Video

martes, 2 de agosto de 2016

Camaradas, la paz y la nueva Colombia con justicia social sí son posibles



18 de julio de 2016

Carta al Primer Frente Armando Ríos

Camaradas mandos, guerrilleros, guerrilleras, milicianos y militantes del Partido Comunista Clandestino, del área del Retorno, Calamar, Miraflores y Mitú, Vaupés:

Reciban el saludo de una combatiente que ingresó en ese Frente y que por los azares de la lucha revolucionaria se halla hoy en el área del Bloque Martin Caballero, cumpliendo con satisfacción y orgullo revolucionarios las tareas emanadas del Plan General, que tiene en su contenido dos salidas, una militar, que debía estar acompañada de la participación masiva del pueblo, y otra política, que fue planteada desde los mismos nacimientos de las FARC-EP en Marquetalia.

Los Marquetalianos en cabeza de Manuel Marulanda Vélez y Jacobo Arenas iniciaron la construcción de un ejército guerrillero, y llegamos a una de las Conferencias más importantes, la Séptima, en 1982, que dio a las FARC el apellido de Ejército del Pueblo y nos armó con el plan de 8 años o Plan Estratégico. La Conferencia igualmente dejó en manos del Secretariado la posibilidad de que si en las próximas elecciones de 1982 resultaba elegido un gobierno comprometido con la Paz y con la solución política de la guerra, iniciara la búsqueda de acuerdos. Es así como se llega a los ACUERDOS DE LA URIBE.

Acuerdos que no se cumplieron porque se interpuso el poder imperialista, oligárquico, latifundista y militarista. Aunque nosotros fuimos los gestores de los encuentros de Caracas y Tlaxcala, siempre hallaban un pretexto para cerrarle la puerta a la solución política a la guerra que vivía el país. De modo que en el intermedio de los gobiernos de Cesar Gaviria Trujillo y Andrés Pastrana se produce un resurgimiento en cantidad y calidad de la lucha guerrillera en Colombia, con acciones memorables.

En esos momentos los mandos militares colombianos presienten el parto de un hijo gordo y cabezón, y empiezan a vislumbrar la posibilidad de verse abocados a una desmoralización generalizada de las Fuerzas Armadas y con ello el paso del Poder a manos de las FARC-EP. Ante esa realidad, los señores de la tierra y del gran capital, en conjunto con los mandos militares, empiezan a hacer lobby ante el congreso de los Estados Unidos, la casa Blanca, el  Departamento de Estado y el Pentágono, para que les abran las chequeras. Esa situación ya la había previsto el imperialismo norteamericano en el informe de Santa Fe l.

Los gringos, que sí saben dónde ponen las águilas, abrieron las chequeras con la condición de que serían ellos los que definen en qué y cómo se va a gastar ese capital en dólares, y elaboran el Plan Colombia, que no es sino la reingeniería de las Fuerzas Armadas, al tiempo que se muestran de acuerdo con los acercamientos que hace Pastrana con las FARC. Convierten a las fuerzas armadas en un gigante con más de 500 mil unidades, las profesionalizan, las dotan de un gran poder aéreo representados en aviones bombarderos, helicópteros con tecnología para desembarcos nocturnos masivos en poco tiempo. Así mismo el desarrollo de la Inteligencia.

Y se viene la arremetida mediática. Convierten a un maniático de la guerra, Álvaro Uribe Vélez, en alternativa de poder. Pusieron en sus manos todos los dólares, fuerza, medios y Plan Patriota, de tal modo que se comprometió en acabar con las FARC en dos periodos presidenciales. Pero no logró el objetivo de derrotarnos. Su única agenda se resume en dos puntos: 1. Entrega de armas. 2. Destierro de todos los guerrilleros a Francia. Se debe entender que los Estados Unidos se cansaron de darle dólares sin ver los resultados y le apostaron a la Paz. Por tanto, desde el 2010, correspondió el turno de la Paz. Para eso la gente reeligió a Santos, al tiempo que los voceros de las FARC en La Habana, Cuba, llevan el proceso por buen camino 

Tras conocer lo ocurrido en el Primer Frente me dio tristeza y rabia a la vez, porque yo, que ingresé a finales del 1989, cuando el comandante del Frente era  Fernando Bustos, el marquetaliano que todavía nos acompaña con firmeza en la lucha. Otros mandos que al trasegar hacia el EMBO pernoctaban en el Primer Frente, era de la talla de Martin Villa,  Pablo Catatumbo, Alberto Martínez y otros camaradas que dedicaban su tiempo disponible a educarnos en los principios de la subordinación y el centralismo democrático. 

Pienso que por más desinformación que se tenga no debe haber ingenuidad de los temas. Los camaradas  que crearon las bases programáticas del movimiento fueron muy claros en  la elaboración de todos los documentos. Un deber importantísimo, como es mantener en alto el prestigio de la organización política y hacer que los demás hagan lo mismo, ¿sería que a la parte insubordinada de la dirección del Frente y a los demás desorientados, les fue imposible el cumplimiento de este principio? Como buenos comunistas, si hay alguna inconformidad respecto a algo, tenemos los mecanismos para mandos y guerrilleros donde lo podemos plantear, la crítica franca y constructiva, la autocrítica, y no permitirle al enemigo que nos dé un golpe bajo.

Hemos enfrentado muchas batallas en todas las formas de lucha. El Frente Primero saldrá triunfante de esta. Como nos enseñó nuestro inolvidable comandante Jorge Briceño, el ser guerrillero fariano es no poner en duda que lo que hace la dirección superior va en bien del pueblo, en bien de las FARC-EP, de todo el colectivo.

Un saludo desde el bloque Martin Caballero al camarada Gentil Duarte, a quien que siempre he admirado por su capacidad de conducción tanto en lo político como en lo militar, y a la nueva dirección del frente, ahora tienen una gran misión.

Me siento orgullosa de ser fariana y no me apena decir que ingresé en el Primer Frente. Invito a las guerrilleras y guerrilleros a acatar el llamado del Secretariado y de la nueva dirección del Frente, y a dirigirse a las comisiones guerrilleras que han desplegado en el Guaviare para tal fin.

Camaradas, la paz y la nueva Colombia con justicia social sí son posibles. Hagámosla realidad con el cumplimiento de los acuerdo de la habana.

Diana González, Montañas de Perijá, unidad de salud  Xiomara Marín, Bloque Martí Caballero.

0 comentarios:

Publicar un comentario