Video

domingo, 21 de agosto de 2016

“Nuestra actividad revolucionaria seguirá, sin armas”

Entrevista de Vitor Taveira a Lucas Carvajal, integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP

---

Fuente Calle2.com 

Con 52 años de acción, las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) son la guerrilla más antigua en actuación en el continente. El grupo, sin embargo, pasará por profundos cambios, por cuenta del acuerdo de paz que fue refrendado, el 23 de junio, entre las FARC y el gobierno colombiano. En un proceso complejo, resultado de cuatro años de negociaciones, las FARC deben dejar las armas e ingresar a la vida civil, probablemente como un nuevo partido político.

 "Uno de los temas de discusión de la mesa en el actual momento es bajo que condiciones transitamos para la actividad política legal. Creemos que podemos ser catalizadores de unidad de las izquierdas y de los sectores democráticos", afirmó con exclusividad aCalle 2, por correo, Lucas Carvajal, integrante de la Delegación de Paz de las FARC (foto). El guerrillero, que integra el Bloque Alfonso Cano de las FARC, con actuación en el sur de Colombia, habló sobre los términos del acuerdo de paz, los desafíos para el fin de la guerra y los planes del grupo de participar de la política partidaria e institucional del país.

Cual es la importancia histórica de este acuerdo y como las FARC creen que contribuyen para alcanzar sus objetivos generales como movimiento?

Contribuye por ser la puerta para que, en Colombia, existan bases mínimas para el juego democrático en que nuestra actividad revolucionaria pueda desarrollarse sin armas. Todo lo que permite ampliar los escenarios para las luchas sociales es una victoria para el campo popular y un avance progresista en el camino revolucionario.

Los acuerdos avanzan significativamente para eliminar las causas iniciales de la insurgencia armada de las FARC?

‎Los puntos 1 y 2 del acuerdo remiten a aspectos esenciales para el levantamiento armado: la inquietud en el mundo rural y la intransigencia del sistema político. Lograr un cambio radical en ambos temas, sin ninguna duda, cambia el contexto de las luchas sociales en nuestro país. Si conseguimos hacer efectivas las medidas de desarticulación del paramilitarismo, estamos delante de una real democratización de Colombia. La etapa siguiente de la lucha es la efectiva implementación de lo acordado y esta será una fase de intensa movilización social para evitar que el gobierno realice lo que fue acordado siguiendo solo su interés y haciéndolo a su manera. 

El acuerdo es fruto de una negociación entre fuerzas hasta entonces enemigas. De tal manera, no podría existir un acuerdo ideal para cada una de las partes y si lo que fue posible consensuar. En ese sentido, que avances considera más importantes y que limitaciones las FARC ven en lo que fue firmado en La Habana?

El avance principal es generar las condiciones para que, como organización, podamos entrar a la vida política con nuestros ideales intactos y derribando todos los preconceptos mediáticos que se establecieron en contra nosotros en los años de la guerra sucia. Más que de limitaciones, hablaría de desafíos. El nuevo escenario nos va a confrontar con una realidad distinta a la del conflicto armado, en la cual deberemos aprender a actuar en nuevas circunstancias. Eso no va a ser fácil para ningún combatiente de las FARC. Pero sabremos seguir adelante. 

Con relación al abandono de las armas y a la justicia en este período de transición, como se darán esos procesos tan complejos? Que garantías y riesgos existen en ellos?

El proceso de abandono de las armas deberá iniciarse después de la firma del Acuerdo Final en una área acordada entre las partes, donde deberán concentrarse las unidades guerrilleras iniciándose un proceso paulatino de 180 días – en que el armamento de las FARC será recibido por etapas por la ONU (Organización de las Naciones Unidas). Paralelamente a eso, deberá funcionar un mecanismo de monitoreo y verificación en el cual participarán las FARC, el gobierno, una institución internacional y la observación de las comunidades organizadas. Este mecanismo se encargará de verificar el efectivo cumplimiento de separación de fuerzas y de los protocolos acordados.

Por su parte, el Sistema Integral de la Verdad, Justicia, Reparación y No-repetición y sus mecanismos entrarán en operación también después de la firma del Acuerdo Final. Dentro de ello juegan un papel central la Comisión para Aclaración de la Verdad y la Jurisdicción Especial para la Paz, que son sus mecanismos centrales. La comisión se encargará de construir la inexistente verdad sobre lo ocurrido en el marco del conflicto por medio de audiencias públicas en las cuales las víctimas tendrán un papel central. Su Reporte Final deberá ser un documento transformador para la construcción de un relato nacional sobre los horrores de más de medio siglo de guerra.

Por su parte, la Jurisdicción Especial para la Paz será un mecanismo de justicia para el fin de la guerra y se encargará de todos los casos de violaciones de los derechos humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario ocurridos en el marco del conflicto. No es un tribunal contra las FARC, y si un mecanismo de justicia para todos: la guerrilla, las Fuerzas Militares, las fuerzas políticas y económicas del país. El enfoque de esta jurisdicción es de nuevo derecho y de reconocimiento de la rebelión, construyendo una alternativa al derecho penal y abriendo espacios para la participación de las víctimas en todo el proceso.

Con el acuerdo aprobado por la población de Colombia, cual es la estrategia de las FARC para entrar en la política? Hay avances para la creación de un nuevo partido político?

Ese es un de los temas de discusión de la mesa en el actual momento: bajo que condiciones transitamos para la actividad política legal. Creemos que podemos ser catalizadores de la unidad de las izquierdas y de los sectores democráticos, pero especialmente del heterogéneo campo de los movimientos sociales que hoy son determinantes en la política colombiana. Hay un momento político especial en el país, derivado del apoyo masivo al proceso de paz y esta es una gran oportunidad para construir una agenda entre todo el campo popular. No queremos ser ni vanguardistas ni hegemonistas en ese proceso.

Aún está fresco en la memoria el caso del genocidio político de la UP (Unión Patriótica) y siguen las denuncias de actuación de fuerzas paramilitares. Que garantías tienen las FARC de que eso no volverá a suceder?

El día 23 de junio acordamos un importante punto sobre Garantías de Seguridad. En el se sientan las bases para que el complejo fenómeno del paramilitarismo sea efectivamente desmontado y aclarado por medio de diversas estrategias e instancias. Adicionalmente se establecen las medidas para el sistema de seguridad de los combatientes de las FARC después que dejen las armas. Para lo último, se generará un cuerpo de seguridad y protección conformado por integrantes de las FARC destacados para esa función.

0 comentarios:

Publicar un comentario