parte nuestra también sincera y franca.

MES: Usted…


TC: Además, él nos llamó a eso. A que habláramos con sinceridad y así lo hicimos. Y con respeto, no.

MES: ¿Fue Estados Unidos que pedido la reunión con ustedes o ustedes pidieron reunirse con Estados Unidos?


TC: A nosotros nos comunicaron que Kerry quería verse con nosotros.

MES: ¿La iniciativa fue de Kerry directamente o de Estados Unidos directamente?


TC: Por lo menos por los canales que nosotros tenemos nos dijeron Kerry quiere hablar con ustedes. ¿Están dispuestos a hablar con él? Claro. No tenemos ningún objeción para hablar con él.

MES: Ustedes dijeron que le han entregado a los países garantes de este proceso de paz una hoja de ruta a seguir. Para poder llegar a un de acuerdo definitivo. ¿Cuál es esa ruta que hay que seguir?


TC: De detallarle aquí sería hacer público lo que está en discusión porque todavía no nos hemos puesto de acuerdo. A solicitud del Presidente Santos a través de un enviado me hizo la propuesta que hiciéramos, que elaboramos un hoja de ruta. Nosotros analizamos esa propuesta y la vimos realista. Y nos parecía una buena iniciativa para darle una mayor dinámica a la conversación. Y entonces la propusimos. Pensamos que de parte del gobierno también, bueno ya la propusieron también. Ya ahora estamos allí tratando de, cómo se llama, de empatar las ambas propuestas. Estamos en eso.

MES: Claro. Y es por eso que hoy no pudo darnos la noticia del acuerdo que llegaron. ¿Eso es lo que ustedes están tratando de negociar?


TC: Es en buena medida por eso sí. No hemos podido todavía, hay cosas allí muy delicadas que hay que trabajar como filigrana y no es posible el anuncio.

MES: ¿Qué es lo que va a tomar para que ustedes dejen las armas?

TC: ¿Cómo así?


MES: ¿Qué pasos se tienen que tomar para que ustedes puedan dejar las armas?

TC: Las garantías que están allí a plasmadas y se han puesto en la mesa, y están en discusión y se están trabajando, y hay bastantes acuerdos en ese sentido. Las garantías de que podamos hacer política no solamente en nosotros si no en conjunto en la sociedad Colombiana sin que nos asesinen por eso.


MES: Seguridad. Que les permitan a ustedes hacer política.

TC: Claro y bueno ya viene otra serie de reformas complementarias como es reformas de un grupo político. Que se amplié la democracia. Que deje en Colombia de haber esa caricatura de democracia que existe. Que se permita que todos los movimientos sociales, políticos puedan ejercer su derecho al ejercicio de la política, valga la redundancia.


MES: Uno de esos pocos temas en los que se pone de acuerdo en el Congreso, el oficialismo con la oposición en el partido de Uribe, es la ubicación de las zonas donde ustedes se van a colocar después el acuerdo de paz. Sin embargo ustedes no están de acuerdo con eso. ¿Porque? ¿A que se oponen?

TC: No, nosotros no nos hemos opuesto a ubicarnos en un lugar además porque entonces nos tendríamos que ir para la luna. Tenemos que estar en el espacio geográfico en Colombia.


MES: Sí, pero no apoyaron el acuerdo antes que llegó en el Congreso.

TC: No pero en el Congreso no se aprobó eso. Tenemos entendido que el Señor Uribe es una constancia de una serie de elementos que pueden ser válidos para él, pero para nosotros no son válidos, muchos de ellos. ¿Porque allí, es que cual es el problema? Aquí estamos en un acuerdo entre dos partes que han vivido un largo conflicto. Que además por ley y por la constitución ya está acertado que en Colombia existe un conflicto.


TC: Bueno estamos dos partes iguales buscando como resolver ese conflicto. No está una de las partes rindiéndose a la otra. Entonces algunas medidas de esas van encaminadas es a que nos lleven a la rendición, y eso no es así.

MES: Bueno ¿qué parte de ese acuerdo que hay sobre las zonas de ubicación es la que ustedes rechazan? ¿Qué parte no le gusta, de ese acuerdo?


TC: No lo que pasa es que ese es un tema que está sin definirse en la mesa. En que hoy ha habido una posición, antier hubo otra, más atrás hubo otra, hemos ido consensuando. Incluso cuando comenzamos la discusión en la subcomisión técnica que está integrada por manos militar, incluido un general de los que tiene cuatro soles- casi como el segundo en la jerarquía militar, es el que conduce la delegación del gobierno; y dos camaradas del secretariado junto con 8 compañeros más nuestros son los que han venido construyendo eso. Y cuando se comenzó estaban las posiciones directamente opuestas.

TC: Y se han ido consensuando. Se han ido consensuando. Hemos ido acercándonos, acercándonos. Y estamos casi a puertas ya de llegar a un acuerdo faltan pequeños detalles. Lo que pasa es que hubo un momento en el que se le metió ruido a eso y se trató de volver casi al inicio de la discusión. Pero yo creo que ya esa etapa la hemos ido superando y nosotros somos optimistas. Lo que pasa es que requiere tiempito, eso no es de un día para otro.


MES: Entonces para entender bien. ¿Una cosa es lo que acuerda el Congreso y otra cosa es lo que acuerdan las partes que están negociando la paz?

TC: No. El Congreso lo que dictó fue una ley para permitirle al presidente que esas zonas sean legales, no van tener problemas de legalidad. Y creo que simplemente lo que le dijeron allí es que no podía ser en centros urbanos. Y en ningún momento nosotros hemos pedido irnos a centros urbanos. Claro, una de las cosas que han querido algunos, que yo no voy a decir que es la posición ya definitiva de la mesa es que hay lado de la posición civil.


TC: Además es que va ser una etapa transitoria. Allí nos vamos a reunir, ¿para qué? Para iniciar el proceso de dejación de armas y preparar nuestra gente para asumir los retos que tenemos ya en la vida política legal. Eso es todo. Entonces va a ser transitorio. Y es ponernos de acuerdo si va a ser un mes, dos meses, tres o seis y en qué condiciones. Pero allí no podemos llegar como a una cárcel. Seria, mejor dicho allí si se nos devolvían los guerrilleros.

MES: Ustedes están muy conscientes de que el Presidente Santos también tiene un enorme desgaste político por este proceso y especialmente porque se está aplazando el proceso de paz. ¿Qué es lo que ocurre si Santos no tiene la fortaleza política para concretar los acuerdos?


TC: Bueno yo creo que no es cierto de que se les desgaste ya por el proceso. El desgaste es más por otro tipo de situaciones. Son otras causas la que han generado su política económica, su política social. Desafortunadamente le aparece el niño en medio de una cantidad de política están equivocadas en el aspecto energético, bueno eso confluye entre una serie de factores. Un salario mínimo que no compensa las necesidades de la gente no es tanto por el poder. Yo digo que por el proceso lo puedes fortalecer.

MES: Claro. Está por un 30% la popularidad de Santos y muchos lo atribuyen precisamente las encuesta indican que se le atribuye al proceso de paz.


TC: Porque yo creo que nadie. Sí, pero hace poco leí una encuesta en donde el 53% están de acuerdo con el proceso. Y un 33% es el que se opone. Se ha ido ganando. Se ha ido ganado. Lo que nosotros le hemos dicho al Presidente Santos hombre elaboremos una sola estrategia en aras de darle apoyo solidez al proceso. Y es en donde a veces por darle gusto a eso sectores que se oponen, especialmente la ultraderecha. Especialmente no tanto que hace sin no que dice cosas que no debiera que decir. Pero bueno creo que esas son la dinámica de la política y hay que entenderlas.

TC: Para nosotros está claro que objete un acuerdo de paz nosotros necesitamos un presidente que esté más o menos fortalecido. Porque después viene lo más duro. Que es la implementación de esos acuerdos.


MES: La reintegración social como usted dice de los guerrilleros es uno de los objetivos de la paz. ¿Temen que sean rechazados? ¿Cuáles serían las consecuencias de que sean rechazados por la sociedad?

TC: Nosotros estamos seguros que no vamos a ser rechazados. Y ejemplos tenemos allí todos los días. Incluso algo con lo cual han tratado de meterle ruido a esto y distorsionando la realidad de lo que allí sucedió, que es lo del conejo, lo que mostró fue eso una efervescencia de la gente. Una cantidad de gente que llegó allí a manifestarnos apoyo, cariño, a expresarnos la disposición de y aventarnos para que sigamos en este proceso. No es cierto los sectores que se oponen a esto son los que viven de la guerra. Porque si es cierto de la guerra vive mucha gente. O por lo menos hay un sector muy importante la clase dirigente Colombiana que se nutre de la guerra. Y esos son los que generan más ruido. Pero yo creo que eso es lo mínimo y hay que ganarlos también. Son colombianos y tenemos que ganarlos a la paz. La paz también de réditos.


MES: Claro, pero los más afectados por ejemplo en este conflicto vienen siendo los campesinos que tuvieron que abandonar sus tierras. Y es precisamente la gente a quien ustedes están tratando, o dicen que están tratando de ayudar y apoyar y proteger, entonces, ¿cómo garantizar su seguridad después del conflicto y… ¿les van a devolver sus tierras a esos campesinos que les quitaron sus tierras y que los desplazaron?

TC: Es que eso es una falacia. Una mentira. Los principales despojadores de tierra en Colombia ha sido el Estado y los paramilitares. Entonces, nosotros en ese sentido nos sentimos, como dice, libres de pecado. Habrá casos muy particulares. Por ejemplo, alguien que está apoyando a los paramilitares en una región, situaciones de esas se han dado, o alguien que le está sirviendo de informante al ejército. Muchas veces ¿qué hemos hecho? "Señor, usted está en esto, esto y esto, si no va a cambiar de actitud… pues que se vaya. Porque es la vida de nosotros o la… entonces, eso es, pero eso ya hay que enmarcar dentro de la dinámica de la guerra, de la confrontación, y exactamente eso es lo que queremos terminar.


MES: Hay 6 millones de desplazados, 220,000 muertos, 25,000 desaparecidos…

TC: 50,000 desaparecidos

MES: 50,000 desaparecidos. ¿Ustedes toman responsabilidad por parte de eso?


TC: La responsabilidad fundamental, y eso está sustentado en estadísticas, la responsabilidad fundamental de más del 80 por ciento, por no decir del 90 por ciento, está en el estado y los grupos paramilitares.

MES: Las cifras dicen otra cosa. Es cierto que quizás sean más hacia los paramilitares que hacía la guerrilla, pero aun así. ¿Qué responsabilidad toma usted por la parte que le toca? Que son miles, hablamos de miles.


TC: Nosotros hemos construido en estos acuerdos un escenario, dentro de la Justicia Especial para la Paz, donde va a haber unos tribunales, y se ha construido también una comisión que se llama la "Comisión del esclarecimiento y la verdad" y allí vamos a ver qué responsabilidad nos toca asumir. Y estamos en disposición de asumir la que nos toque, pero ahí sobre la base de la verdad.

MES: ¿Usted estaría dispuesto a asumir responsabilidad por los muertos que le tocan a la guerrilla?


TC: ¿Qué le estoy diciendo? Estamos generando un espacio…

MES: ¿Usted está confiado de que si hay una comisión de la verdad, está dispuesto a que esa verdad salga a la luz y tomar responsabilidad por la cantidad de muertos?


TC: Cuando hicimos ese acuerdo, lo firmamos y lo ratificamos es porque estamos dispuestos, no solamente yo, sino la organización como tal de asumir las responsabilidades que nos toquen.

MES: De esos 220,000 muertos la gran mayoría son civiles, una mínima parte son combatientes por ambos lados de la guerrilla y el ejército. ¿Por qué estos civiles deben de morir en las masacres que se han llevado a cabo por ambas partes, pero por su parte?


TC: Esa es la matriz que han vendido porque –

MES: ¿Responderá por su parte?


TC: Aquí se ha tratado de equiparar la guerrilla con los paramilitares, y yo siempre digo muéstreme en un plan que hemos elaborado nosotros, que le hemos dado un mando nuestro, váyase para este pueblo y vaya y masacre la población que hay en ese pueblo. Nunca, jamás lo hemos hecho. Los paramilitares, esa era su función. Porque los paramilitares no fue una fuerza militar creada para enfrentar la guerrilla. Si no para- con aquella concesión de quitarle al pez el agua- para masacrar y a través del terror amedrentar a la gente. Entonces eran lo que iban y mochaban las cabezas, los que destrozaban cuerpos a punte de motosierra. Seres vivos a punte de motosierra. Los que jugaban fútbol con las cabezas de campesinos que asesinaban. Eso, en la historia de las FARC no existe. Es posible que en medio de – son más de 50 años de conflicto. Las guerras son una actividad social muy compleja, y hay cosas que de pronto se les puedan salir a uno de las manos. Si es posible que hayamos cometido alguna exceso o algún- además se dan casualidades en la guerra que son difíciles de prever, y eso puede que haya generado muerto. Estamos dispuestos a responder por ese tipo de situaciones, pero son esas muy completamente diferentes al papel que han jugado los grupos paramilitares en esta confrontación.

MES: Organizaciones de derechos humanos le están atribuyendo a ustedes masacres y secuestros, extorsión, a nombre de la supervivencia, para mantenerse al margen de lo que pueda llegar a ser los paramilitares. No estamos hablando de los paramilitares, ni estoy diciendo aquí que son buenos o malos. Simplemente quiero saber, ¿qué responsabilidad toma la guerrilla por sus actos? No estamos diciendo que la guerrilla los cometió todos. Aquí hay no dos partes, si no tres partes, y yo creo que todo el mundo que ha seguido de cerca o de lejos el conflicto armado en Colombia sabe que no son dos partes, si no tres partes.: el gobierno, los paramilitares y la guerrilla.

TC: Pero, los paramilitares ¿a que parte le responde de esas dos?


MES: No sé, pero yo la verdad que estoy hablando con usted, no con el paramilitar. Por eso quiero saber si ¿se responsabiliza por los cuerpos que le tocan a ustedes?

TC: Le doy la misma respuesta. Nosotros hemos creado un escenario en los acuerdos que hemos hecho en la mesa donde se va a advertir toda la verdad y donde cada uno va a asumir las responsabilidades que le toque. Y si lo hemos firmado es porque estamos dispuestos a hacerlo. Pero es la verdad ahí, con todos, con los verdaderos protagonistas del conflicto y con todos los elementos de juicio reales, no la verdad mediática.


MES: Y ¿usted le pidiera perdón a las víctimas de las FARC?

TC: ¿A quiénes?

MES: A los familiares de las víctimas.


TC: Yo ya he dicho eso, porque con esa pregunta tratan de cómo de arrinconarlo a uno y de –

MES: No, se me ocurre preguntarle.


TC: Yo digo en ese escenario estamos dispuesto a asumir las responsabilidades que sean. Y si una de las responsabilidades es pedirle perdón a quienes en la dinámica de la confrontación los hayamos afectado, no tengo ningún problema. Y si no, no estaríamos tratando de construir la paz y la reconciliación. ¿Qué es la reconciliación? El elemento fundamental y determinante para que logremos la paz en Colombia es que nos reconciliemos entre los que nos hemos estado enfrentando. Y entonces si uno no está dispuesto a pedirle perdón, disculpa, lo que sea, abrazarlo, darle la mano, a quien uno ha afectado en la confrontación, bueno y del lado de allá ¿qué? ¿Está dispuesto el estado hacer un reconocimiento por lo menos que fue quien inició este conflicto? Esa es una pregunta interesante para hacérsela a quien corresponde ¿no?

MES: El día que vuelva a entrevistar al Presidente Santos se lo pregunto. Pero por ahora quisiera saber lo que piensa usted. ¿Hay algo que hubiera hecho diferente? ¿Se arrepiente de algo a lo largo del camino?


TC: Yo le digo, vea, en cualquier actividad humana. Yo creo que usted como periodista le ha pasado.

MES: Sí


TC: Si usted piensa en lo que hizo hace 20 años – ¿cuántos años lleva de periodista?

MES: 35


TC: Bueno, hace 20 años usted o si me hubiera tocado hacer tal cosa lo hubiera hecho de otra manera. A todos nos pasa. Y en esta actividad que es tan dura, tan difícil y tan compleja, pues de seguro has cometido alguna equivocación, o ha habido cosas que uno las ha hecho distinto por falta de conocimiento, de elementos, de juicio o experiencia.

MES: Pero si usted me pregunta a mi cuales son los errores que he cometido y de las cosas que me arrepiento, yo si tengo mi pequeña lista. Por eso le pregunto a usted ¿de qué se arrepiente y que errores considera que cometieron? O si tuviera la oportunidad de hacer algo distinto ¿Qué haría distinto?


TC: Por ejemplo, haberle creído a Pastrana en su proceso de paz en el Caguán. Porque inicialmente le creímos de que verdad estaba interesado en buscar la paz. Después nos dimos cuenta que no estaba interesado en la paz. Estaba era buscando ganar tiempo para iniciar la ofensiva que después iniciaron. La ofensiva que más grande ha habido contra movimiento insurgente en América Latina la sufrimos nosotros en esa etapa en que llamaron el Plan Patriota. Entonces de ese tipo de cosas uno – ya que usted me habla de la lista de cosas de las cual uno se arrepiente.

MES: Pero si eventualmente se quitó la zona de distensión en Colombia fue por la violación de los acuerdos que había en ese momento.


TC: No ellos estaban- ahí no se violó ningún acuerdo. Ellos tenían ya en mente eso. Era ganar tiempo, hacer lo que llamaban—no lo estoy diciendo yo, lo dice Pastrana en los libros que ha escrito, lo dice el consejero para la paz que tenían en aquella época Victor G. Ricardo, y nosotros creímos de que verdad iba a abrir las compuertas para llegar a un acuerdo de paz.

MES: Como usted dice, para que exista esta reconciliación uno tiene que reconocer sus errores y pedir disculpas por sus errores. Por eso le pregunto, ¿que está dispuesto a reconocer y por qué está dispuesto a pedir perdón?


TC: Eso lo vamos a hacer en el momento oportuno. Yo creo que a través de un medio de comunicación además no es lo ideal. Porque aquí se trata del dolor de seres humanos y yo creo que con eso no se debe de hacer un show, no se debe de hacer un espectáculo. Creemos que hay que respetar a las víctimas que hay de lado y lado en ese sentido.

MES: Si, no se lo pregunto por hacer un show, se lo pregunto porque sinceramente quisiera saber y quisiera entender porque estar en una etapa -- y no es el primer proceso de paz que me ha tocado cubrir—


TC: Si pero yo le he dicho estamos dispuestos a asumir la responsabilidades que nos toque asumir, en el momento oportuno.

MES: ¿Qué es lo que quiere que la gente sepa sobre todo este proceso que no sabe? No nada más los colombianos si no el mundo.

TC: Sí, yo creo que nos ha hecho falta ¿no? Claro, lo que pasa es que esto es algo tan extenso tan complejo que a veces resumirlo es difícil ¿no? Pero lo que yo quiero aprovechando esta oportunidad hacerle saber a Colombia y al mundo que de parte de las FARC es la disposición de llegar a un acuerdo. Y que estamos sintiendo de parte del estado también la disponibilidad y la disposición de… Y que este apoyo que hemos venido teniendo de la comunidad internacional en cabeza de su santidad Francisco, en cabeza del Presidente Obama, de el Señor Kerry y el apoyo que hemos tenido de Cuba, de Venezuela, de Noruega, de Chile yo creo que eso le va siendo más factible el que lleguemos a un acuerdo.


TC: Pero también hay que crear las condiciones y en eso la comunidad internacional tiene un papel muy importante que jugar, las condiciones para que ese acuerdo se cumpla. Para que no vaya ser un fiasco más. Para que no vaya ser un fracaso más. Y yo creo que en ese sentido los pueblos del mundo que quieren la paz y que quieren la paz para Colombia nos deben rodear. Este proceso tiene esa particularidad que no tuvo los otros ¿no? Que tenemos una comunidad internacional muy comprometida y ayudando de verdad, verdad. Lo hemos sentido.

MES: En un conflicto que ha durado más de 50 años ¿en donde ha habido tantos muertos se puede borrar el pasado?


TC: El pasado nunca se debe borrar. El pasado siempre se debe tener presente para no repetirlo. Y ya.

MES: Y ¿qué lecciones tiene de este conflicto?


TC: ¿En qué sentido?

MES: ¿Qué lecciones le deja? ¿Qué ha aprendido de todo este conflicto, de todos estos 50 años de conflicto?


TC: Que no debería haber otra guerra. Que no debería haber guerra. Que las contradicciones y las contradicciones ante la sociedad se deberían resolver por otras vías distintas a la guerra. Por eso le duele a uno tanto lo que está pasando en Colombia pero también lo que está pasando en el mundo. Ojala logremos un mundo en paz. En eso acompañamos a todos los que quieren la paz para el mundo y doy plena seguridad que vamos a dar de nuestra parte todo lo que tengamos.

MES: Cuándo ocurra, si es que ocurre y usted espera que esto ocurra, que las FARC pasen de ser un grupo guerrillero a un grupo político ¿cuál va a ser su legado?


TC: ¿El legado?

MES: El legado de las FARC.


TC: El legado de uno en las FARC hay que verlos en conjunto de lo que ha hecho el colectivo. Al fin y acabó uno es parte de un colectivo. Nosotros tenemos una forma de organización que la dirección es colectiva. Así no sea el jefe pero trabaja en medio de un colectivo y responde a ese colectivo. Yo creo que las enseñanzas van a ser muchas. Además, nosotros venimos construyendo una fuerza así con todas las dificultades que el medio nos exige. Hemos creado valores en la gente. Y ese es el potencial que tenemos para entregarle a la sociedad colombiana. Los valores que hemos construido en toda esa guerrillerada, a hombres y mujeres que constituyen las FARC. Y que todos esos valores van a ir en función de construir una Colombia en paz.

MES: Y lo último era, usted ha dado muy pocas entrevistas en televisión. ¿Por qué quiso hablar ahora y por qué conmigo?

TC: No, lo que pasa es que yo… Yo no soy muy amigo de las entrevistas, esto, y las he dado porque es una tarea, porque me corresponde, porque en el colectivo al cual pertenezco yo, bueno usted tiene que salir a hablar. Y pues hay mucha gente solicitando, si uno se pone en la lista pues dura todo el día y toda la semana dando entrevistas, es sumamente complejo y todo el mundo le dice "mire, que es que mi trabajo, y si no llevo la entrevista me van a echar…", le dicen a uno algunos, pero qué hacer. No, en particular así una motivación especial, especial, no. Nosotros sabemos que es una cadena muy importante del mundo, que lo que aquí se diga lo va a saber mucha gente y pues nos interesa que la gente conozca. No van a decir que es proselitismo (se ríe).

0 comentarios:

Publicar un comentario