Video

miércoles, 10 de agosto de 2016

La triste Bogotá para pocos!


Por: Ramiro Pardo, Militante Partido Comunista Clandestino Colombiano PCCC

El balance de los seis meses que ha tenido Enrique Peñalosa al frente de la administración de Bogotá, es nefasto. Bajo la bandera de la seguridad, la falacia de ser un gerente y una proyección pseudo estética, el fascismo se apropió del patrimonio de todos los Bogotanos. A escasos meses, se ha notado el giro de rumbo de nuestra ciudad, pasando de una Bogotá Humana, a una Bogotá para pocos. 

La seguridad al contrario de lo que se dice en los grandes medios de comunicación, ha empeorado; el hurto de celulares y vehículos, el fleteo, las riñas, los homicidios, han aumentado en relación con lo que se presentaba en gobiernos anteriores. La retoma del Bronx apenas significó la reorganización del negocio del micro-tráfico y la expansión de las "ollas" por todos los barrios de la capital. Por fin hablamos de un Bronx para todos, pues ahora en cada esquina aparecen los jíbaros imponiendo su ley.

El caos del transporte continua desbordado bajo el fracasado modelo de transmilenio; un sistema cada vez más costoso, insostenible en términos ambientales, inseguro, lento, cochino y siempre en sobrecupo. Para la muestra de la crisis, baste señalar el índice de accidentes del SITP, y la pugna desatada entre Uber y el monopolio amarillo de don Uldarico. 

Así mismo, lo que antes se había definido como zonas de protección ambiental, hoy son presas de los grandes urbanizadores; quienes pretenden la construcción de viviendas en humedales, cerros, y riveras de los caños. Al tiempo con ello buscan antes que garantizar acceso a la vivienda, la ampliación del endeudamiento y el otorgamiento de créditos. En términos concretos, es un negocio redondo en el que ganan los bancos, ganan los constructores, y pierden las personas y el medio ambiente. 

Como si esto fuera poco, la sólida empresa de telecomunicaciones de Bogotá, ETB, pasó a ser presa de la privatización, en un robo orquestado por el mismo concejo capitalino, en donde el detrimento patrimonial es flagrante; pues una empresa rentable a la que se le ha invertido una buena cantidad de recursos y que es patrimonio del pueblo Bogotano, fue regalada en una única subasta al único proponente. Es decir, en las narices de todos se configuraron varios tipos penales, tales como prevaricato, enriquecimiento ilícito, peculado, etc. A dicho panorama, aparte del remesón laboral en clara persecución a los trabajadores de la ETB, se suma la supresión de más de 3.000 empleados de la administración.

Para los vendedores informales, el escenario no es mejor, en tanto su oficio nuevamente se convirtió en delito. Vender frutas, dulces, ropa, y utensilios, pasó a hacer parte de las conductas reprochadas, en las cuales la Policía puede decomisarte las mercancías a punta de bolillo. Se continúa entonces criminalizando la pobreza, al tiempo que se configura el más amplio negocio para el sector privado en el cual Peñalosa no es alcalde, sino inver-sionista. 

En el caso de la educación, la Universidad Distrital paga con creces ser cuna de la rebeldía juvenil. El paro estudiantil se extendió por más de dos meses, ante los recortes de presupuesto, calidad, y falta de democracia. Al tiempo, Peñalosa amenaza con robarse un pedazo de la Universidad Nacional, para construir y llenar de cemento ese espacio que hoy sirve de laboratorios y prácticas para carreras como veterinaria, agronomía, zootecnia. Es decir, el tecno-yupi muestra además su odio por el campo y los campesinos, y en general en contra de todos aquellos que no se enmarquen en su modelo de ciudad para "gente de bien". 

Por último, el avance cultural que se había logrado, se ha perdido con el regreso de las corridas de toros, en las que la oligarquía calma su sed de sangre, y personajes como Alejandro Ordoñez se excitan don el dolor y sufrimiento ajenos. Triste momento entonces para una ciudad que debiera jalonar el cumplimiento de los acuerdos de paz, pero que traza como proyecto de sociedad, un modelo excluyente, de Bogotá para pocos. Corresponde al pueblo despertar y movilizarse para defender las escasas conquistas que habíamos logrado. Con el optimismo y la moral en alto, siempre, Venceremos!



0 comentarios:

Publicar un comentario