Video

lunes, 14 de marzo de 2016

La tarea es la Paz.



"Los sueños de Marulanda son los de los pobres sufridos. Los sueños de los oprimidos, son sueños de libertad…"
Núcleo Bolivariano Lucero Palmera - Barrios y Montañas de Colombia.
Movimiento Bolivariano Por la Nueva Colombia, la Patria Grande y el Socialismo

Ya son más de 50 años de guerra y la juventud también puso sus muertos. Algunos se los viene llevando la guerra a forma de esclavitud desde que la oligarquía colombiana estableció la obligatoriedad del servicio militar, para que los soldados que defendiesen sus intereses ellos no los tuviesen que parir. A otros nos tocó hacer uso de esa rebeldía que nos distingue a los jóvenes y conquistar la dignidad, dignidad que bajo la clandestinidad o no, representan jóvenes que cambiaron y cambiarán la humanidad como lo hizo ese campesino tolimense de tan solo 14 años hace más de medio siglo a quienes sus padres le dieron el nombre de Pedro Antonio Marín.

Qué acertado canta Julián cuando dice que Colombia se ha llenado de Manueles y por donde uno pasa se encuentra un Manuel… Refiriéndose así a esos hombres y mujeres que a muy temprana edad nos hemos decidido por la paz justa, la paz para los pobres, paz para los niños, para nuestros indígenas, nuestros negros, nuestros valles y nuestros ríos como lo soñó a su corta edad Pedro Antonio cuando le toco coger el monte y se llamó desde entonces Manuel para combatir.

Como Manuel al ver su pueblo en las más profundas desigualdades hoy nosotros decidimos combatir desde el salón de clases, el barrio, el pueblo, la montaña (desde la clandestinidad si las condiciones así lo determinan) en lo local, lo nacional y siempre hacia la nueva Colombia. Hoy nuestra apuesta es la misma: La apuesta Bolivariana, la de los pobres, la de la Paz con Justicia Social en donde construyamos una país sin hambre, con salud para todos y todas respetando nuestros territorios y nuestras culturas. Por eso el llamado desde nosotros la juventud Bolivariana es hoy más que nunca para los jóvenes, a esos corazones de hombres y mujeres nuevas que sueñan con un país mejor, los llamamos a construir la paz para todos y todas, una paz que pasa por el apoyo incondicional a lo que se defina en los diálogos entre el Gobierno Nacional y el digno Ejercito del Pueblo.

Esta esperanza conlleva hoy más que en todos estos años de lucha, nuestro trabajo y resistencia pues lo que Juan Manuel Santos y sus hermanos de clase le nieguen al pueblo colombiano (que sin lugar a dudas lo harán como ya lo vienen haciendo) en las exigencias para construir la paz por parte de los comandantes de las FARC-EP en la Habana, tendrá que ser conquistado en las calles por medio de la participación política y la manifestación social de todo el pueblo colombiano. 

Conquistas que tendrá que protagonizar la juventud, pues en ella es donde está la esperanza, ella es la única que en toda la historia de la humanidad ha logrado cambiar las cosas y lo seguirá haciendo; nosotros y nosotras determinamos y determinaremos el futuro de nuestro país con nuestra acción o con nuestra omisión por la verdadera paz.

Ya los viejos Jacobo, Manuel y Alfonso se nos fueron, la guerra sucia del imperio y el Estado Paramilitar nos arrebató grandes hombres y mujeres, nos quitó a Lucero a Raúl y a muchos más,  Honor y gloria para ellos. Nos dejaron sus consejos, sus aciertos y desaciertos, su vida de lucha como ejemplo y aprendizaje para convertirse en gotas de amor que como Bolívar por más de 200 años y para la eternidad hoy se multiplican en los jóvenes de Nuestra América a quienes hoy nos toca esta disputa, la disputa de defender la paz, al pueblo y sus conquistas. Nos toca a nosotros y habrá que ver que tan dispuestos estamos todos y todas como ellos y ellas a vencer. 

Nos prepararon la tierra y sembraron la paz,  ahora nos toca a nosotros los que quedamos cosechar el dulce de ella, así tendrá que ser. Es el momento de más lucha, más trabajo y más organización, nuestra tarea es amplia y debe llegar a los barrios, los colegios los pueblos, las veredas y las montañas, deberá galopar la cordillera entera y llegar al mar, a la sierra, al macizo y a la selva pues vamos a  agitar un pueblo dormido, a despertarlo para que vea su historia, vea a su héroes de sombrero y ruana y conquiste su definitiva independencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario