Video

viernes, 18 de noviembre de 2016

Cese al Fuego y a las Hostilidades Bilateral y Definitivo?

Por Isabel Vargas
Frente Manuel Cepeda Vargas

Me levanto como cualquier colombian@ del común, los rayos del sol se han colado por la ventana y mi espíritu me urge ponerme en pie y realizar algo que me llene, trabajar y producir para responderle a la sociedad; alguna buena acción para responder a la moral, el reporte matutino por WhatsApp a mi compañero y a mi madre recordándoles lo mucho que los quiero, para responder a mis sentimientos. No he terminado con mi rutina matutina cuando me percato del enemigo en casa… cómo encender la tele o la radio y no encontrarme perseguida y ajusticiada por la libre expresión de seudo – comunicadores que me motivan a llenarme de odio ante un gobierno mentiroso, llenarme de odio ante una violenta acción opositora, llenarme de odio ante la acción de ladrones y asesinos que actúan impunemente, llenarme de odio disque contra los que votaron NO a la paz, y odio disque por los que votaron SI a las FARC y la impunidad.

Imagen BOCAC,  farc-ep 2016

Mis respetos a los verdaderos comunicadores sociales, profesionales que intentan informar de manera objetiva sobre los hechos del día a día, aquellos que con ética profesional buscan no solo informar, sino formar a la gente, generar procesos de cambio social con una y mil estrategias de productos creativos que intenten forjar un desarrollo humano y social con sanos principios éticos morales.

Entonces nuevamente retumban los ecos noticiosos, produciendo migraña en los compatriotas, de la frase que se siente entre el estomago y el alma: "ahora si se va al traste este proceso de paz"; y cómo no pensarlo ante tamaña noticia, "en el sector de Mina Golfo, en Santa Rosa, Sur de Bolívar (…) se produjeron combates, dejando como resultado la muerte de dos sujetos que terminaron siendo parte del Frente 37 de las Farc. Otro más se entregó a las tropas que adelantaban la acción", como publican medios como El Espectador.

Ver edición del El Espectador al respecto>>>

Qué paso? Dónde quedo el famoso Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y definitivo? Un compromiso apellidado "definitivo", pero que se limita hasta el 31 de diciembre del presente año.

Entonces nos damos cuenta de cómo los montones de acuerdos firmados, sellados y rematados con la fotografía de cálida estrechada de manos, pueden quedar en polvorientos archivadores arrojados al olvido. Y uno insiste en el escrito, en el título, pero nada, no hay coincidencia y consecuencia del espíritu con que estos documentos se construyeron.

Y es que el conflicto en Colombia no solo ha sido armado, sino económico, político, social y cultural; el enfrentamiento entre políticas y formas de pensar ha sido variado, por lo que exige que para su solución la respuesta tenga que ser de la misma forma variada, que responda a apuestas económicas, políticas, sociales y culturales, empezando por el compromiso básico de no matarnos, de parar con el enfrentamiento armado, de no hacer uso las armas para hacer política. Parar de matarnos no simplemente porque sí, no por que logró imponerse una fuerza sobre la otra, o por debilidad o por cansancio, sino porque se reconoce el desgaste, de uno y otro lado, de quienes vivieron cuerpo a cuerpo la confrontación armada, se reconoce el gasto presupuestal en la guerra que ha imposibilitado la inversión y nos ha hundido en un atraso social y económico general.

Imagen BOCAC,  farc-ep 2016

El cese al fuego se fundamenta en la revaluación de la política de Seguridad Nacional, orientada a hacer persecución al "enemigo interno", figura malévola que generó una cultura de exterminio de seres humanos, igualando una persona o grupo social a una "plaga", imponiendo la pena de muerte por mano propia basándose en el "deber". El deber en que se soportan, según empolvados documentos que reposan en archivadores, se basa en el respeto a la vida, en brindar seguridad (no a todo costa, como nos han hecho creer) respetando la institucionalidad, el poder judicial y al debido proceso antes que todo. Entonces debiesen acabarse las argucias de buscar razones para justificar el asesinato de gente a diestra y siniestra.

El Cese al fuego y las hostilidades, pretende acabar con la desigualdad social, la discriminación entre quienes tienen derecho a vivir y quienes no son dignos de este mundo. Es decir, pasar de una cultura de desprecio por la vida a una cultura de respeto y valoración de la vida. Será muy difícil eso? Será acaso difícil constituir un hábito de tolerarnos pese a la diferencias? Escucharnos sin esas ganas de matar a quien piensa distinto? Será muy difícil ser responsables con lo que hablamos y/o publicamos, bajándole al tono, a las hostilidades de querer enfrentar a los otros y luego lavarse las manos diciendo: "yo solo dije", "yo solo publiqué"?

El Cese al fuego parte de pensar antes de actuar, muy difícil? El cese de hostilidades parte de pensar antes de hablar, muy difícil?. Como reza un refrán: no hay cosas difíciles, sino personas incapaces.

Ahí les dejo pa' que lo piensen.

Isabel Vargas
Frente Manuel Cepeda Vargas

0 comentarios:

Publicar un comentario